La cooperativa que transformó la violencia de género en igualdad de oportunidades

La historia de "Construyendo Argentina", asociación de hombres y mujeres, que llevan adelante trabajos comunitarios, públicos y privados. Este año ganaron una licitación para incluir su participación en el Emvial y darle una estructura formal a lo que comenzó como un lugar de refugio.

Por Redacción

domingo 30 de agosto, 2020

Por Germán Ronchi

Resiliencia, solidaridad, igualdad y nuevas oportunidades. De eso se trata un poco la vida. De eso se trata la cooperativa "Construyendo Argentina", que este año ganó una licitación de Emvial para volcarse al trabajo formal. La misma que está compuesta por igual cantidad de hombres y mujeres.

La historia de esta cooperativa nació hacia fines de 2015, a partir de un grupo de mujeres encabezada por Ruth Creig González, abogada especializada en cooperativismo y violencia de género. Fue a partir de ello que, en parte, se constituyó una cooperativa con perspectiva de género ya que muchas de las mujeres que hoy la componen sufrieron violencia y han sido abordadas y patrocinadas por ella, actual presidenta de "Construyendo Argentina”.

Uno de sus principios rectores es dar prioridad a la paridad laboral, la inclusión de las mujeres y la diversidad en el circuito productivo. 

El Marplatense dialogó con Creig González para conocer un poco más de estas 30 personas que tienen una nueva oportunidad, a partir del cooperativismo. "Este es el resultado de un proyecto productivo que arrancamos en 2015 de manera informal, para dar respuestas a demandas que teníamos con relación a falta de trabajo e imposibilidad de generarlo. Empezamos a trabajar un grupo de personas que hoy somos asociadas y asociados con distintos grupos de familias que estaban en una estado de vulnerabilidad social y económica muy grande", comenzó la abogada.

"Primero probamos con un meredendero, pasamos a huertas comunitarias, pero siempre con el claro objetivo de generar trabajo porque estamos convencidos de que el trabajo es el factor ordenador y dignificador de las personas", remarcó.

Sin embargo, esta unión de personas transitó dos arduos años hasta organizar y formalizar su fuerza de trabajo. "Decidimos la figura de cooperativa porque para nosotros es la más equitativa, solidaria y genuina de trabajar de manera conjunta", confió Creig González.

"Desde el primer momento también decidimos que iba a estar interpelada por la perspectiva de género, que es fundamental, no sólo en la vida institucional en la que intentamos articular con sectores públicos y privados, sino también en la vida productiva. Finalmente en 2019 conseguimos la matrícula para comenzar a funcionar plenamente", destacó.

En la modalidad de trabajo están marcados claramente los roles y las intenciones. De acuerdo a lo que comentó la presidenta de "Construyendo Argentina", la cooperativa comenzó a trabajar por cuadrillas formadas tanto por hombres como por mujeres y la prioridad son aquellas personas que están sufriendo violencia de género.

El fundamento de esto último yace en que "en esos casos sabemos que el obstáculo económico es el más difícil de superar al momento de salir de una situación de violencia, así que decidimos no solo acompañar los casos que se nos presentan, sino tratando de otorgar las herramientas necesarias para que esas personas puedan transitar el proceso de la mejor manera posible".

- ¿Cómo llegaron a trabajar con el Emvial?

- Cuando logramos la matrícula nos inscribimos en diferentes Entes municipales y un día nos llegó un mail invitándonos a participar del proceso licitatorio. Armamos nuestro presupuesto, lo presentamos y lo ganamos. Nos organizamos, formamos nuestras cuadrillas y empezamos con este trabajo que es el más grande que tenemos. En obra están trabajando dos mujeres y tres varones.

- No obstante, no solamente se ocupan de obras públicas.

- Trabajamos tanto en obras públicas como privadas, también el mantenimiento de espacios públicos, articulamos mucho con sociedades de fomento, como cortes de pastos, restauración de juegos de plazas, bancos. Y tenemos un trabajo muy fuerte en cuanto al abordaje de la violencia y el acompañamiento. Fomentamos mucho la participación de las mujeres en los órganos de fiscalización y de dirección, que son espacios generalmente para los varones.

Más allá de esto, la cooperativa "Construyendo Argentina" tiene ramificaciones en otros sectores de la economía popular, como el comedor/merendero y las huertas comunitarias.

"Son trabajos que llevamos de manera paralela. Nos dividimos las tareas. Carmen es la encargada de "La Mano de Dios" (Río Negro 8704) y tenemos la huerta que la estamos trabajando porque apostamos a una alimentación orgánica, libre de agrotóxicos", contó orgullosa la abogada y presidenta de la cooperativa, Ruth Creig González.

Y subrayó: "A su vez tenemos una ONG que se llama ´La Hormiga´ que se especializa en el abordaje, el acompañamiento y contención en casos de violencia de género. Muchas de las que integramos la cooperativa nos conocimos a través de la ONG".

- En menos de cinco años se logró dar forma a un equipo de trabajo que aborda diversas temáticas y soluciones como la economía y la violencia de género.

- Sí, pero requirió de mucho trabajo constante. Lidiamos con muchos obstáculos, pero no deja de sorprendernos encontrarnos hoy en esta situación. Estamos cayendo en la realidad, sobre todo cuando ganamos la licitación del Emvial. Además creemos que la obra pública no tiene que estar destinada solamente a incrementar lo económico, sino también a reducir las brechas de la desigualdad. Nos garantiza una continuidad laboral y motivación para los asociados.

 

Comentarios