Robos en Los Tilos: estuvo más de 5 horas para que le tomen una denuncia

Así lo denuncio Gloria, madre de un comerciante de la zona de Constitución al 8900, en donde tres locales sufrieron robos en la madrugada. Tras ello, se hizo una reunión con el comisario de la jurisdicción 6ta y el jefe de zona.

Por Redacción

lunes 31 de agosto, 2020

Los comercios ubicados sobre la avenida Constitución, en el barrio Los Tilos, son blanco de la inseguridad. A lo largo de tres cuadras, a la altura del 8800 de esa avenida que fuera reparada a nuevo y ensanchada, conviven polirrubros, carnicería, despensas y almacenes, granja, casa de venta de artículos de limpieza y otros rubros para el consumo de una importante barriada.

Este fin de semana, los delincuentes no dieron respiro: en menos de una hora forzaron los ingresos de negocios y robaron mercadería, dinero y algunos otros elementos que encontraron al paso. Fueron tres los comercios asaltados, en la madrugada. En uno de ellos, dejaron rastros de sangre por lo que concurrió policía Científica.

"En una carnicería y verdulería ingresaron por un portón lateral, les sacaron la batería a una camioneta que estaba en el lugar. Y con una barreta que de allí sacaron, que el hombre tiene para trabar un ingreso, fueron a otro local, de venta de artículos de limpieza e intentaron abrir la puerta y de allí al local del hijo de Gloria", dijeron los trabajadores.

Los comerciantes, en diálogo con este medio, aseguran que los hechos de inseguridad "han aumentado mucho desde el mes de mayo", y cansados pidieron "que nos cuiden" ante las autoridades policiales en una reunión que se realizó en la comisaría 6ta, a cargo de Pablo Cordisco. Fueron también integrantes de la comisión directiva de la Asociación de Fomento.

A ese encuentro concurrió además el jefe de Zona, comisario Inostroza, quien comprometió reforzar la zona con más rondines en los horarios más complicados, según lo expuesto por los comerciantes tras más de dos horas.

El comercio más afectado por los robos merece un capítulo aparte ya que a raíz de lo que vivieron Gloria y su hijo, dueño de una carnicería y granja, se llegó a la reunión no solo por la falta de seguridad sino por "un destrato" tal como graficó la mujer a El Marplatense.

ODISEA POR UNA DENUNCIA 

"Despues de 40 minutos de llamar al 911 llegó un patrullero de la comisaría 7ma. Pero nos dijeron que no podían entrar al comercio porque no eran de esa jurisdicción. Una situación tensa, porque no sabíamos si estaban los ladrones adentro, estaba muy oscuro, eran las 3 de la madrugada. Ingresó mi hijo y ahí nos dimos cuenta que se habían ido", relató Gloria a este medio.

"Fuimos a la comisaría 6ta, entre las 3 y media y las 4 de la mañana, llegamos, esperamos un ratito, nos dijeron que no nos podían atender porque estaban ocupados por dos accidentes y tenían detenidos. Volvimos al negocio porque había quedado mi nuera acompañada solamente por un hermano pero al desamparo", agregó la vecina.

En medio de los detalles de lo sucedido, la mujer quiso reconocer a la empresa de alarmas: "Quiero destacar a un hombre de la empresa Promax de monitoreo que se quedó con mi nuera, pero después volvimos a la comisaría. El patrullero que había llegado primero se fue, nunca apareció otro", dijo.

Remarcó que "a las 6 llegamos, esperamos y a mi hijo lo atendieron después de las 7 y media para hacer la denuncia. Ingresé a la comisaría para ir al baño, con todo el protocolo, me dejaron ingresar amablemente y me quedé en el hall de la comisaría porque hacía frío".

"Vi que entraba gente a la comisaría, -recordó- quizás del turno de la mañana y allí noté que una persona ingresaba y salía, le pedí que por favor se pusiera el barbijo, porque no lo tenía puesto, a lo que este policía me dijo ¨cuando salgo a la calle me lo pongo¨ y cuando se alejaba ya de mi lado dijo ¨y dejeme de romper las p...que tengo un día complicado¨. Vivimos unas horas horribles, solo pedí que cumpliera con tener el barbijo y me maltrató de esa forma, con todo lo que pasamos solos, solos, y escuchar esa respuesta no lo podía creer...".

Gloria dijo haber vivido una odisea para hacerse de la denuncia: "Nos retiramos de la comisaría 6ta con la denuncia hecha después de 5 horas. Dicen que no hay personal, supuestamente de madrugada hay una sola persona que escribe. Una locura, con un negocio reventado, todo abierto, con sangre en el local porque parece que se enganchó al querer entrar o salir...después vino Científica, que tengo que reconocer un personal amable".

De acuerdo a los dichos de Gloria, "no se puede más, somos tres cuadras de comercios y en una ya no quedan más negocios. Estamos agotados, cuando pasan los robos, los patrulleros pasaron hace media hora".

Pero los hechos no quedaron allí, a las pocas horas se apersonó "el comisario en el comercio, porque tenemos un grupo de WhatsApp donde quedaron todos en alerta cuando dimos a conocer los hechos. Y allí donde también está el comisario puse que iba a denunciar el maltrato recibido y pude comprobar que la persona que me contestó mal en la comisaría había sido el propio comisario. Lo reconocí allí", dijo.

Consultada sobre qué sucedió en ese momento, Gloria contó que "me negó que él no había sido, discutimos, pero estaba segura que había sido él, por las características físicas, alto, medio pelado o con poco pelo, y nos pidió que vayamos a una reunión con otros comerciantes por la tarde para aclarar los temas".

En ese encuentro, con el jefe de zona, señor Inostroza, se comprometieron a reforzar el recorrido del patrullero. "Queremos que nos cuiden, que no haya tantos robos, sabemos que no depende solo de ellos pero si no podemos confiar en quienes nos tienen que cuidar, estamos muy mal", resaltó Gustavo, otro comerciante.

Comentarios