Proponen otorgar balnearios de la zona norte a clubes

Es una iniciativa del bloque de concejales de la UCR. “Estos importantes sectores de la costa, con grandes playas, no pueden quedar a la deriva durante la próxima temporada”, resaltaron.

Por Redacción

miércoles 2 de septiembre, 2020

Por Carlos Walker 

La presidenta del bloque de concejales de la UCR, Vilma Baragiola, presentó un proyecto de ordenanza para crear un Régimen Municipal Especial de Asignación de Unidades Turísticas Fiscales para la temporada 2020-2021, que por diferentes motivos y, principalmente en la zona norte de la ciudad, hayan quedado sin planificación, concesión o adjudicación.

En la iniciativa, a la cual El Marplatense tuvo acceso, la edil explicó que “la ciudad de Mar del Plata, a través de sus 44 km de costa, cuenta con varias Unidades Turísticas Fiscales en los cuales el Ente Municipal de Turismo (Emtur) aún no ha definido estratégicamente los usos y destinos de las mismas. Esto implica que no existe a la fecha, tiempo material para impulsar proceso licitatorio alguno en una gran cantidad de UTF que no cuentan con concesión ni otorgamientos precarios que aseguren servicio en las mismas”.

A continuación, Baragiola puntualizó que “en la zona norte de la ciudad hay al menos seis sectores claramente identificados entre los que se pueden mencionar: la UTF Las Delicias (playa formada por la irrupción del emisario submarino y su espigón contenedor), UTF Playas Beltrán Sur y Norte, en donde la anterior gestión de gobierno había oportunamente remitido una propuesta a consideración del HCD de playa publica equipada, tratándose de una superficie de 400 metros de arena cada una aproximadamente, la UTF Estrada que tiene un adjudicatario precario que no cumplió con las obras que debía realizar al momento de solicitar el espacio, hecho que la hace disponible por el Estado local sobre la base de los incumplimientos registrados. La Playa Constitución que es esa nueva playa que va desde la rotonda de Constitución y Lijo López, plaza que se formara hace años por acción de las obras de defensa costera, la Playa denominada Museo que se extiende desde el espigón de Constitución hasta la calle Florisbelo Acosta, unos 200 metros aproximados de arena, y la UTF Terrazas del Mar que va desde Alicante hasta Perla Norte”.

Para la concejal radical, “resulta indudable que estos importantes sectores de la costa con grandes playas, no pueden quedar a la deriva durante la próxima temporada de verano para la cual solo faltan cuatro meses”.

En ese sentido, consideró que “sería una gran alternativa ofrecerle a los clubes deportivos más cercanos geográficamente a estas zonas tomar a su cargo diferentes sectores para garantizar orden, cuidado y una batería mínima de servicios entre los cuales podrían destacarse la gastronomía, sombra móvil, baños químicos bien estructurados y equipados, actividades recreativas para niños y adultos, zonas de entrenamiento para la pretemporada de diferentes disciplinas deportivas (en donde la arena puede jugar un papel siempre importante), entre otras cientos de ideas que pueden sin dudas conformar una oferta razonable en el poco tiempo que queda”.

Y remarcó que “la ciudad cuenta con una rica experiencia, con una agenda público-privada compartida en los espacios públicos de la ciudad para la realización de un sinfín de actividades en donde sin lugar a dudas este verano tendrán que articularse para poder evitar la instalación de oportunistas que transformen estos espacios privilegiados de la costa de la ciudad en verdaderas ferias ambulantes de venta de todo tipo de productos y servicios en la más absoluta clandestinidad, debiendo las autoridades de contralor tener que llevar adelante un despliegue casi imposible para evitar estos episodios”.

A renglón seguido, la concejal aclaró que “así como se registran experiencias valiosas, hay antecedentes muy negativos en la ciudad y es obligación del Estado la asignación de estas UTF y ocuparse ahora de no transformar las mismas en zonas donde la ausencia no solo ponga en peligro estas porciones de costa sino que implique un posible menoscabo a una cantidad enorme de derechos que tanto turistas como marplatenses deben tener”.

A su vez, subrayó que “la alternativa de aprovechar la organización de los clubes y los recursos humanos de los mismos implica una renovada oportunidad para facilitar a que estos escenarios puedan constituir una base de operaciones destinada a generar trabajo y contención a dichas organizaciones tan golpeadas económicamente por la crisis sanitaria derivada por el brote de COVID-19”.

La posibilidad de trabajo de los clubes implica darle una oportunidad a muchas familias y jóvenes que habitualmente resultan ser socios de estas asociaciones civiles sin fines de lucro y que representan una contención social asociada al deporte que ahora pueden también ser un aprovechamiento de servicios de sol y playa con actividades que no solo contemplen la sombra y la gastronomía sino además una multiplicidad de acciones recreativas y deportivas. Los mencionados clubes deberán estar reconocidos por el Ente Municipal de Deportes y Recreación (EMDER) y deberán elevar sus propuestas para la explotación de las mencionadas UTF y, el Ente Municipal de Turismo (EMTUR) será el encargado de evaluar las mismas”, añadió Baragiola.

Para finalizar, manifestó que “el Estado Municipal debe tomar decisiones para no dejar librada a la suerte estos sectores privilegiados de la costa marplatense que como bien ya se expuso merecen una mínima planificación para evitar la proliferación de acontecimientos no deseados en cada porción de arena de la cual estamos hablando”.

En el proyecto, se establece que “el Régimen Especial implicará la apertura de un registro de postulantes para tomar a su cargo la autorización precaria de explotación de las UTF que no tengan usos definidos ni responsables establecidos para la próxima temporada de verano. La apertura del registro estará a cargo del Emtur”.

Además, es estipula que “solo podrán inscribirse en el registro las asociaciones civiles sin fines de lucro que estén debidamente reconocidas por el en Emder como organizaciones deportivas y cuenten con su documentación al día, reconocimiento ante la DPPJ con certificado de vigencia y presentación de balances ante el Emder, debiendo al menos tener una disciplina federada dentro de las actividades deportivas que se desarrollan en sus instalaciones”.

A su vez, el Departamento Ejecutivo local tendrá que reglamentar “las condiciones mínimas que deben ofrecerse por los interesados en cada UTF entre las que necesariamente se contemplara la colocación de baterías de baños químicos para ambos sexos y discapacitados, el ofrecimiento de servicios gastronómicos y de sombra móvil, actividades recreativas para niños y adultos y circuitos de entrenamiento para pretemporada en caso de que los escenarios así lo permitan”.

Para concluir, se detalla que “la autorización de uso será exclusivamente para la temporada 2020-2021 pudiendo ser prorrogable por un año más en la medida que el Emtur no haya podido llevar adelante procesos licitatorios correspondientes para cada UTF. El Emtur tomará a su cargo los servicios de guardavidas y el Emder coordinara con cada club que resulte adjudicatario precario de cada UTF las actividades recreativas y deportivas que se desarrollarán para lo cual también podrá aportar recursos humanos y elementos deportivos para el mejor desarrollo de las actividades posibles de ejecución”.

Comentarios