ENTREVISTA

El marplatense que se perdió la nevada del ´91 por talentoso

El exitoso humorista marplatense, Sergio Gonal, recorrió sus inicios en el rubro en conversación exclusiva con El Marplatense. La vida en su ciudad natal, el cariño hacia ella, los personajes que lo llevaron a la fama hasta llegar a ser hoy uno de los comediantes más reconocidos del país.

Por Redacción

domingo 6 de septiembre, 2020

Por Germán Ronchi

"Mi origen, mis inicios, mi puente. Todo". Así habla Sergio, el de Mar del Plata, de su ciudad natal. El ya consagrado humorista prácticamente no necesita ser llamado por su apellido. Es que incluso su nombre de pila está como impregnado, ligado al de su ciudad.

Sergio Gonal. El de personajes como el "Payaso Muralito", "Pajarrito" y "El Lobizón del Oeste", entre otros tantos. El marplatense que se crió en el barrio Los Andes y fue parte fundamental del exitoso Videomatch de finales de los ´90, para luego desandar su carrera con unipersonales.

El Marplatense realizó una entrevista con el humorista, quien contó cómo llegó a ser hoy uno de los más reconocidos del país, sobre su vida en Mar del Plata y su incansable deseo de ser una estrella de la televisión.

Y en esa insistencia se perdió uno de los acontecimientos más importantes de la ciudad balnearia por excelencia: la nevada del 1 de agosto de 1991. "Viajaba mucho a Buenos Aires a hacer castings. Y el año que nevó en Mar del Plata, estaba saliendo al aire con Mauro Viale por ATC. O sea, soy el único marplatense que se perdió la nevada (se ríe). Cuando subo al colectivo para ir al canal, escucho que alguien dijo ¿viste que nevó en Mar del Plata? y yo decía, no puede ser. Me acuerdo que hacía mucho frío la noche anterior cuando me estaba tomando el micro. Cuando vi las fotos, me quería morir. Me perdí la nevada, pero estaba saliendo al aire por primera vez en la televisión pública", recordó Sergio Gonal.

Pero la historia del humorista no empezó ni terminó allí. En la entrevista también habló de su casa, su barrio y los inicios en el rubro de entretenimiento."Digo que soy del barrio Los Andes porque es el paterno. En realidad porque papá al no ser propietario, alquilaba mucho y nos íbamos mudando: pasé por Villa Primera, Bordabehere, Pompeya hasta que finalmente recalamos en Los Andes, donde vivían mis abuelos también", confió.

En cuanto a su costado artístico, comentó que "la familia te lleva a eso". "El cómico nace y después se hace. En casa eran normales los almuerzos multitudinarios en casa del abuelo, donde se juntaba toda la familia y al término se hacían guitarreadas, algún 'aro, aro' o alguna joda. Entonces fui mamando eso desde casa. Mis viejos eran los primeros en abrir las pistas de baile. Esa normalidad la empezás a trasladar a tu grupo de amigos, al colegio, lo que te trae muchas complicaciones, amonestaciones. Y en un casamiento alguien me dijo que me dedique a esto de hacer reír", dijo.

- Hiciste caso.

- Sí, pero cuando me decidí, me di cuenta que me faltaba estudio. Hice muchísimos talleres de teatro, de clown, mimo y pantomima.

- Pero no fue tu primer trabajo el humor.

- Fui papá a los 18 años y al toque pasé de pensar en ir al boliche a ver cuánto costaba un paquete de pañales. Al cambiarme esta realidad, urgente me fui a trabajar con mi papá en el taller de carteles.

- ¿Y en ese contexto igualmente pudiste desarrollarte en el humor?

- El auge de las radios FM de Mar del Plata en el año ´89 me dio la pauta de que me iba a dedicar a esto. Yo lo hacía como una vocación: siempre había alguna obra de teatro en una cooperativa o shows de stand up en algún bar o en cuanta peña folclórica aparecía.

- ¿Entonces los primeros pasos fueron en Mar del Plata?

- Sí. En aquel año ya había trabajado en LU6 pero haciendo de humorista para programas de otro. Pero cuando voy a Radio Puerto Mar del Plata, me entero que era de un técnico de LU6 y me había escuchado. Me propuso hacer un programa de humor y fue un exitazo, se vendía muchísima publicidad, por lo que dejé el laburo con mi viejo. Al año se transformó en un programa de cable, al tiempo que estaba en pub´s y peñas, y la gente ya me ubicaba.

- Una espalda como para buscar posibilidades en la pantalla grande

- Sí, incluso iba y venía para presentarme en todas las audiciones y casting. Iba a los canales dejaba videos y carpetas con antecedentes. Y un día dejé en Corrientes y Montevideo, en el restaurante La Emiliana, y el dueño era marplatense. Entonces se me pone a hablar de Mar del Plata con mucho cariño y mucha nostalgia. Por eso charlamos un rato y al mes me llamó. Era el cumpleaños de Orlando Marconi, que trabajaba en los Benvenutto, y me propuso hacerle el show porque "Rolo" Puente estaba invitado a la fiesta y no quería hacer su rutina. Lo hice, gustó mucho y charlamos un rato con "Rolo".

Y si bien el talento es reconocible, en las historias de crecimiento existen la suerte y las casualidades: "Al año siguiente ´Rolo´ hace un programa para ATC desde el Torreón del Monje, entonces fui y le dije ´¿Rolo se acuerda de mí?´ y me contestó ´No´. Después le expliqué, se acordó y enganché laburo", explicó el humorista.

Entre tantos castings, en 1993 Sergio Gonal audiciona para Videomatch, pero no queda. Sin embargo, logra ser tenido en cuenta en el programa "Grandes Valores del Tango". Y ahí, una anécdota, le marca el camino que debía seguir: "En Grandes Valores me llamaron por teléfono y me dijeron, ´mañana a las 9 de la mañana tenés que presentarte en el canal´ y le contesté que no podía porque estaba en Mar del Plata con el programa de radio de cable, entonces me dijo ´cuando te mudes a Buenos Aires, avisá´ y me cortó", destacó.

"Al año siguiente mandé un video de un programa que hacía con Luis María Stanzione en canal 10 (Perdidos en la noche) a la producción videomatch, les gustó y quedé", relató Gonal.

LOS PRIMEROS PASOS EN VIDEOMATCH

"El primer año, me venía a Buenos Aires los domingos a la noche, paraba en hoteles, casas de amigos y he llegado a dormir en un garage y los viernes a la noche me volvía para Mar del Plata para hacer el programa de radio los sábado, más que nada para no perder los auspiciantes hasta saber qué pasaría en Buenos Aires. Era desgastante", confesó el humorista.

"Aquello de Grandes Valores me sirvió de experiencia porque en Videomatch me decían que al otro día había que hacer una cámara cómplice y yo les decía que podía, siempre sí. Y lo gracioso es que nadie sabía dónde vivía en realidad, paraba en cualquier lado. Hasta que a los dos meses me establecí en la casa de ´Carna´", continuó.

- Mientras tanto, ¿tu familia seguía en Mar del Plata?

- Mientras que yo iba y venía, la familia se quedó ese primer año en Mar del Plata. Quería pisar tierra firme en Buenos Aires.

LOS PERSONAJES Y LA EXPLOSIÓN DEL "LOBIZÓN DEL OESTE"

Tras participar en cámaras ocultas y sketchs de otros, Sergio Gonal comenzó a destacarse con personajes propios y contó que "Abelardo Plometti fue el gol y al final del año apareció el ´Pajarrito´, pero todavía no estaba firme. Hasta que en el ´96, cuando decidí mudarme con mi familia a Buenos Aires, en abril salió por primera vez Sergio "El lobizón del Oeste" y fue tremendo, me instaló definitivamente en el programa y dentro de un lugar en el humor.

- ¿Imaginaste grabar dos discos alguna vez?

- Para nada. Estoy muy agradecido a ese personaje porque me hizo transitar caminos que yo ni soñaba. Yo aspiraba a hacer un actor de comedia, no grabar dos discos cantando, haciendo recitales durante ocho meses con una banda que Marcelo armó con el pecusionista de Patricia Sosa, los vientos de Los Pericos, Coti Sorokin en el bajo; una locura. Llegamos a Chile, Uruguay, Perú y en todos lados era doble disco de oro. Acá llegó a hacer cuádruple platino el primero. ya el segundo bajó un poco.

EL MOMENTO DE INICIAR UN NUEVO CAMINO

"Soy un eterno agradecido a Marcelo (Tinelli) y de no ser por él, no estaríamos teniendo esta charla", confesó el marplatense y continuó: "En el 2000, un año tremendo desde lo económico, el canal empezó a achicar personal y echaban gente. Entonces no quería irme así, enojado. Ese año, el programa cerraba con el show del chiste y había cinco personajes, pero Marcelo siempre elegía a Sergio "el diariero". Por eso me sentía en un gran momento, entonces le dije a Tinelli que quería seguir mi camino".

SU CAMINO UNIPERSONAL Y MAR DEL PLATA

- ¿Qué sentiste la primera vez que te presentaste en Mar del Plata después de un largo recorrido en la televisión?

- Fue en la temporada del 2000. Y la primera vez sentí una satisfacción enorme, porque siempre vi el armado de las temporadas teatrales, con la gente que venía de afuera. Fue un sueño cumplido, como lo es cada vez que hago temporada en Mar del Plata.

- Ya que hablamos de Mar del Plata, ¿qué extrañás?

- A mi encanta salir a correr y cada vez que voy utilizo el entorno hermoso de Mar del Plata. Extraño mucho el mar y es mi casa.

- Siempre te encargaste de destacar que sos marplatense y estás completamente identificado con la ciudad, ¿a qué creés que se debe?

- Marcelo (Tinelli) tiene primos en Mar del Plata y le tiene mucho cariño a la ciudad. Entonces cada vez que me presentaba yo era "el hombre de Mar del Plata" y siempre arrancaba con el saludo a la ciudad, como que quedó establecido. Tanto que cada vez que iba a un programa me presentaban como Sergio "el de Mar del Plata" e incluso hay mucha gente que por la calle me saluda y piensa que vivo en Mar del Plata, cuando hace más de 20 años que me instalé en Buenos Aires.

UNA DECLARACIÓN DE AMOR

La pregunta "¿qué es Mar del Plata para vos?" desató prácticamente una declaración romántica por parte de Sergio Gonal: "Le agradezco a la vida haber nacido en Mar del Plata porque creo que tuvo mucho que ver con mi vida personal y profesional. Si hubiera nacido en un lugar más alejado, me hubiera costado mucho ir y venir a Buenos Aires a hacer castings, especializarme", dijo.

Y añadió: "El hecho de tener una temporada teatral, me hacía estar tres meses más cerca de ese ´mundillo´ que a mi me gustaba. Todo eso empujó mis ganas de desarrollar la carrera que logré".

No lo dice sólo Gonal o Tinelli: El humorista es Sergio, el de Mar del Plata, sin dudas. "Vaya por donde vaya, la gente me brinda una cotidianeidad que agradezco enormemente. Me saludan como si nos viéramos todos los días y eso a mí me encanta", cerró.

Comentarios