Para la oposición local en Tandil, Lunghi “traspasó un límite”

El Frente de Todos Tandil y el presidente del bloque de concejales de este espacio, Rogelio Iparraguirre, calificaron como "temeraria e improvisada" la determinación del Ejecutivo de adoptar un criterio propio para gestionar la pandemia.

Por Redacción

martes 8 de septiembre, 2020

Foto: El Eco

La decisión del gobierno de Miguel Lunghi de adoptar su propio criterio para gestionar la pandemia en Tandil, generó encendidas reacciones en el arco opositor y en una parte de la ciudadanía, que se mostró contrariada con este posicionamiento.

El presidente del bloque de concejales del Frente de Todos, Rogelio Iparraguirre, conversó con El Eco y se explayó acerca de esta coyuntura excepcional que dividió las aguas en las sierras, a la que calificó de “temeraria e improvisada”.

En base a un comunicado que publicó su espacio político, el referente enfatizó que “es un llamado al Intendente y su equipo de gobierno para revertir una medida cuando se está en el marco de una crisis sanitaria sin precedentes en función del bien común”.

En este punto, analizó que hay un profundo desconocimiento de cuáles son los espacios institucionales donde se representan esos consensos pretendidos y un avasallamiento de esas instituciones. En tanto, Iparraguirre sopesó que no caben dudas de que hay sectores que “la pasan mal” y explicó que no se pone en duda la legitimidad y buenas intenciones de quienes acompañaron la decisión de Lunghi ni de los intereses que defienden, pero sin dejar de observar que “son particulares y el Intendente debe velar por el bien común”.

Hablar de acuerdo con los sectores más representativos sin sentarse siquiera a dialogar y debatir con la oposición a la que hace apenas diez meses atrás votó nuestra sociedad es en sí mismo una afrenta a la democracia. Repite ‘consenso’ cada diez palabras y se olvida de nosotros”, indicó.

En esta línea, contó que ayer a la mañana fueron convocados en las oficinas del Concejo Deliberante para convalidar el acuerdo. Ante esta citación, Iparraguirre precisó que los llamaron para sentarlos “como muñecos de torta” y comunicarles una decisión ya tomada, por eso no asistieron.

Sí se hicieron presentes los titulares del Sistema Integrado de Salud Pública, Gastón Morando y Matías Tringler; la edil del Bloque Integrar, Nilda Fernández; los concejales oficialistas Juan Pablo Frolik -presidente del cuerpo-, Marideé Condino, Luciano Grasso y Mario Civalleri; y el jefe de Gabinete, Oscar Teruggi.

Las autoridades de la Universidad Nacional del Centro tampoco fueron de la partida y sobre esto, el legislador planteó que “ni siquiera tuvieron la idea de conversar con la Unicen, una institución de prestigio que forma parte de los sectores más representativos”.

En efecto, detalló que, pese a no haber sido convocada para consensuar esta decisión, la unidad académica es una aliada estratégica del Municipio en el combate del coronavirus por las diversas acciones que se llevan adelante desde esa institución: procesamiento de las muestras en el laboratorio de virología; sistemas de autotesteo; instalaciones para alojar a las personas contagiadas que deban cumplir aislamiento; centro de telemedicina para hacer el seguimiento rápido de los pacientes infectados y de sus contactos estrechos.

“El personal sanitario en su conjunto no fue consultado, ellos están en la trinchera poniendo el cuerpo y ven con preocupación el crecimiento de casos en sus propias filas, ven cómo se está elevando la tasa de contagios del personal”, destacó. Y arremetió: “Es una decisión tomada entre gallos y medianoches”.

Comentarios