1 de cada 10 pacientes con COVID-19 regresa al hospital

Suelen volver una semana después del alta por compensaciones tardías.

Por Gimena Rubolino

lunes 28 de septiembre, 2020

Aproximadamente 1 de cada 10 pacientes diagnosticados con COVID-19 debían regresar al hospital una semana después del alta según los datos de los primeros tres meses del brote de COVID-19 en la región de Filadelfia: marzo, abril y mayo de 2020.

Los motivos del regreso

Investigadores de la Escuela de Medicina Perelman de la Universidad de Pensilvania también encontraron que factores como niveles más bajos de oximetría de pulso y fiebre fueron algunos de los síntomas que provocaron el regreso.

Esta información, publicada en "Academic Emergency Medicine", podría resultar invaluable para los médicos que trabajan para combatir una enfermedad.

"Esperamos que este estudio ayude a los médicos de emergencia a tener conversaciones más informadas con los pacientes que se sospecha que tienen COVID-19", dijo el autor principal del estudio, Austin Kilaru, médico de Medicina de Emergencia en Penn Medicine. " Este estudio brinda a los médicos algunas señales para saber con qué frecuencia y cuándo los pacientes deben regresar".

Investigaciones realizadas

El estudio analizó a 1.419 pacientes que acudieron a un departamento de emergencias (DE) entre el 1 de marzo y el 28 de mayo de 2020, fueron dados de alta y dieron positivo por COVID-19 en los siete días que rodearon esa visita.

Los datos mostraron que el 4,7 por ciento de los pacientes regresaron al hospital y fueron admitidos en tan solo tres días para su visita inicial al servicio de urgencias, y un 3,9 por ciento adicional fueron hospitalizados en una semana.

En total, eso significó que el 8,6 por ciento de los pacientes regresaban al hospital después de su primera visita al servicio de urgencias debido a COVID-19.

Conclusiones

"Nos sorprendió la tasa general de pacientes que regresan y necesitan ingreso, que es el doble que en otras enfermedades", explicó Kilaru. "La preocupación es  que el COVID puede ser impredecible y volverse grave con bastante rapidez".

Una población que el estudio mostró que era particularmente vulnerable fueron los pacientes mayores de 60 años. En comparación con los pacientes en el rango de edad de 18 a 39 años, tenían más de cinco veces más probabilidades de reiterar su hospitalización .

Cuando se trataba de síntomas individuales, el estudio mostró que los pacientes de cualquier edad con lecturas de oximetría de pulso bajas tenían aproximadamente cuatro veces más probabilidades de  regresar en comparación con aquellos con lecturas más altas.

El estudio recopiló datos demográficos de los pacientes, que no mostraron signos de diferencias a lo largo de líneas raciales o de género.

"Esto contribuye aún más a la evidencia de que las disparidades raciales conocidas en la mortalidad por COVID no están relacionadas con las diferencias en la atención y los resultados entre los pacientes una vez tratados en el mismo sistema hospitalario".

El monitoreo remoto

Los investigadores señalaron que el monitoreo remoto es una herramienta útil para cuidar a los pacientes con COVID-19.

Un ejemplo de esto es el sistema COVID Watch de Penn Medicine, un sistema basado en mensajes de texto que envía chequeos diarios a pacientes conocidos con COVID-19 que se recuperan en casa para asegurarse de que sus síntomas no empeoren.

Hasta la fecha, se han inscrito más de 5.500 pacientes en el sistema, que es el tema de un nuevo estudio del Instituto de Investigación de Resultados Centrados en el Paciente (PCORI) en el que Delgado, Kilaru y los otros investigadores de este estudio también sirven como investigadores.

"Estamos esperando ansiosamente el resultado de este estudio, que se centra específicamente en la oximetría de pulso", dijo Delgado.

 

Comentarios