Crimen en Las Canteras: la bala que asesinó al vecino estaría en la pata de su perro

Así lo indicó la madre de Matías, el joven asaltado en la madrugada del domingo, quien conocía al vecino asesinado por los delincuentes. Al parecer, el proyectil se encontraría alojada en una de las patas de la mascota de la víctima.

Por Redacción

lunes 28 de septiembre, 2020

Un hombre de 48 años fue asesinado este domingo a la madrugada cuando uno de los cinco delincuentes que llevaba adelante un robo en una vivienda vecina lo vio acercarse y efectuó un disparo que impactó en su abdomen.

El cuerpo presenta una herida de entrada y otra de salida, por lo que Policía Científica se encuentra en el lugar para encontrar la bala y demás indicios que pertinentes para la investigación. En este contexto se descubrió que uno de los perros de la víctima (Lucas Maniglia) tiene una herida en una de sus patas y se presume que el proyectil esté alojado allí.

Sobre estas cuestiones y los sucedido el domingo, habló Karina, la madre del joven asaltado (Matías). "Vinimos cuando nos llamó que lo habían robado y lo encontramos todo golpeado y ensangrentado, con las luces cortadas. Nos dijo que Lucas estaba tirado entre los yuyos. Estaba la policía, pero no podían tocarlo. El venía con una linterna porque otro vecino le mandó un mensaje diciendo que Matías lo estaban asaltando. Salió y cuando estaba llegando, recibe el disparo. Cuando llegamos todavía estaba con vida, pero ya no hablaba. La ambulancia tardó como media hora", relató.

"Se llevaron todo en el auto que le robaron y le dejaron la casa vacía. Y al chico lo dejaron tirado. La bala entró y salió, y parece que dio en la pierna de un perro de Lucas, que siempre lo acompañaba. Ojalá puedan investigar en base a eso", detalló la mujer.

Respecto al robo, Karina dijo que "cortaron la luz y esperaron a que llegue mi hijo. A las 4 de la mañana volvió, pero no en su casa. Lo estaban esperando porque llegó Matías y atrás los delincuentes".

"Lucas era una excelente persona, muy amigo de mi hijo y pido justicia. El vino a pasear, le gustó el lugar, arreglaron todo con mi hijo. No tenía maldad. Tengo que agradecer a Dios que no lo mataron a mi hijo, mi nuera y a mi nieto. Ahora están con mucho miedo y se quieren ir de acá", lamentó Karina.

Comentarios