¿Qué alimentos evitan el Cáncer Colorrectal?

Una revisión de más de 80 trabajos concluye que tomar ácido fólico, magnesio y productos lácteos puede ayudar a reducir el riesgo de tumores de intestino.

Por Gimena Rubolino

viernes 2 de octubre, 2020

En 2030 se prevén en el mundo más de 2,2 millones de nuevos casos de cáncer de intestino (de colon o de recto) y 1,1 millones de muertes anuales por esta enfermedad.

Como el cáncer de intestino tarda más de 15 años en desarrollarse, los expertos consideran probable que un estilo de vida saludable tenga un papel clave para detener su progreso.

Ahora, un nuevo estudio muestra el análisis de 80 ensayos clínicos y estudios de observación publicados entre septiembre de 1980 y junio de 2019 que evalúan el impacto de factores dietéticos (vitaminas o suplementos; café; té; pescado y ácidos grasos omega 3; productos lácteos; fibra; frutas y verduras; carne; y alcohol) y farmacológicos (aspirina; los antiinflamatorios no esteroideos (AINE); y las estatinas) en el riesgo de este tipo de tumor.

Ácido fólico, magnesio y lácteos aliados contra el Cáncer Colorrectal

Los resultados, publicados en la revista Gut, revelan que el ácido fólico, el magnesio y los productos lácteos pueden ayudar a evitar el cáncer de intestino, pero no hay pruebas de que el ajo o las cebollas, el pescado, el té o el café protejan contra la enfermedad.

Los investigadores advierten que no pudieron definir “una dosis y duración óptimas de exposición o ingesta para cualquiera de los productos, incluso en el caso de la aspirina de baja dosis y otros compuestos que han sido evaluados extensamente”.

No obstante, sugieren que sus hallazgos podrían ayudar a los médicos a aconsejar a los pacientes sobre la mejor dieta para reducir el riesgo de este tipo de tumor.

Menores riesgos asociados

Según la revisión actual, la aspirina probablemente protege contra el cáncer de intestino, reduciendo el riesgo entre el 14 y el 29 % a dosis tan bajas como 75 mg/día, con un efecto dosis-respuesta informado hasta 325 mg/día.

Por otro lado, la ingesta de magnesio de al menos 255 mg/día se asoció con un riesgo 23 % menor en comparación con una ingesta más baja, y la alta ingesta de ácido fólico se relacionó con un riesgo 12-15 % menor, aunque no fue posible determinar con exactitud una dosis umbral a partir de los datos disponibles.

Del mismo modo, el consumo de productos lácteos se asoció con un riesgo entre un 13 y un 19 % menor de la enfermedad. Además, la ingesta de fibra se asoció con un riesgo 22-43 % menor, mientras que la ingesta de fruta y verdura se asoció con un riesgo hasta un 52 % menor, con un beneficio añadido por cada 100 g/día adicional de aumento en la ingesta. El consumo de soja en la dieta se asoció con una modesta, pero significativa, caída (8-15 %) en el riesgo.

Eso sí, no se obtuvieron pruebas de que las vitaminas E, C o multivitaminas fueran protectoras. Del mismo modo, no había pruebas de que el caroteno o el selenio de β ayudara a evitar la enfermedad.

Los datos eran débiles en cuanto al impacto del té, el ajo o la cebolla, la vitamina D sola o combinada con el calcio, el café y la cafeína, el pescado y el omega 3, e inconsistentes en cuanto al efecto protector de la vitamina A y las vitaminas B.

Factores de riesgo

En los estudios de observación se encontró un modesto efecto protector de la ingesta elevada de calcio, pero una revisión de los datos de los ensayos clínicos no encontró ningún efecto protector, e incluso un aumento del riesgo.

Del mismo modo, aunque los análisis de los estudios de observación sugieren que las estatinas pueden reducir el riesgo de cáncer, no se observó ningún efecto positivo en los metaanálisis de los datos de los ensayos clínicos.

La mayoría de los metaanálisis disponibles de los estudios de observación informaron de un aumento del riesgo de entre el 12 y el 21 % en el caso de la carne, en particular la carne roja y la carne procesada. Así, los estudios de dosis-efecto informaron de un aumento del riesgo del 10 al 30 % por cada 100 g/día adicionales de carne roja consumida.

Por último, el alcohol se asoció con un riesgo significativamente mayor. Cuanto mayor sea la ingesta, mayor será el riesgo. Esto fue evidente incluso en el nivel más bajo de consumo estudiado: 1-2 bebidas al día.

 

Comentarios