Un YouTuber creó un sable de Star Wars 100% funcional y potencialmente mortal

El video de James Hobson es un verdadero éxito viral: ya supera las 13 millones de visualizaciones.

Por Redacción

jueves 15 de octubre, 2020

Con más de 10 millones de suscriptores, en canal de YouTube “the Hacksmith” es ideal para los fans de los inventos ingeniosos. El hombre que vemos en los videos es James Hobson, una verdadera personalidad de la plataforma que exhibe sus habilidades en ingeniería para crear elementos súper geeks, delicia para nerds, amantes del cine de ciencia ficción y la tecnología. Su último y viral invento es un sable de Star Wars que no es una simple réplica, sino que es funcional y, por eso, potencialmente mortal.

En el pasado, muchos seguidores de La guerra de las galaxias intentaron reproducir los sables luminosos que se usan en las películas de la saga creada por George Lucas. Desde el estreno de la primera entrega a fines de la década del setenta, hemos visto numerosos intentos (¡incluso competencias en el mundo real, pero nunca antes una versión tan poderosa como la de Hobson.

Según muestra el youtuber en un nuevo video de su serie “Make it real” (“hazlo real”, en español), empleó ingeniería láser. “Incluso con todos nuestros nuevos equipos y capacidades, todavía estamos sujetos a las leyes de la termodinámica”, señala en su video. “Las teorías dicen que el plasma se mantiene mejor en un rayo mediante un campo magnético, lo que, científicamente, se comprueba. El problema es producir un campo electromagnético lo suficientemente fuerte como para contener una cuchilla, bueno, el sable de luz tendría que construirse literalmente dentro de una caja recubierta de electroimanes, lo que lo convierte en una especie de proyecto científico inútil”.

Tal como explican en New York Post, para resolver el dilema el ingeniero empleó lo que se denomina “flujo laminar”. Para ello se usa gas de petróleo licuado, o propano, con oxígeno y se los envía a través de boquillas laminares. Tal como señala Hobson, es una “herramienta especializada para ingenieros, que genera un flujo de gas altamente concentrado para crear un haz de plasma”.

Por otra parte, al añadir ciertos químicos es posible crear diferentes colores para el sable. Por ejemplo, con cloruro de socio el rayo se vuelve amarillo, azul con cloruro de estroncio, y con ácido bórico se consigue una tonalidad verde.

Eso sí: el invento tiene ciertas limitaciones. Para comenzar, la espada debe estar conectada a una mochila que ofrece la energía necesaria y un circuito que controla el flujo de gas. Esta réplica arde a 4.000 grados Farenheit y es capaz de cortar acero. El que quiera conseguir uno de estos chiches deberá desembolsar cerca de 4.000 dólares, el costo aproximado para lograr construir un sable semejante.

Semejante trabajo y dedicación dieron sus frutos: al momento de la publicación de este repaso, el video supera las 13 millones de visualizaciones… y va por más.

Fuente: TN

Comentarios