Uruguay: proponen “pulseras electrónicas” para controlar el ingreso de argentinos

Luis Lacalle Pou anunció que solo dejará ingresar al país a aquellos que tengan residencia. Autoridades de Maldonado le plantearon una alternativa para ampliar la entrada de turistas.

Por Redacción

lunes 2 de noviembre, 2020

El Departamento de Turismo de Maldonado, en Uruguay, le presentó al presidente Luis Lacalle Pou “una idea original” para que deje ingresar a extranjeros no residentes este verano: una pulsera electrónica, “al estilo de las tobilleras”, que permita controlar sus movimientos en medio de la pandemia de coronavirus.

El 22 de octubre pasado, el mandatario uruguayo había anunciado el cierre de fronteras durante el verano debido al aumento de contagios de COVID-19 que se había registrado en los últimos días. “Es una decisión difícil y muchos no la van a compartir, pero los elementos son contundentes”, justificó en aquel anuncio. La decisión permite que solo puedan entrar al país aquellas personas hayan tramitado la residencia.

Esta medida llevó a que el director departamental de Turismo de Maldonado, Luis Borsari, le presentara al viceministro de la cartera nacional, Remo Monzeglio, una propuesta para tener un mayor control sobre los visitantes, y que esto permita que se pueda ampliar las posibilidades de ingreso al país a los no residentes, que hoy tienen prohibido entrar.

En diálogo con el diario local El País, Borsari explicó que, además del turismo interno, su departamento, en el cual se encuentra Punta del Este, espera recibir alrededor de 200.000 uruguayos que viven en el exterior y a extranjeros que tienen propiedades y residencia allí. “A ellos les tendría que pasar algo muy grave para faltar en la temporada”, asumió el titular departamental de la cartera de Turismo.

A su vez, contó que cerca de 20.000 extranjeros se instalaron en los últimos meses en sus casas de veraneo, ubicadas dentro de Maldonado, para pasar la cuarentena. Entre ellos, la diva argentina Susana Giménez. Así como también algunos uruguayos de otras ciudades decidieron mudarse allí atraídos por los precios de venta y alquiler. Según el funcionario departamental, gracias a ellos se vivió “un invierno atípico con mucho movimiento”.

Más allá de esta situación, los referentes del sector sostienen que el uso de una “pulsera electrónica” podría ser una solución viable para dejar ingresar a los no residentes y mantenerlos controlados dentro del territorio. “Reúnen todas las condiciones y están ávidos de venir. Algunos llevan 35 años veraneando acá pero jamás pensaron en sacar la residencia”, señaló Borsari.

Según explica el artículo del diario uruguayo, la autoridad de Maldonado cree que sería viable exigirle a los turistas que ingresen con una pulsera electrónica cuyo costo deberán cubrir ellos mismos. En caso de incumplir con la cuarentena obligatoria, ante una denuncia, la misma se activaría para chequear su localización. Para ello, debería montarse una oficina de vigilancia, que Borsari considera que debería ser gestionada por las fuerzas armadas.

La semana pasada, el director de Salud del departamento uruguayo de Río Negro, Andrés Montaño, advirtió en diálogo con la televisión que los argentinos no cumplen con la normativa vigente impuesta por el país para luchar contra el coronavirus.

Según explicó, que hay personas que ingresan por el puente internacional de Fray Bentos- Puerto Unzué que, cuando se los intenta localizar, “no atienden el teléfono", lo que les genera un problema sanitario grave.

Montaño ejemplificó con un caso que había sucedido el día anterior. “Ayer entraron 24 ciudadanos argentinos, por las excepciones, y solo a uno pudimos localizar”, se quejó la autoridad en Salud, y agregó: “No pudimos comprobar que cumplan cuarentena. Es un tema que nos preocupa”.

Comentarios