Biden, más cerca del triunfo: ahora supera a Trump en Pensilvania y Georgia

Escrutado el 95% en su estado natal de Pensilvania, Biden reunía 5.587 votos más que el presidente Donlad Trump, luego de haber llegado a tener una desventaja inicial de más de 600.000 sufragios.

Por Redacción

viernes 6 de noviembre, 2020

El candidato demócrata Joe Biden tomó este viernes la delantera en el recuento de votos en Pensilvania y Georgia y quedó aún más cerca de convertirse en presidente electo de Estados Unidos tras una histórica elección contra el actual mandatario Donald Trump.

Escrutado el 95% en su estado natal de Pensilvania, Biden reunía 5.587 votos más que el presidente Donlad Trump, luego de haber llegado a tener una desventaja inicial de más de 600.000 sufragios.

En Georgia, escrutado el 99% de los votos, Biden aventajó hoy a Trump y ahora lo supera por 917 votos en ese estado históricamente republicano, según cifras oficiales citadas por las cadenas Fox News y CNN.

Trump necesita sí o sí los 16 votos electorales de Gerogia y los 20 de Pensilvania para mantener vivas sus esperanzas de ser reelecto tras los comicios del martes pasado.

La Presidencia se definirá en Pensilvania y Georgia otros dos estados competitivos, donde aún sigue el escrutinio y donde todavía no fue proyectado un ganador por los medios de Estados Unidos.

Biden está a seis electores de los 270, así que será presidente electo si gana cualquiera de esos estados, entre los que se incluyen además Carolina del Norte, donde Trump iba al frente, y Nevada, donde estaba primero el demócrata.

El repunte de Biden en Georgia y Pensilvania comenzó cuando se empezaron a computar los millones de votos llegados por vía postal, un terreno en el que los demócratas han dominado históricamente.

Trump, que ha denunciado fraude y recurrido a la Justicia para frenar el recuento en varios estados decisivos, insistió ayer falsamente desde la Casa Blanca con que los votos que fueron emitidos antes o durante la elección, pero contados después, son "votos ilegales".

"No podemos aceptar una elección robada, esto va a terminar en un desastre", dijo el mandatario, de 74 años.

Comentarios