La desopilante historia de un joven delincuente que terminó en Mar del Plata

Fugado de la casa de contención en Tandil cometió robos, se vino a Mar del Plata donde fue detenido tras un hurto en una Galería céntrica. Lo llamativo es que tenía en ese momento una sonda intravenosa colocada tras un coma alcohólico. Recibió la condena mediante un juicio abreviado.

Por Redacción

martes 10 de noviembre, 2020

Por Marcelo Marcel

El raid delictivo había terminado de la peor manera para Fabián Kevin Terán (19), quien finalmente fue juzgado por el TOC  Nº1 del departamento judicial de Tandil, cuando el juez Gustavo Agustín Echevarría lo sentenció a cuatro años de prisión de efectivo cumplimiento.

Terán fue considerado autor penalmente responsable del delito de “Robo agravado por el uso de arma cuya aptitud de disparo no pudo ser acreditada”, por el hecho cometido en Tandil y el “Hurto”, perpetrado en Mar del Plata.

Pero bien merece ser contada la historia de este raid, con pasajes desopilantes e increíbles propios de un guion de una película de suspenso.

Entre las 5 y las 6.15 del 16 de mayo de 2018, Kevin Fabián Terán junto a un cómplice, previo forzar la persiana de madera de una de las ventanas laterales, ingresó a la vivienda de calle Colombia al 1000 portando un arma de fuego, con la que intimidó a un joven que residía en la casa, propinándole un golpe de puño en la cara, para luego obligarlo a que atara a sus dos hermas de 12 y 10 años. Una vez maniatadas, obligó al chico a recorrer la casa en busca de dinero y demás elementos de valor, reconstruye El Eco.

Así, se alzó de celulares, televisores, consola de Xbox, joyas y unos 300 mil pesos. Ya con conformes con el botín, ataron a la víctima con los cables de teléfono, una bufanda y un cinto que se encontraba en el lugar, para así darse a la fuga.

Al día siguiente del atraco, Terán concurrió a la escuela, donde los docentes notaron con extrañeza el estado en que se encontraba el alumno, además de llamarle la atención que andaba con fajos de dinero en billetes de quinientos pesos. Dicha circunstancia motivó a los preceptores para que dieran inmediato aviso al director del Centro de Contención donde el joven residía.

Allí, el joven la manifestó que Terán lo había amenazado para que se fugara con él, pero que luego logró zafar y decidió regresar. Asimismo, delató a Terán, señalando que había cometido un robo grande, donde había sustraído mucha plata.

A las pocas horas del hecho, se practicó un allanamiento en el Hogar, donde se hallaron algunas de las pertenencias de la familia que había sufrido el atraco, elementos secuestrados precisamente en el compartimiento donde Terán guardaba sus pertenencias.

LLEGÓ A MAR DEL PLATA

A los tres días de aquel suceso delictivo, el profugado sería aprehendido en la ciudad de Mar del Plata, portando una importante suma de dinero y luego de escaparse del hospital donde había quedado internado por un coma etílico.

En efecto, a media mañana del 19 de mayo de 2018, en la Guardia del Hospital Interzonal General de Agudos, sito en calle Juan B. Justo 6701 de la ciudad de Mar del Plata, Kevin Fabián Terán se apodero ilegítimamente de un celular marca IPhone de color plateado y una campera de cuerina de color negra; elementos que le pertenecían a otro joven que estaba también en la guarda hospitalaria, víctima de un accidente de tránsito.

De la probatoria volcada al expediente, se acreditó que Terán y el otro joven hospitalizado tuvieron un ocasional encuentro en la guardia. Que en dicho lugar y luego de una breve charla, el lesionado le prestó a Terán su celular y su campera para que el mismo pudiera dar aviso a la familia de su estadía en dicho hospital, circunstancia que éste aprovechó para huir del lugar muñido de ambos elementos. También el testigo víctima del hurto supo relatar que antes de salir de la guardia, Terán tenía colocado un catéter de vía intravenosa que intentaba sacarse por sus propios medios.

Finalmente, su alocado raid culminaría media hora más tarde, cuando Terán fue aprehendido por particulares cuando intentaba sustraer elementos de un local comercial de la Galería Cristal ubicada en pleno centro.

Ya apresado en la ciudad, recientemente Terán fue notificado de la sentencia en su contra, tras el acuerdo que arribaron las partes para sellar un juicio abreviado.

El joven fue condenado a la pena de cuatro años de prisión de efectivo cumplimiento, considerado autor penalmente responsable del delito de “Robo agravado por el uso de arma cuya aptitud de disparo no pudo ser acreditada”, por el hecho cometido en Tandil y “Hurto”, por el suceso protagonizado en Mar del Plata.

Comentarios