Día Mundial contra la Obesidad

Es una fecha establecida por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Por Gimena Rubolino

jueves 12 de noviembre, 2020

El 12 de noviembre se conmemora el Día Mundial contra la Obesidad. Es una fecha establecida por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

La misma pretende la toma de conciencia sobre esta problemática de salud, además unificar criterios y esfuerzos para dar respuestas y soluciones a esta situación que ya constituye una epidemia a nivel internacional y nacional. La prevención como el principal factor de lucha contra esta enfermedad.

Se caracteriza por exceso de grasa en el cuerpo que puede depositarse en partes que no nos gustan, afectando nuestra imagen corporal pero también puede ir al hígado, músculo, cerebro y riñón alterando el funcionamiento. Por lo tanto, esta enfermedad es el punto de partida para padecer muchísimas otras como la insulinoresistencia, la hipertensión, el aumento del colesterol, la diabetes y algunos tipos de cánceres.

El tratamiento de un paciente obeso es complejo, largo y su abordaje requiere el trabajo inter y multidisciplinario de varios actores de salud capacitados para el tratamiento de esta enfermedad que claramente no es “hacer dieta”, simplemente porque comer mucho y moverse poco no es la única causa de aumentar de peso.

Datos estadísticos

En Argentina, según la última encuesta de factores de riesgo del año 2019, el 61,6% de la población tiene exceso de peso, el 36,2% tiene sobrepeso y el 25,4% tiene obesidad. Esto representa un grave problema para la salud pública y un gran desafío para los profesionales de la salud, ya que demuestra que 6 de cada 10 argentinos padecen aumento de peso.

Los resultados son muy alarmantes podemos observar que un poco más del 60% de los argentinos tiene sobrepeso u obesidad a causa principalmente del sedentarismo, hábitos alimentarios desequilibrados reflejados por una muy baja ingesta de vegetales de frutas y cereales integrales y una alta ingesta de azúcares dulces grasas, principalmente saturadas.

La puerta a otras enfermedades

La principal preocupación es que esta problemática no viene sola. El sobrepeso y la obesidad es la madre de casi todas las enfermedades crónicas no transmisibles, como la diabetes tipo 2, hipertensión lidipidemias, o alteración de los lípidos de la sangre e incluso el cáncer. Los estudios y líneas de trabajo han demostrado que la principal herramienta es la prevención de la enfermedad y la promoción de la salud. Por esta razón a la fecha lo ideal es construir buenos hábitos alimentarios desde la niñez, acentuarlos en la adolescencia y continuarlos en la adultez.

La obesidad es una enfermedad crónica

El diagnóstico precoz del sobrepeso y la obesidad, así como su tratamiento evitaría numerosas patologías como la diabetes tipo 2, la enfermedad cardiovascular y algunos tipos de cáncer.  La obesidad es una enfermedad crónica. En su patogénesis contribuyen factores genéticos, medioambientales y de comportamiento. Sin embargo, intervienen otros factores de riesgo emergentes como la deuda se sueño, los disruptores hormonales, el desacople entre una exitosa campaña anti tabaco y ausencia de campaña anti obesidad, la temperatura constante de los ambientes, el uso de fármacos que generan ganancia de peso, una microbiota intestinal no adecuada, estrés, entre otros.

Tips

  • Comenzar con una actividad física sostenida, paulatina y posible para cada paciente.
  • Realizar un plan alimentario adecuado a la situación particular del individuo (gustos, rutina) con un Lic. en Nutrición.
  • Manejar las emociones y el cambio con un profesional de la salud mental.
  • Realizar tratamiento médico de acuerdo a la situación especial de cada paciente con el médico especialista en Nutrición, quien no solo realizará el correcto diagnóstico y tratamiento de la obesidad sino de las enfermedades asociadas al exceso de peso.

Comentarios