Concejal de Montenegro respaldó a la ministra porteña Acuña: “Es una actitud miserable de los docentes”

Lo afirmó Guillermo Volponi. La ministra de Educación de Caba insistió en criticar a los docentes que ven las aulas "como un espacio de militancia". En Mar del Plata, el bloque de concejales K repudió las expresiones de la funcionaria de Rodríguez Larreta.

Por Redacción

martes 24 de noviembre, 2020

Este martes, la ministra de Educación porteña, Soledad Acuña, reiteró durante una conferencia de prensa que "hay un grupo no mayoritario" de docentes que entiende a las aulas "como un espacio de militancia" y sostuvo que sus dichos en los que caracterizó a los maestros como "de los sectores cada vez más bajos" y "más grandes de edad" fueron explicados en una carta que envió el viernes último.

"Estoy convencida que la mayoría de los docentes entendemos la escuela como un lugar donde tenemos que enseñar a pensar y no decirles qué tienen que pensar. Pero sabemos que hay un grupo que no es mayoritario, que entiende el lugar como un espacio de militancia y vamos a trabajar para que esto no sea así, y que sea un lugar diverso y con pluralidad de voces", expresó la ministra porteña.

En este marco y en relación a las críticas que había formulado a los docentes durante una charla por Zoom, que trascendieron la semana pasada, Acuña señaló: "Ya se los dije a todos los docentes en una carta que les envié a cada uno de ellos", en referencia a un texto que les envió el viernes último.

"Hace cuatro meses que con mi equipo trabajamos más de 12 horas por día para que los chicos vuelvan a la escuela y de eso no nos van a sacar; vamos a seguir trabajando con el mismo empeño para lograrlo", afirmó la titular de la cartera educativa porteña.

En un charla por Zoom que trascendió la semana pasada, la ministra porteña había advertido sobre una "raíz de la militancia política en las aulas, que está en la formación docente".

"Un docente que aprende bien sabe que lo que tiene que hacer es enseñar a pensar, no decirle a los chicos en qué pensar", había indicado en esa oportunidad, y pedido a las familias de los alumnos "que hagan las denuncias" de los casos de "bajada de línea en el aula para poder intervenir y trabajar con la conducción y los docentes", lo que generó el repudio de los gremios docentes y dirigentes políticos, y el respaldo a su figura por parte del Gobierno de la ciudad y referentes de Juntos por el Cambio.

En Mar del Plata, el bloque de concejales del Frente de Todos presentó un proyecto de resolución con el objetivo de repudiar los dichos vertidos por la Ministra de Educación de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Soledad Acuña.

Las declaraciones son ni más ni menos que la síntesis de la valoración de la educación pública de una fuerza política que cuando ejerció el gobierno nacional y de nuestra provincia, relegó a la educación pública mediante recorte de fondos en un 35%”, indicaron los ediles kirchneristas.

Y destacaron que “desde las responsabilidades institucionales debemos poner en valor el trabajo docente y especialmente a quienes sostuvieron en el contexto pandémico, la tarea ininterrumpida de educar, sostener y acompañar a los y las estudiantes, campeando las dificultades sanitarias, tecnológicas e individuales”.

“Por ser además la máxima autoridad educativa de la ciudad es particularmente grave las declaraciones que no sólo rayan la discriminación y el prejuicio, sino también la violencia verbal. Es muy preocupante que quien deba diseñar e implementar la política educativa de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires se manifieste de esa forma hacia los docentes porque los descalifica a ellos y a toda la comunidad educativa”, subrayaron.

Por su parte, el concejal del Pro, Guillermo Volponi, defendió a la funcionaria de Horacio Rodríguez Larreta. En la red social Facebook, el edil oficialista sostuvo que “a propósito del adoctrinamiento en las escuelas, digamos que no sólo ocurre en las escuelas públicas, también ocurre en los colegios privados. ‘Profesores’ con ideologías de izquierda, socialistas, también lo hacen de manera impune o solapada según la dirección del establecimiento que lo permita. No debemos dejar que ocurra más, hay que denunciarlos urgentemente con las autoridades”.

A continuación, consideró que “es una actitud miserable de los docentes ya que son plenamente conscientes que sus actos son políticos dentro del aula, los chicos y chicas no pueden defenderse de inescrupulosos y prepotentes que militan políticamente frente a sus alumnos. Por eso merecen el repudio la denuncia y la sanción a quienes pretendan adoctrinar en las aulas”.

A su vez, recalcó que “los establecimientos que permiten a sus docentes adoctrinar son cómplices al igual que sus directores si no hacen nada al respecto. Los alumnos van a sus escuelas para aprender a pensar, no a qué les digan que tienen q pensar. Es tan básico y simple como eso”.

Militar no es enseñar sino lo contrario; instruir políticamente. Enseñar es dudar, experimentar, pensar en contra de uno mismo, como decía Sartre. Enseñar es pensar y suspender metodológicamente las propias creencias. La militancia es verticalista. La docencia es democrática”, sentenció.

Comentarios