Cristian Rosso: "Me propuse no pensar tanto en el futuro y vivir cada día"

El remero marplatense analizó los meses de pandemia y su regreso a los entrenamientos, ya con la mente puesta en los Juegos Olímpicos de Tokio.

Por Redacción

lunes 7 de diciembre, 2020

El remero marplatense Cristian Rosso, finalista en los Juegos Olímpicos de Londres 2012 y múltiple medallista panamericano, volvió a los entrenamientos con su bote en julio, luego de tres meses y medio de confinamiento, y admitió que, tras ese tiempo, se propuso "no pensar tanto en el futuro y sí en el día a día", filosofía "muy diferente" a la que aplicó en su extensa carrera, al tiempo que afirmó que modificó radicalmente su "nivel de exigencia".

"En la primera semana de julio empecé a entrenar en la Laguna de los Padres, en la pista panamericana de remo. Además, también se puede salir a correr y andar en bicicleta. Todo con sus respectivos cuidados y horarios. Entre esas tres actividades es que estoy llevando adelante esta vuelta a entrenar y a ponerme de a poco bien físicamente", explicó Rosso en una entrevista con la agencia Télam.

"Después de estos meses, me propuse no pensar tanto en el futuro y vivir cada día. Es el pensamiento sobre el futuro lo que genera la ansiedad. Así que me siento mucho mejor aplicando esta filosofía, por cierto muy diferente a la que aplique durante toda mi carrera deportiva", explicó la máxima figura del seleccionado nacional.

Y destacó: "Para mí, el desafío más grande fue la parte psicológica. El estado físico siempre es más fácil, es hacer lo que sabés que tenés que hacer, esforzarte y tarde o temprano lo conseguís. Lo mental es mas desafiante, no tan matemático. Este periodo fue una oportunidad única para aprender a no ser controlado por los pensamientos".

Rosso, de 36 años, es el remero argentino que alcanzó la mayor cantidad de finales A (del primero al sexto puesto) en Copas del Mundo: seis. Lo logró con Ariel Suárez, en doble par, (plata) en Hamburgo, Alemania, 2011 y la misma posición en Múnich, Alemania, 2012; fue sexto en single scull (Eton, Gran Bretaña, 2013); cuarto con Rodrigo Murillo, en doble par, en Varese 2015 y sexto en Poznan 2017, ubicación que repitió en Lucerna (Suiza) el mismo año.

Rosso logró junto con Suárez acceder a la final A en los Juegos Olímpicos en Londres, Inglaterra, 2012, prueba en la que terminó cuarto en la prueba doble par.

"Perdí motivación cuando anunciaron que se postergaban los Juegos. Ya estábamos en la etapa final, quedaban los últimos cuatros meses después de muchos años de preparación. Pero una vez que asumí que no dependía de mí, me serené y aproveché para desestructurarme después de tantos años de intensidad", explicó el deportista.

Rosso, que también es abogado, reconoció: "Modifiqué enormemente mi nivel de exigencia. Lo disminuí. Con ninguna competencia cercana, y a mi edad, no tiene ningún sentido querer estar todo el año a tope".

"Ahora entreno todos los días y la sensación fue como empezar de nuevo. El físico se desacostumbra rápido, pero con un poco de paciencia también se adapta relativamente rápido. Así que es cuestión de darle tiempo sin desesperarse", puntualizó.

El marplatense ganó la medalla de plata en Juegos Panamericanos de Río de Janeiro 2007 (en cuádruple par), de oro en los Guadalajara 2011 (doble par y cuádruple); de plata (doble par) y bronce en cuatro sin timonel en Toronto 2015, y de oro en doble par y en cuádruple par en Lima, Perú, 2019.

"Serenarme, no volverme loco, ser consciente que es una situación que no puedo controlar, ocuparme de lo que depende de mí y, sobre todo, disfrutar de vivir sin estar postergando o condicionando la felicidad a un objetivo a alcanzar", concluyó Rosso sobre los aprendizajes que le dejó la pandemia.

Comentarios