Cómo cambiar hábitos sin caer en consejos de moda

Cómo cambiar hábitos sin caer en consejos de moda

La licenciada en Nutrición Delfina Fahey nos explica qué podemos hacer para mejorar nuestros hábitos.

Por Gimena Rubolino

viernes 11 de diciembre, 2020

Los medios de comunicación pueden generar un impacto positivo sobre la vida de las personas.  Sin embargo, desde el auge de las redes sociales podemos ver muchas cuentas de famosos influencers con estereotipos corporales extremadamente delgados que suelen ser referentes de jóvenes.

Además, exponen los hábitos alimentarios que realizan o el tipo de ejercicio que siguen pudiendo poner en peligro la salud de ellos mismos y de sus seguidores.

Es importante generar consciencia sobre la prevención de los desórdenes alimentarios. Especialmente cuando se trata de adolescentes y jóvenes que por el afán de querer adelgazar suelen buscar opciones mágicas de descenso de peso” detalla la nutricionista Delfina Fahey.

Acerca de las dietas

Las dietas tienen un final, si fueran una verdadera solución para bajar de peso de peso no existieran índices tan elevados de obesidad en el mundo.

Seguir dietas restrictivas y un camino rápido para adelgazar no siempre es bueno. Tener en cuenta el aspecto sociocultural de la comida y contemplar que nuestra conducta alimentaria está relacionada con las emociones es lo ideal para aprender a cambiar hábitos alimentarios, sin caer en dietas détox” explica Fahey.

Para encontrar un peso que sea sostenible en el tiempo, es importante realizar una consulta con un licenciado en nutrición que evalué la edad, el sexo, intolerancias, enfermedades de base, análisis clínicos, IMC, antecedentes de tratamientos previos, peso máximo, peso mínimo, peso que desee alcanzar el paciente y que se puede alcanzar en función a los hábitos, las preferencias alimentarias, para el diseño de un plan personalizado”.

 Consejos claves para poner en práctica

  • Evitar hablar sobre los cuerpos ajenos (no hacer comentarios negativos)
  • Buscar un peso cómodo y saludable. Entender que no existe el cuerpo perfecto.
  • Establecer un orden en cuanto a las porciones (no es lo mismo servirse tres milanesas que una).
  • Realizar elecciones de alimentos más saludables.
  • Planificar un menú saludable.
  • Realizar una actividad física placentera.
  • No pesarse a diario, siempre hay variaciones de peso a lo largo del día, el momento para pesarse es solo cuando haces la visita al control nutricional.
  • La persona que ya adelgazó, debe guardar una sola prenda de su peso de cuando estaba excedido para saber que no tiene que volver nunca a ese peso.
  • Las dietas aumentan los niveles de cortisol, la hormona del estrés, que a niveles excesivos puede generar la necesidad recurrir a antojos de alimentos hipercalóricos. Conviene no prohibirse alimentos, solo tener criterio y priorizar los alimentos saludables.
  • Cuando existe obesidad una reducción del 5% al 10% del peso corporal es beneficiosa para minimizar el riesgo de padecer patologías asociadas a la obesidad como diabetes, hipertensión, accidentes cerebrovasculares y enfermedad coronaria.
  • Tomar suficiente líquido.
  • Dormir al menos 7 horas diarias.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Comentarios