Fuertes cuestionamientos del exdirector del Cema contra funcionarios del Pami en Mar del Plata

Julio Tuseddo denunció “desmanejos” en la obra social de los jubilados. “Toda esta serie de desajustes terminaron en el brote de coronavirus que luego se extendió a toda la ciudad”, disparó.

Por Redacción

lunes 18 de enero, 2021

Por Carlos Walker 

El exdirector del Centro de Especialidades Médicas Ambulatorias (Cema), Julio Tuseddo, lanzó duros cuestionamientos contra los funcionarios nacionales que están a cargo del Pami en Mar del Plata. La dependencia local está conducida por Fernando Mogni, un dirigente del Frente de Todos, vinculado familiarmente a la titular de Anses, Fernanda Raverta.

En las redes sociales, el exfuncionario del exintendente Gustavo Pulti afirmó que “la gestión de los dirigentes locales en municipio, hospitales, zona sanitaria y Pami, la entiendo de mala a muy mala, así como no adecuada la actitud de quienes tienen la obligación de observar los errores para corregirlos”. “Es preocupante observar una actitud obsecuente que poco contribuye al crecimiento de cualquier proyecto, en este caso el de la justicia social”, disparó.

A continuación, detalló que “empezamos por la obra social de los jubilados (Pami). Se debe reconocer lo que ha mejorado en Pami con respecto a la desastrosa gestión de Cambiemos. Se amplió de manera significativa la cobertura de medicamentos, lo que implica un aumento indirecto al ingreso de los jubilados y se hizo efectiva la apertura de los hospitales del bicentenario, estructuras que quedaron terminadas y listas para dar servicios pero que Vidal decidió dejarlos cerrados a pesar de la necesidad de los afiliados. Otro escenario muy diferente observo a nivel local”.

Al mismo tiempo, Tuseddo afirmó que “ya comenté en alguna oportunidad sobre los oídos sordos a mis advertencias a la obra social de los jubilados sobre los desmanejos en la gestión del Hospital Houssay cuando se estaban sucediendo. Los trabajadores de ese centro me consultaban frecuentemente porque se tomaban decisiones sin consultar al recurso humano, no se incentivó el trabajo en equipo y se ponían en acción planes que no tenían desarrollo sensato. Advertí en varias oportunidades sobre esta situación y de los potenciales riesgos a los que se exponía a los pacientes, el recurso humano y la institución, pero lejos de escuchar las observaciones solo se intentó catalogar las críticas de quien suscribe como las de un desestabilizador. Toda esta serie de desajustes terminaron en el brote de coronavirus que luego se extendió a toda la ciudad”.

Y puntualizó que “podemos agregar que los servicios de salud del Pami aunque han tenido progresos (la dirección de los Dres. Pereyro y Fidel en los hospitales Español y Houssay respectivamente han sido buenas medidas) los resultados en términos generales son pobres. Debemos tener presente que está en juego la calidad y la vida de personas vulnerables como son los adultos mayores por lo que no es argumento totalmente válido el de la escasez de recursos que aunque puede limitar proyectos, no justifica la ausencia de otras acciones del ámbito de los procesos que pueden optimizar los servicios y también ahorrar dinero (al reducir lo que quienes gestionamos definimos como el ‘costo de la no calidad’)”.

A su vez, el exfuncionario sostuvo que “hay una ausencia de hecho del rol natural de auditor de los servicios que reciben los adultos mayores tanto en el primer nivel de atención como en el hospitalario por lo que los malos tratos que reciben los afiliados por parte del sistema siguen siendo moneda corriente y los gestores no toman acciones correctivas”.

Además, consideró que “sigue pendiente potenciar el desarrollo de los servicios del Hospital Houssay en cantidad y calidad. En principio no puedo dejar de mencionar lo que percibí como un distribución de cargos entre militantes, cuestión que quizá sirve para devolver favores que no contribuye al desarrollo de las potencialidades de ese centro. Este hospital tiene la gran oportunidad de ser el ‘Hospital El Cruce’ de los jubilados, los afiliados hoy deben pagar por servicios de alta complejidad en instituciones privadas (empobreciéndose en ese acto) o son trasladados a otras Ciudades (con las consecuencias personales y familiares) cuando podrían ser atendidos en ese centro, que dando servicio a los que lo necesitan resuelve dos problemas, el sanitario y además ahorra mucho dinero al instituto y a las personas”.

Por otra parte, el médico dijo que “no se trata solo de brindar servicios, los mismos deben ser de calidad, y Pami no gestiona ni calidad ni seguridad de los servicios que ofrece de manera directa o a través de sus contratados. Este factor no es menor, puesto que es claro que no gestionar la seguridad de la atención expone a los usuarios a riesgos de daños provocados por los servicios de salud".

“Todas estas deudas están pendientes y escasamente se han saldado. Es probable que la pandemia pueda haber tenido alguna influencia, es un factor innegable, pero es hoy cuando se hace necesario planificar los cambios que permitan pensar servicios de salud con la calidad que los adultos mayores merecen. Por último resaltar la necesidad de que los afiliados participen activamente en la gestión de su obra social es una deuda histórica con ellos”, agregó.

A renglón seguido, el profesional de la salud remarcó que “en síntesis, el Pami en nuestra geografía sigue siendo usado como un espacio de política partidaria en lugar de ser una institución de política sociosanitaria. La falta de calidad de sus servicios genera ineficiencia por lo que se malgastan recursos, es muy costosa porque la no calidad se paga, es muy inequitativa con la consecuente injusta distribución de sus recursos, puede causar daño, porque los servicios no seguros pueden provocar más daños que beneficios y finalmente afecta la credibilidad de los servicios de salud que ofrece, un fenómeno que ya es visible perdiendo legitimidad su existencia”.

“Advierto que todas estas observaciones nunca fueron atendidas por las autoridades. Tengo claramente presente cuando en la campaña a intendente se resaltó el valor de la participación de todos y todas en la construcción del proyecto, factor que entendí meritorio, uno de los motivos por el cual decidí apoyar esa propuesta. Evidentemente algo cambió porque lejos de esa metodología se ha nucleado un grupo de dirigentes de manera sectaria, haciendo y deshaciendo sin atender las críticas bien intencionadas, una especie de universo obsecuente donde todo lo que dice el grupo con poder no está sujeto a discusión y quienes puedan disentir son el enemigo”, sentenció el extitular del Cema.

Comentarios