"Aprendimos a buscar Justicia, no como venganza, sino como reparación histórica"

Así se señaló en un documento elaborado por el Concejo Deliberante en el marco de la Sesión Pública Especial que se realizó para conmemorar el 45º aniversario del Golpe de Estado, en el marco del Día Nacional de la Memoria, la Verdad y la Justicia.

Por Redacción

miércoles 24 de marzo, 2021

Con la presencia del intendente Guillermo Montenegro, el Concejo Deliberante realizó este miércoles la Sesión Pública Especial para conmemorar el 45º aniversario del Golpe de Estado, en el marco del Día Nacional de la Memoria, la Verdad y la Justicia.

"Hoy recordamos la importancia de cuidar nuestra democracia, que representa valores que nos tienen que guiar en nuestro trabajo diario.
La democracia es dialogar, escuchar y trabajar para erradicar las desigualdades, sin descalificar al otro. Esa es y será siempre mi guía", afirmó el jefe comunal.

Durante la sesión especial se entonaron las estrofas del Himno Nacional Argentino y se izó el Pabellón Nacional. También se proyectó el video “Historias de Abuelas. La identidad no se impone”, realizado por personal del Teatro Auditórium-Centro Provincial de las Artes. Y a continuación, otro video sobre la campaña “30.000 árboles. Plantemos Memoria”. Por ello, integrantes del Honorable Concejo Deliberante plantaron un árbol en Parque Camet.

En declaraciones a El Marplatense, el presidente del Concejo Deliberante, Ariel Martínez Bordaisco, indicó que "nada que festejar, pero sí mucho para recordar. No se puede construir ni un presente ni futuro, sin recordar lo que sucedió y el compromiso irrestricto en el ámbito de la democracia de todas las fuerzas políticas de decir nunca más".

En ese sentido, subrayó que "este Concejo estaba cerrado, era un depósito y se usaba ocasionalmente para el ensayo de la banda militar. Imagínense el mensaje que eso deja. Yo soy hijo de la democracia, es importante recordar en todo momento. No olvidar y defender la democracia como forma de vida".

"Mucha emoción. Alfonsín y todos los argentinos eligieron un camino, una salida hacia la democracia. La figura de él fue clave en un proceso muy difícil, enjuició y condenó a los máximos responsables de este terrorismo de Estado, en un hecho inédito en el mundo", destacó el edil radical, y añadió:  "La cuidó , la protegió, aún con el propio cuerpo. Por eso en honor a ese esfuerzo que se hizo, a ese movimiento épico histórico, todos debemos comprometermos. Cuidarnos nuestra democracia, defendiéndola del mensaje de odio, esa es nuestra tarea".

Por su parte, los Organismos de Derechos Humanos también dieron a conocer un documento conjunto, en el marco de una fecha donde debido a la vigencia de la pandemia por la Covid-19 no pudieron hacerse presentes en el recinto ni llevar a cabo la habitual ronda de las Madres.

Y a continuación hizo uso de la palabra Ledda Barreiro, de Abuelas de Plaza de Mayo, filial Mar del Plata. “La identidad es fundamental, ya todos sabemos lo que pasó el 24 de marzo. Por eso destaco que este Honorable Concejo Deliberante es el único que tiene las fotos de los desaparecidos en su recinto”, dijo.

Por su parte, en el documento del HCD se señaló que “hemos recorrido 45 años desde el 24 de marzo de 1976. Hemos recorrido un camino de dolor. Mientras la muerte arrasaba como un huracán, mientras el silencio cómplice tiraba paladas de tierra en las fosas comunes, mientras el miedo era el único aire que se podía respirar, un grupo de mujeres dijo no. Se plantaron frente al horror, firmes y fuertes, dispuestas a luchar. Aunque no creyeron que deberían luchar toda la vida, así lo hicieron. Alzaron sus voces y sus puños a un cielo negro. Y gritaron por la vida, con la voz de todos los que ahora se llamaban huérfanos, porque así se les dice a los que han perdido a sus padres; con la voz de todos a los que ahora se los llamaba viudos o viudas, porque se habían llevado a sus compañeros de vida.
Gritaron con esa voz, que era y es la voz de los secuestrados, torturados, de las violadas, vejadas, de los bebés robados, de las madres asesinadas después de parirlos en cautiverio. Gritaron con la voz de sus propios hijos e hijas desaparecidos. Nadie sabe cómo llamar a quienes les asesinan a sus hijos, porque antes perder un hijo o hija no tenía nombre. Entonces, como seguían gritando, las llamaron locas”.

A continuación, se remarcó que “eran Madres, también Abuelas, muchas de ellas. Nada ni nadie las iba a hacer abandonar nunca la lucha. En plena dictadura cívica militar, fueron ellas las primeras voces que ante el silencio de muchos, denunciaron al mundo los horrores cometidos por la dictadura. Fueron ellas quienes plantaron Memoria con sus propias manos, que también acarician, que atan pañuelos, que encuentran nietos y nietas. Y esa siembra ha echado raíces que nos atraviesan, porque son nuestra historia”.

“Hemos recorrido 45 años desde el 24 de marzo de 1976. Hemos recorrido un camino de dolor. Aprendimos a buscar Justicia, no como venganza, sino como reparación histórica. Aprendimos que esa Justicia, al igual que la Verdad y la Memoria, no eran consignas, qué simpleza, eran perspectivas desde donde construir la Democracia, y desde donde alimentarla, sostenerla, protegerla. Y es la Memoria, justamente, un ejercicio sustancial que cuando deja de practicarse sobrevienen sobre los días los ecos del horror. Y en esa necesidad permanente de ejercitar la Memoria, avanzamos. Crecemos. Mejoramos”, se añadió.

Y se puntualizó: “Este Cuerpo ha ejercitado la memoria a través de diversas acciones llevadas a cabo a lo largo de los años. La Ordenanza 11332 que impone el nombre de 'Bosque de la Memoria' a un área del Parque Camet en homenaje a los detenidos desaparecidos marplatenses, el Decreto 923 del Cuerpo sobre la convocatoria a Sesión Especial todos los 24 de marzo, la Ordenanza 10461 estableciendo jornadas conmemorativas y de reflexión en los establecimientos educativos municipales sobre lo acontecido el 24 de marzo de 1976, entre otras; todas acciones donde no olvidar ha sido la consigna y el norte a seguir como principio de una nueva Argentina.
Y como ejercicio activo, hemos también, plantando Memoria en el Bosque de la Memoria”.

“En este Honorable Cuerpo hemos sabido reconocer la imperiosa urgencia de trabajar las temáticas que han atravesado nuestra sociedad en los tiempos recientes. Hemos logrado construir nuevas herramientas que nos permitan recoger el guante de la historia y generar espacios que den cuenta de los nuevos tiempos. Hemos coincidido en replicar a nivel local derechos conquistados a nivel nacional y provincial. Y es a través de esas coincidencias que dan cuenta de la responsabilidad y sensibilidad de las y los actores de estas horas, por donde debemos pensar esta nueva conmemoración de un día aciago”, se subrayó.

A renglón seguido, se afirmó que “esas coincidencias que se han gestado en el Concejo Deliberante no son casuales, son el resultado del trabajo, la voluntad y la férrea convicción de estar recorriendo el camino adecuado. Porque practicando ese ejercicio necesario de la Memoria, también podemos reconocer ahora circunstancias que otras mentes, formadas en otros tiempos, no pudieron señalar oportunamente”.

“Son los abusos, vejaciones, violaciones y torturas a mujeres durante la dictadura otra categoría de ese mismo horror. Categoría que ahora señalamos con claridad, que vemos sin velos. Porque hemos avanzado, porque hemos aprendido, porque hemos pasado cada una de nuestras ideas y experiencias por el tamiz de la Memoria Viva, que nos sigue diciendo cosas. Porque también hay que sanar esas heridas abiertas. De ese infierno nos quedó este fuego. Tenemos esta llama, protegida: la Memoria, es la bandera que alzamos siempre con la fuerza que sólo da la verdad. Porque esas banderas, las justas, no han desaparecido, ni desaparecerán jamás”, finaliza el texto.

 

Comentarios