Marplatense guardavida varado en Brasil: "La única opción que tenemos para dormir debajo de un techo"

Las fronteras se encuentran cerradas por tiempo indefinido para quienes quieren ingresar de México, Chile o Brasil. Juan Lipzing es guardavidas marplatense y se encuentra varado en la frontera con Brasil en un micro con mas de cuarenta personas, sin un lugar donde dormir, comer ni higienizarse.

Por Redacción

miércoles 31 de marzo, 2021

Tal como se comunicó a través del Boletín Oficial, las fronteras estarán cerradas para todas las personas que quieran ingresar desde Brasil, Chile y México, sumándose estos países al Reino Unido e Irlanda del Norte. Los vuelos regulares han quedado suspendidos y la única forma de volver al país es si una aerolínea pidiera autorización a la Administración Nacional de Aviación Civil (ANAC), la que podría generar una autorización para volver con pasajeros.

Hasta el viernes, datos oficiales de la Dirección Nacional de Migraciones indicaban que alrededor de 25.000 argentinos estaban en el exterior. La ejecución de la medida gubernamental llega poco más de un año después de que miles de personas quedaran varadas en el extranjero y tuvieran que ser repatriadas a cuentagotas en 2020.

Quienes todavía están en el exterior por vacaciones o trabajo se encuentran ahora ante la preocupación y la dificultad de no poder volver a sus hogares o a reencontrarse con sus familias.

Este es el caso de Juan Linzing, guardavidas marplatense, quien se encontraba trabajando en Brasil y que a la hora de regresar y por las nuevas medidas adoptadas por la segunda ola de contagios de coronavirus, quedó varado junto a más de 40 personas en un micro en la frontera entre Brasil y Argentina, sin un lugar donde dormir, comer, ni higienizarse.

"Todo comenzó el día 25 de marzo cuando salió el ómnibus de San Pablo, pasando por Curitiba, Camboriú, Florianópolis y Porto Alegre. En todo este trayecto fue recogiendo a muchos argentinos residentes , que viven, trabajan o estudian en el país, todo bajo el decreto que hasta el momento estaba establecido y que se había puesto en vigencia el 16 de marzo", detalló Juan en diálogo con el programa "Antes que sea Tarde", por Radio Mitre Mar del Plata FM 103.7

"Ese decreto tenía la excepción de que los argentinos que estaban en el exterior, podían volver a su país para visitar a su familias en formato de repatriados. En el transcurso del viaje, lo que hicieron fue dar una orden a las fronteras de todo el país, de cerrar y no dejar pasar a nadie, inclusive a la gente que volvía del exterior por trabajo o porque tenía familia", afirmó.

La medida, que se lanzó en el marco de un fuerte aumento de casos y en lo que algunos especialistas anticipan es una inminente segunda ola, anticipa que a partir de hoy y por tiempo indeterminado nadie podrá ingresar al territorio argentino desde esos destinos de forma convencional.

"En el momento que decretaron esta nueva orden, nosotros ya estábamos llegando. Llegamos 3 horas después de que se dio esta nueva orden con la cual decretaban que nadie más podría pasar", remarcó Juan.

"Nada fue por escrito en ese momento. El decreto escrito salió dos días después. Fue así que llegamos a la frontera, nos bajamos, entregamos todos los papeles, porque en el decreto anterior estaba establecido de que todos los residentes argentinos que volvían para el país tenían que presentar un PCR negativo, una declaración jurada y la declaración de un domicilio donde realizar la cuarentena", señaló.

Después de lo que comenzó como una fuerte campaña para limitar el turismo internacional, el viernes, Casa Rosada formalizó las restricciones en la Decisión Administrativa 268/2021, publicada en el Boletín Oficial. En este contexto, otorgó a los argentinos fuera del país una excepción de un plazo de 48 horas para coordinar el regreso con sus respectivas aerolíneas o empresas de transporte.

"Presentamos todos los papeles como tenia que ser, nos tomaron la temperatura y apareció gendarmería quien nos dijo que hacia dos horas habían dado la orden de que no pase más nadie, a pesar de que ya hacía dos días veníamos viajando para llegar a nuestro país", indicó Linzing.

"Lamentablemente hemos quedado varados en medio de la frontera, que ni siquiera es Brasil, ni Argentina, porque es justamente en la entrada de Argentina", detalló.

"En mi caso, como en el de todos los pasajeros que están en el colectivo salimos en el tiempo que estaba establecido en el decreto anterior, donde se aclaraba que todos los argentinos que habían salido antes del 25 de diciembre, podían volver a entrar y en mi caso había salido el 11 de octubre, como la mayoría de los que estamos en esta situación", aseguró Juan.

"En la frontera ya llevamos 5 días varados y cada día se torna peor, siendo cada vez mas complicado y difícil para todos. La moral de la gente se va complicando más. Somos 45 personas en el colectivo, más las personas que también están con el mismo problema en autos, que llegaron al mismo tiempo que nosotros", lamentó.

"Hoy en día somos 45 personas, de las cuales hay 3 niños y 3 ancianos que cada día están peor. Estamos durmiendo todos en un micro y no tenemos un lugar para higienizarnos. El consulado nos alcanza comida, pero ayer por ejemplo, no nos trajeron nada y comimos gracias a la buena voluntad de una señora que nos trajo un pollo que lo tuvimos que dividir entre 50 personas", remarcó.

Al ser consultado sobre si les han dado alguna fecha para ingresar al país, Juan sostuvo que "no sabemos nada, aparentemente viene para largo. El Cónsul nos dijo que la entrada a la Argentina era prácticamente imposible en estos momento y que la única opción que teníamos era quedarnos ahí o volvernos para Brasil".

"Ellos están esperando que volvamos a Brasil, pero la mayoría de las personas que está ahí, la única opción que tiene para dormir debajo de un techo, es cruzar la frontera Argentina", afirmó Juan.

"En Mar del Plata tengo a mi madre, a mi abuela, a mi tío, a los que ya hace 7 meses que no los veo. En mi caso soy guardavidas y hago la temporada en Brasil porque lamentablemente en mi país no se dan las oportunidades para que pueda trabajar y lo único que quiero es poder volver a mi casa y reencontrarme con mi familia", subrayó.

"Lamentablemente ya nos han dicho que el colectivo se vuelve para San Pablo, por lo que a partir de mañana vamos a estar durmiendo prácticamente en la calle. En este momento estoy tratando por todos los medios de conseguir una carpa, para que aunque sea tengamos una protección de la lluvia y el frío, porque por más de que estemos en Corrientes a la noche y a la mañana hace muchísimo frío", concluyó Juan Linzing.

Comentarios