Consejos para lanzar una nueva página web

La comercialización online es, hoy, la forma principal de vender cualquier producto o servicio. Conocé todos los secretos para lanzar tu servicio online.

Por Redacción

martes 20 de abril, 2021

¿Ya adentrado el 2021 y aún no tienes la página web de tu negocio? ¿Qué estás esperando? No puedes negarnos que la comercialización online es, hoy, la forma principal de vender cualquier producto o servicio, entonces ¿por qué aún no incursionaste en esta herramienta para tu proyecto?

El comienzo de la década nos dejó a todos mal parados y tambaleando. Duele ver la cantidad de persianas bajas y luces apagadas en los locales. Basta con caminar cualquier espacio comercial para darnos cuenta de que el COVID-19 fue un gran golpe y, quienes sobrevivieron, fueron quienes pudieron reinventarse.

Por suerte, la tecnología, esta vez, se puso de nuestro lado, y nos permitió buscar la manera de sortear los reveses que nos iba dando esta pandemia. Y aquí, nunca fue mejor aplicado el dicho “cuando hay una crisis, hay oportunidad”. Carreras como el desarrollo web o el Community Manager encontraron la luz al final del túnel.

El mundo digital, el héroe en este lío

Puede ser un tanto invasivo y darnos siempre esa sensación de que nos están escuchando, pero, esta vez las redes sociales e Internet, se convirtieron en grandes aliados. Y si bien hubo cantidad de persianas que bajaron y que quizá no vuelvan a abrir, muchos supimos encontrar la forma de sobrevivir por medio de estos canales.

Las redes sociales se convirtieron en las nuevas vidrieras. Seguramente, si somos emprendedores y aún mantenemos nuestro proyecto, se lo debemos a ellas, por más de que hayamos renegado y hecho malabares entre tanto lío de ofertas y algoritmos, tratando de sobresalir.

Y en este contexto, las páginas web volvieron a tomar la importancia que habían conseguido años atrás. Si, las redes sociales son gratuitas y son un espacio que propone una forma muy económica de promocionarnos, pero a la larga no alcanza. Y, aquí el motivo por el cual ya deberías haber conseguido tu sitio web.

Es un mundo mucho más complicado y desconocido y, para el cual, si o si necesitaremos un profesional. Claro que, si no tenemos idea de programación o hasta nos preguntemos “¿qué es desarrollo web?”, debemos tener en cuenta algunos puntos para no caer en la primera persona que ofrezca sus servicios, por más de que parezca tentador.

Hay puntos esenciales que el profesional deberá manejar para asegurarnos una web útil y no tirar el dinero por la borda. Lo ideal es conocer algunos conceptos de antemano, para, por lo menos, entendamos que es lo que se está haciendo.

¿Qué tipo de página web necesito?

Lo primero que tendremos que pensar es qué tipo de página web queremos, y para qué. Como todo proyecto, sin objetivos claros, difícilmente conseguiremos transmitir lo que necesitamos y que el desarrollador haga un producto útil para nosotros. Por eso pensemos, ¿queremos que sea un espacio de venta? ¿Tenemos pensado darnos a conocer? ¿Queremos que los clientes interactúen?

En base a esto será el tipo de página web que necesitemos y, por consiguiente, el tipo de desarrollador web que debamos buscar. Las opciones son muchas, entre ella podemos encontrar:

  • Tiendas online: para mostrar y vender nuestros productos.
  • Catálogos online: para mostrar nuestros productos o servicios, pero contando con otro canal de venta.
  • Páginas web corporativas: para crear presencia y engagement con los clientes contando lo que es, en esencia, la empresa o emprendimiento.
  • Blogs: para generar movimiento y tráfico comunicando información sobre una temática.
  • E-learnig o plataformas educativas para ofrecer cursos virtuales
  • Página de portfolios: si nos preguntamos como hacer un portafolio de desarrollo web, para mostrar nuestros trabajos previos, aquí tenemos la respuesta.
  • E-commerce: si buscamos una opción más compleja en donde podremos vender nuestros productos y servicios, pero a la vez comunicar la historia e idea de la marca.

Una vez que definamos el para qué, seguirá el dónde y cómo. Así como hay muchos tipos de páginas, también hay diferentes tecnologías y lenguajes en lo que es el desarrollo web:

  • HTML: se utiliza para páginas estáticas que no requieran interacción con los usuarios.
  • PHP: a diferencia de HTML, este lenguaje permitirá que el usuario interactúe combinándose con otros lenguajes como JavaScript.
  • Flash: el lenguaje más utilizado para plataformas de juegos.

Si, es un chino básico, pero no tenemos que preocuparnos. Un buen profesional del campo podrá explicarnos que lenguaje usar para el desarrollo web y elegir la mejor opción según nuestras necesidades.

¿Cómo se si un desarrollador es bueno o no?

Primeramente, si hemos visto una página que nos guste, podemos optar por contactarnos con su creador. Cómo saber quien desarrollo una página web es muy sencillo. Sólo tenemos que ir hasta el final del sitio y ahí encontraremos está información. Haciendo click sobre el nombre, nos llevará a su propia página, donde podremos contactarlo.

Pero, si aún no dimos con un ejemplo que nos encante, tendremos que pedir referencias a los perfiles de profesionales que vayamos encontrando. Algo indispensable es asegurarnos de que la persona sepa realizar tanto el front-end como el back-end. De lo contrario deberemos contratar a dos profesionales por separado.

Otro punto muy fuerte será si esta persona cuenta con conocimiento en diseño UX. Esta especialización nos asegurará que nuestra web se diseñe pensando en cómo la navegará el usuario y creando procesos sencillos para él. Aunque, lo normal es que, si queremos cubrir esta área, necesitemos un profesional diferente.

En fin, a la hora de elegir un profesional, pidamos referencias. El desarrollador web, como cualquier especialista en el mundo digital, tiene que mantenerse actualizado y en continua práctica. Así que optemos por profesionales que puedan brindarnos muchos ejemplos de su trabajo y así asegurarnos que no estén oxidados.

¿Qué es el desarrollo web front-end y qué es el desarrollo web full stack?

Quizás hayamos escuchado hablar del front-end y el back-end, y si no, busquemos papel y lápiz que vamos a indagar en las partes básicas de una web.

El front-end hace referencia a toda la parte visible de la web para el usuario, es decir, el espacio con el que interactúa. Este, debe ser atractivo visualmente y fácil de navegar para que, aquella persona que ingrese buscando algo, lo haga rápidamente, sin perder tiempo en procesos rebuscados.

El back-end, por otro lado, es el resto, el detrás de escena. Toda la parte no visible. Los códigos y procesos internos que hacen que el front-end funcione.

Una parte no puede trabajarse sin tener en cuenta a la otra. Y si bien puede que haya profesionales especializados en una o en otra, lo ideal es contar con un desarrollador web full stack, que será capaz de llevar adelante el desarrollo de ambas secciones.

Las páginas web pueden ser las catapultas de tu negocio

El desarrollo web fue un campo que creció inmensamente en estos últimos años, más en plena pandemia, en donde todos buscamos como sobresalir. Por eso, si estábamos pensando si entrar en este mundo o no, paremos de dudarlo. Bien aplicada, una página web puede hacernos crecer, y mucho.

Claro que, esto no significa que debamos descuidar otras herramientas. Tenemos que trabajar en nuestra comunicación integral, aprovechando todas las opciones. Si tenemos la posibilidad, busquemos un Community Manager o especialista en marketing digital que potencie nuestras redes y que trabaje en conjunto con la web.

Al fin y al cabo, la unión hace la fuerza y todo contribuye en que nuestro proyecto explote.

Comentarios