El Concejo Deliberante repudió “acto de gordofobia" en el boliche Bruto

Se repudió lo sufrido por una adolescente tucumana en el boliche de Playa Grande. “No se le permitió el ingreso debido a su aspecto físico. Esto un claro acto de gordofobia”, indicaron desde el kirchnrismo.

Por Redacción

viernes 23 de abril, 2021

En el marco de una nueva sesión ordinaria, el Concejo Deliberante aprobó este viernes un proyecto de resolución con el objetivo de repudiar el “acto discriminatorio” sufrió por Sofía Ortiz en el boliche Bruto de Playa Grande donde “no se le permitió el ingreso debido a su aspecto físico” durante este verano. “Esto un claro acto de gordofobia”, afirmaron desde el Frente de Todos.

Además, el bloque opositor le reclamó al gobierno de Guillermo Montenegro que informe los programas, acciones o políticas que se encuentran ejecutando para la “prevención y erradicación de los distintos tipos de violencias y actos discriminatorios contemplados en las leyes nº 23592 y nº 26485 en espacios recreativos como bares y boliches”.

En enero de este año, una turista de 24 años oriunda de Tucumán denunció que fue discriminada por tener sobrepeso en un boliche de la ciudad de Mar del Plata, en el que le impidieron el ingreso, y tras la difusión del caso intervino el Instituto Nacional contra la Discriminación, el Racismo y la Xenofobia (Inadi).

Sofía Elizabeth Ortiz Andrada aseguró que el hecho ocurrió en el boliche Bruto, ubicado en la zona de Playa Grande, cuando buscaba asistir junto a un grupo de amigas a un after beach.

"Llegamos con las chicas después de hacer una reserva como estaba indicado, para poder cumplir los protocolos por el coronavirus, y nos habían asignado un box para nuestro grupo. Pero a ellas las dejaron pasar y a mí de demoraron en la puerta", relató.

La joven aseguró que a sus amigas les pusieron las correspondientes pulseras y las hicieron pasar, pero a ella le impidió el ingreso un empleado de seguridad.

"La chica de la boletería había cortado mi pulserita para dármela igual que a mis amigas, y el patovica dijo que me pusiera a un costado, que no había más lugar. Después me dijo que no tenía documento, lo que era mentira, y que no podía pasar por ser menor, cuando tengo 24 años. Me tuvo veinte minutos y metía mil excusas, hasta que me di cuenta de lo que pasaba y que no me dejaban entrar por tener sobrepeso", explicó.

La joven abandonó el lugar minutos después junto a sus amigas, y luego de "llorar de bronca" decidió hacer pública la situación a través de las redes sociales.

"Sigo con una bronca impresionante. Yo en Tucumán soy modelo y trabajo en boliches, nunca me he sentido mal ni me ha afectado mi aspecto. Yo me hice fuerte por mi tipo de cuerpo, porque la gente no está acostumbrada, y con esto que pasó me sentí súper mal. Pero después del llanto decidí que iba a compartir mi historia para que no le pase a nadie más", señaló.

La joven aseguró, por su parte, que era la primera vez que iba a este boliche, y que en todos los demás a los que fue con sus amigas durante sus vacaciones en la ciudad balnearia "jamás pasó nada parecido a esto".

Comentarios