Mar Chiquita: denuncian el robo de un respirador del hospital municipal

El valor del equipo ronda los 2 millones de pesos. Había sido entregado a mediados de 2020 por el Ministerio de Salud de la Nación, como parte del material gestionado por el intendente Jorge Paredi para equipar un área de cuidados críticos.

Por Redacción

viernes 23 de abril, 2021

Las autoridades del municipio bonaerense de Mar Chiquita denunciaron el robo de un respirador artificial, en el área de cuidados intensivos de un hospital, que había sido especialmente equipada para pacientes con coronavirus, informaron fuentes judiciales y comunales.

La sustracción del equipamiento se produjo en el Hospital Municipal Eustaquio Aristizábal, ubicado en la localidad de Coronel Vidal, cabecera del distrito costero.

El hecho fue denunciado el último 9 de abril por parte de la Secretaría de Salud municipal, a cargo de Mauricio Pons, y la Dirección de Asuntos Legales realizó una presentación policial que derivó en una causa judicial.

Fuentes del Municipio confirmaron que el respirador robado había sido entregado a mediados de 2020 por el Ministerio de Salud de la Nación, como parte del material gestionado por el intendente Jorge Paredi para equipar un área de cuidados críticos, que incluyó otros dos ventiladores aportados por el Gobierno provincial.

Un prototipo para atención emergencia vinculadas COVID-19 en Santa Fe. Foto Juan José García.

Si bien estos tres dispositivos y el sector equipado estaban listos para ser usados, hasta el momento no habían sido empleados con ningún paciente, ya que los casos complejos suelen ser derivados al Hospital Interzonal General de Agudos de la región, en la localidad vecina de Mar del Plata.

El robo del dispositivo es investigado por la Unidad Funcional de Instrucción descentralizada del partido, y según explicó el ayudante fiscal, Diego Benedetti, "tras la denuncia se dispuso el análisis de cámaras instaladas en ese sector de cuidados críticos, pero las imágenes no captaron los instantes en que el dispositivo fue desmontado y retirado".

"No sabemos si hubo algún sabotaje para ocultar el robo, si el sistema no estaba instalado de manera completa o si hubo algún desperfecto, pero hay desfasajes en las imágenes", indicó Benedetti.

Indicó además que el área en la que se produjo el robo tiene "un único acceso por el interior del hospital", y que el espacio "solía permanecer abierto".

Según precisó Benedetti, la investigación está caratulada como "hurto", y se estima que el valor del equipo robado ronda los 2.000.000 de pesos.

"Más allá del valor monetario, esto generó una fuerte indignación sobre todo por el momento tan complejo en el que ocurre, y porque puede ser un equipo que podría salvarle la vida a alguien", aseguró el ayudante fiscal.

En ese sentido, la Secretaría de Salud local y las autoridades del hospital municipal expresaron su "total repudio e indignación por el hecho delictivo".

"En esta época donde la población pasa uno de los más delicados momentos en lo referente a la salud, hay quienes no tienen prejuicios en cometer tal aberrante hecho", aseguraron.

Benedetti indicó, por su parte, que "la investigación continuará con el análisis de imágenes y el testimonio de posibles testigos".

"El robo puede haberse realizado en distintos momentos, en modo hormiga, porque el respirador es un aparato delicado, que va empotrado en una base de aluminio. Además, se quitaron manómetros, la bomba de infusión y el monitor, no es algo que pueda hacerse en dos minutos con un destornillador. Cualquier persona sin conocimientos, además, lo más probable es que al quitarlo o al tratar de montarlo lo rompería", señaló.

En esa línea, el municipio inició además un sumario interno para determinar si hubo personal del hospital o comunal involucrado en el hecho.

El municipio contaba hasta este robo con cinco respiradores disponibles.

Fuente: Télam

Comentarios