Neonazis: revocan la libertad condicional al que atacó a una joven que testificó en su contra

Se trata de Nicolás Caputo. “Se visualiza un sujeto que no se adecua a los estándares sociales”, sostuvo el tribunal.

Por Redacción

jueves 6 de mayo, 2021

Mientras se investiga una denuncia en su contra por haber agredido a una joven que testificó en su contra, a un mes de haberle concedido la libertad condicional y luego de oírlo, el Tribunal Oral Federal de Mar del Plata ordenó que Nicolás Caputo, condenado por diversos ataques de odio como integrante de un grupo neonazi, vuelva inmediatamente a la cárcel.

“Nos topamos con un sujeto que, si bien ha realizado esfuerzos académicos intramuros y cumplido los reglamentos carcelarios, no supo canalizarlos y continuarlos en el medio libre, y se empacó en mantener contacto con su víctima, cosificarla y humillarla al punto de quebrarse emocionalmente en varias oportunidades durante su declaración", concluyeron los jueces.

Caputo, de 33 años, no llegó a cumplir tres semanas en libertad condicional cuando ya había cumplido cinco de los ocho años y medio de prisión a los que había sido condenado y fue denunciado por amenazar y atacar físicamente a una joven que en el juicio en el que resultó culpable había testificado en su contra.

La Fiscalía Federal que investigó los ataques que cometió esta banda entre 2013 y 2016 fue notificada de la denuncia que se presentó en la Comisaría de la Mujer con apoyo de la Asamblea por una Sociedad Sin Fascismo, y generó la apertura de una investigación por lesiones leves y una restricción de acercamiento.

Roberto Falcone, Fernando Pelloni y Nicolás Toselli dijeron al revocar la libertad condicional que "no puede soslayarse que Nicolás Caputo, quien fue condenado por este Tribunal por ser autor, entre otros, de delitos de agresión con motivaciones de persecución y odio, a poco menos de un mes de obtener la excarcelación en los términos de la libertad condicional, concretó el contacto que venía manteniendo con una de las víctimas, quedando involucrado en nuevas situaciones de violencia".

La querella, representada por el abogado César Sivo, y el abogado Alejandro Broitman, en representación de la DAIA -Delegación de Asociaciones Israelitas Argentinas, impulsora del juicio que condenó a la banda neonazi-, coincidieron en el pedido de revocación. No así el fiscal federal Juan Manuel Pettigiani.

Para el fiscal, Caputo no incumplió con las pautas de conducta que se le habían impuesto por lo que a su criterio no debía serle revocada la libertad condicional "sin perjuicio de estar a las resultas de lo que se resuelva en las causas en trámite" en la Justicia.

El Tribunal tuvo en cuenta además "el temperamento exacerbado" del imputado al brindar su versión de los hechos, "el trato displicente e irritable hacia la querella en oportunidad de ejercer su derecho de interrogarlo por intermedio del Tribunal, estigmatizando y desacreditando a la víctima y descalificando a la querella con manifestaciones fuera de contexto".

Dijeron que "su relato descalificatorio, manipulador, agresivo y tendencioso hacia la persona de la nombrada -la denunciante- reflejan una conducta que desde el prisma de la perspectiva de género, no solo es reprochable, sino visualiza un sujeto que no se adecua a los estándares sociales".

Caputo estuvo 5 años detenido en el Complejo Penitenciario Federal de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y el 4 de abril pasado fue excarcelado. En los últimos meses mantuvo contacto con una joven (ella lo había iniciado) y al recuperar la libertad, según la denuncia, la citó en un departamento que había alquilado en Mar del Plata.

Amenazas e intimidación​

"Fue persuasivo y hábil para ganar la confianza con clara intención de hacer cambiar su declaración, poco a poco la estrategia fue cambiando para pasar a amenazas e intimidación", había denunciado la Asamblea por una Sociedad sin Fascismo.

Relataron que el viernes 23 de abril, Caputo atacó verbal y físicamente a la joven, "intentando ahorcarla con la cortina del baño, mientras le decía que la iba a lastimar sin dejarle marcas, así no perjudicaba su causa".

"Sin embargo, en la lucha la joven recibió golpes en su rostro que le dejaron hematomas y a Caputo, heridas de defensa, que ella le profirió para salvar su vida", denunciaron.

Al concederle la libertad condicional, los jueces del Tribunal Oral Federal había analizado que el detenido fue calificado con “conducta ejemplar 10”, no había recibido sanciones disciplinarias y que el Consejo Correccional del Complejo Penitenciario Federal se expidió de manera positiva en torno al pedido al valorar “sus posibilidades de reinserción laboral” y un “pronóstico de reinserción social que podría estimarse favorable”.

La DAIA se había opuesto. Entendía que el imputado “junto a su grupo de pertenencia, ha asediado a la ciudad de Mar del Plata y a toda minoría contraria a su ideología, a las que ha atemorizado por años y que el odio ha sido el motor que impulsó todo tipo de actos violentos y de discriminación comprobados”.

Caputo fue condenado por “organizar una agrupación destinada a imponer sus ideas y combatir las ajenas por la fuerza o el temor, en concurso ideal con el delito de pertenecer a una organización y realizar propaganda basado en ideas o teorías de superioridad de una raza, religión o grupo étnico, en concurso real con los delitos de lesiones graves agravadas por haber sido cometidas con el concurso premeditado de dos o más personas, lesiones leves, amenazas y daños; todos ellos agravados por haber sido cometidos por persecución u odio a una raza religión o nacionalidad”.

En el juicio, el Tribunal Federal de Mar del Plata condenó además a Olexandr Levchenko, ucraniano y recientemente expulsado del país, a 9 años y medio de prisión; a Alan Olea y Gonzalo Paniagua a 9 años de prisión; a Franco Martín Pozas a 4 años y seis meses; a Giuliano Spagnolo a 5 años y seis meses y a Marcos Caputo, debido a su condición de menor al momento de perpetuar los ataques, a un tratamiento tutelar de 2 años.

Las penas las confirmó la Cámara Federal de Casación en febrero del año pasado. Ahora, el TOF marplatense volvió a ordenar la inmediata detención de Nicolás Caputo.

Fuente: Clarín

Comentarios