Cuando "robar" una idea se transforma en un proyecto municipal

La secretaría de Cultura comunal tomó como propio un proyecto privado que tenía una gestión de varios meses para traer a Mar del Plata la Biblioteca Pública de Buenos Aires, Mariano Moreno, para potenciar la cultura en la región. Los detalles de una maniobra ideada por Carlos Balmaceda.

Por Redacción

martes 11 de mayo, 2021

Sustracción y hurto son sinónimos de robo. Pero en ese "mundo" existen distintas modalidades que permiten conocer con más profundidad a aquel que lo comete. Hay de guantes blancos, pero también de baja monta: arrebatadores.

Un claro ejemplo se puede dar, con oficialización mediante, con lo que el Municipio de General Pueyrredon logró avanzar en las últimas horas al rubricar un convenio desde la secretaría de Cultura local para poner en marcha un proyecto donde se instalará "la primera sede descentralizada de la Biblioteca Nacional Mariano Moreno", tal como reza el convenio que firmó el intendente Guillermo Montenegro con autoridades nacionales en la figura de Juan Sasturain, escritor y director de la entidad, de acuerdo a las fuentes consultadas por El Marplatense.

De acuerdo a lo que se supo, el espacio se ubicará en la Biblioteca Pública Municipal Leopoldo Marechal -con sede en el histórico edificio de Catamarca y 25 de mayo- y llevará el nombre de Ricardo Piglia, destacado escritor marplatense.

No obstante, ese proyecto fue ideado por empresarios locales apostando al crecimiento cultural de la ciudad quienes desde los primeros meses del 2020 comenzaron a establecer, con reuniones oficiales, y con la llegada a Mar del Plata de las autoridades de la Biblioteca Nacional, encuentros en pos de seguir posicionando a Mar del Plata como capital regional de la Cultura. Acciones específicas e inversiones en ese sentido acreditan esa voluntad de querer apostar por la ciudad y su gente.

El proyecto, para darle un marco oficial, fue presentado al secretario de Cultura local, Carlos Balmaceda. Y buscó, desde su gestación -incluso con el nombre ´Espacio Piglia´ de la Biblioteca Nacional Mariano Moreno- vincular con la Universidad Nacional de Mar del Plata, con la cual se entablaron reuniones y con las Bibliotecas municipales para ponderar así el espectro cultural en un lugar acorde.

Una de las bases del proyecto en sí, por el cual llegaron a la ciudad varios funcionarios de la Biblioteca encabezados por la Vicedirectora Elsa Barber quienes recorrieron las instalaciones -en más de una ocasión- que oportunamente la empresa destinó para llevar a cabo el Espacio en cuestión, era la digitalización de todos los libros de las Bibliotecas municipales y otorgar una conectividad en la mejora de un provecho para los tiempos que corren.

También, la incorporación de un espacio literario donde confluyan reuniones con escritores para formar, en un corto plazo, un sistema Federal de Bibliotecas.

Todo ello fue tomado como propio el secretario de Cultura Carlos Balmaceda, dejando de lado lo que se gestó en el ámbito privado, siempre integrando la parte pública en el proyecto.

Y, de acuerdo a las fuentes consultadas, "el proyecto avanzó y Balmaceda lo catalogó como su idea, para lo que se llevó adelante un convenio", contaron a El Marplatense.

Quien arrebató la idea original, Carlos Balmaceda, es quien mantiene una marcada crisis dentro de la secretaria de Cultura. "No solo por no haber pagado a los artistas locales los meses de enero, febrero y marzo sino porque no gestionó nada en este tiempo: la casa del Tango, ex Mariano Mores, tiene un deterioro y abandono total con filtraciones de todo tipo", comentó a este medio una fuente calificada que conoce todos los pormenores del área.

"La Sala B del Osvaldo Soriano, está en un estado de abandono total. El personal que trabaja allí reconoce la gestión de la gestión anterior en la parte eléctrica, la puesta en valor de la sala del patio para reflotarla como nuevo espacio para los artistas de la ciudad como así también todo el frente del edificio", manifestaron a este medio otras fuentes.

Quienes conocen el área de Cultura municipal dan cuenta de "su posición autoritaria, con maltratos y agravios, y falsas promesas de cargos a personal. Una prueba de actos desafortunados se dio en la Plaza del Agua, con un funcionario de carrera al que tomó del cuelo y quiso agredir ante los ojos de periodistas y público en general", recordó otra fuente ante este medio.

Otro de los déficit de la gestión cultural "es el estado que tiene hoy el Teatro Colón, que al igual que la Casa de Mariano Mores no tiene mantenimiento". Además, la misma fuente confió que su "mano derecha" es Julio Neveleff, quien "estuvo sospechado de robo de computadoras en gestiones anteriores de Cultura".

En el debe del funcionario municipal está la "falta de respuesta a los artistas locales". Según dejaron trascender, "no responde a las audiencias ni a los llamados de pedidos de entrevistas. Hace recordar esto a la primera parte de la gestión anterior donde los mismos artistas denunciaban estas cosas", contaron. "La secretaría está paralizada", sentenciaron otros allegados a un bloque político.

Semanas atrás, en el marco de una reunión de la comisión de Seguridad en la escuela de un barrio, la titular de la comisión de Cultura, Educación, Ciencia y Tecnología, Verónica Lagos, pidió explicaciones sobre cómo funciona la secretaría de Cultura en los barrios.

“La política cultural en los barrios también debería dar respuesta a la problemática de la inseguridad” y agregó “nos preocupa la falta de respuestas del ejecutivo municipal a nuestros reiterados pedidos a la Secretaria de Cultura para conocer cuales son los programas socio-comunitarios que están funcionando actualmente en la ciudad”.

El Frente de Todos presentó, durante la pandemia, un "proyecto bajo el número de Expediente 1492 del 8 de junio del 2020, "solicitando al Departamento Ejecutivo garantice la asistencia de ayuda alimentaria a las y los trabajadores de la cultura que residen en el ámbito del Partido de Gral. Pueyrredon", dadas las condiciones por las que atravesaron los artistas locales que no cobraban sus actuaciones.

Esto fue denunciado en su momento por Félix Bello, referente de la Asociación de Actores de Mar del Plata quienes en esa línea plantearon una serie de reclamos sobre la infraestructura de las salas municipales.

"Otra vez debemos preguntarle Sr. Carlos Balmaceda ¿cual es el momento para reclamar que las Salas sean mantenidas o mejor dicho y dado el estado de abandono a la que los antecesores de su mismo color político las dejaron llegar, sean restauradas para que puedan ser puestas en funcionamiento en el momento en el cual ello sea posible? ¿O es que el plan orquestado ha sido dejarlas caer tanto para que ya en forma alguna pueda el Municipio hacerse cargo de las obras y se les de el destino que usted pretende?", dice la nota particular presentada en el deliberativo local.

Este martes, en diálogo con CNN Radio Mar del Plata (FM 88.3), Bello reiteró el pedido de "urgente tratamiento de las salas de teatro de los espacios municipales", dijo. "Las salas siguen igual a como estaban en las fotos que publicamos en el verano", reiteró.

"Sería más fácil para todos que la comunicación sea más fluida con el secretario de Cultura, porque somos nosotros los que le pedimos una reunión cuando asumió y tuvimos denuncias de artistas que nos decían que no les atendía el teléfono", recordó.

Bello comentó en la misma nota que "el programa de Plaza en Plaza funcionó muy bien pero a los artistas se les debe tres meses y que apoyamos nosotros porque fue al aire libre y, en algunos casos, se utilizó el patio de las bibliotecas o en caso de lluvia la sala B, con respeto de los aforos. La sala A no, porque es un basural en si mismo", repasó.

Y es a ese lugar en donde quiere llevar Carlos Balmaceda la Biblioteca Nacional Mariano Moreno que fue creada por decreto de la Primera Junta, el 13 de septiembre de 1810. Su primera sede estuvo en la Manzana de las Luces, en la intersección de las actuales calles Moreno y Perú. Un lugar arrumbado que tiene filtraciones e informes que obligan a una reconstrucción casi a nuevo.

La Biblioteca Nacional, en cuya historia pueden verse así los trazos elocuentes de la historia nacional, ha sido atravesada por la vida política más amplia. No es posible pensarla, gestionarla, sin tener en cuenta el vasto eco que ofrece de los avatares de la propia memoria nacional. Recorrerla supone adentrarse en la propia historia de la lectura en la Argentina y en las complejas urdimbres sus pliegues simbólicos y materiales.

Por Ley Nº 26.807, sancionada el 28 de noviembre de 2012 y promulgada el 8 de enero de 2013, se designa con el nombre “Doctor Mariano Moreno” a la Biblioteca Nacional.

Mar del Plata perdió una oportunidad valiosa. El pensamiento original suponía para ello un lugar acorde y con particularidades exclusivas para que brille. Lejos de eso quedó este presente, usurpando una idea de empresarios locales que apuestan por la cultura de Mar del Plata y la región y su crecimiento sin mezquindades.

 

Comentarios