Caravana de repartidores: reclaman atención para un delivery atropellado por un conductor alcoholizado

Augusto Valerio fue embestido el pasado 4 de mayo y sufrió múltiples fracturas. Desde entonces, permanece internado en el HIGA y a la espera de un traslado a la Clínica Pueyrredon para ser operado. Marcharán hasta la obra social.

Por Redacción

miércoles 19 de mayo, 2021

Repartidores autoconvocados de Mar del Plata realizan este miércoles una caravana por Augusto, un joven que permanece internado desde el pasado 4 de mayo, cuando fue atropellado por un conductor alcoholizado mientras se desempeñaba como delivery.

El hecho ocurrió alrededor de las 23. Circulaba en su moto y un conductor alcoholizado lo embistió causándole múltiples fracturas en tibia y peroné y vértebras. Desde entonces, permanece en el HIGA, donde, según su familia, no recibe el tratamiento adecuado. "Está tirado en una cama, en estado de abandono", sentenció Camila Mahón, repartidora.

Los trabajadores se agruparon en la intersección de Belgrano y La Rioja y viajarán hasta Marconi al 1900, donde funciona la obra social del empleado de "discomar" y delivery en el local de sushi "Bushido", para visibilizar la situación y lograr el traslado y operación a la Clínica Pueyrredon.

"Augusto lleva 15 días  en estado de abandono internado en el HIGA, donde no recibe atención alguna por ningún médico, tan solo un plato de comida y recambio de suero por parte de las enfermeras. No puede higienizarse, no sabe si puede caminar o siquiera moverse y su situación empeora cada vez más porque sus fracturas comienzan a soldar mal y él sigue sin recibir la operación que necesita para poder rehabilitarse y volver a su hogar donde dos niños y una mujer lo esperan", explicaron.

"Sandra, su mujer, lamentablemente contrajo Covid-19 y producto de ello una posterior neumonía, lo cual le impide movilizarse con normalidad y poder reclamar el traslado que tanto necesita su esposo", agregaron.

"Desde el HIGA, comentan que no les corresponde atenderlo ya que tiene obra social y además no tienen los insumos para hacerlo, pero su cobertura social O.S.P.I.F no da la cara ni se responsabiliza de su afiliado, ya que, son dos semanas en las que tanto él como su familia, se encuentran esperando la ansiada autorización de traslado y operación a la Clínica Pueyrredon", concluyeron.

Comentarios