Denunció a profesionales de la salud de la Clínica Avenida y el HIGA por la muerte de su madre

En la denuncia penal, se exige que se realice una autopsia al cuerpo de la mujer de 73 años. Esa acción, consideran, "es indispensable para llegar a la verdad".

Por Redacción

jueves 3 de junio, 2021

Una mujer denunció por abandono de personas a un médico del Sanatorio Avenida de Mar del Plata y por Homicidio Culposo al personal del HIGA, por la muerte de su madre, luego de considerar una mala atención en ambos establecimientos.

A través de la denuncia presentada por el abogado Julio Razona, a la cual El Marplatense tuvo acceso, se solicita la realización de una autopsia, que es "indispensable para llegar a la verdad".

El hecho inició el pasado 18 de mayo, cuando la mujer de 73 años se descompensó en su vivienda ubicada en Grecia al 3500. Presentaba fiebre, falta de energía, entre otros síntomas. Al día siguiente, su hija pidió una ambulancia al PAMI, arribando una unidad de SAMAK, cuyos profesionales destacaron que no presentaba patología pulmonar y el origen de la dolencia era nervioso.

Al solicitar un electrocardiograma a domicilio, la médica indicó que la mujer debía ser derivada a un especialista. Tanto el viernes como el sábado, la mujer fue atentida en la Clínica Avenida pero le dieron el alta, manifestando que era algo "normal" que el oxímetro saturase al 45%.

El médico denunciado habría señalado que "al ser diabética simulaba parecer una dolencia, que actuaba su falta de oxigenación, como suele observarse en pacientes que padecen esa enfermedad". Resumiendo, que era algo normal y no existía ningún tipo de alarma.

"Mi madre sufría de diabetes, hipertensión, posible insuficiencia renal, baja saturación y que no había recibido un debido control médico en los últimos días. Una enfermera observó a la paciente y nos hizo notar sus  labios grises y saturación muy baja, indicándonos que la debíamos tratarla en forma urgente", detalló la mujer en la denuncia.

Por la mala atención en ese lugar, se dirigeron al UPA 13. Allí le pidieron que se dirija a la guardia del HIGA, donde finalmente quedó internada, "atento encontrarse cianótica, muy débil, confusa, con suma dificultad respiratoria".

Le hicieron un test de coronavirus, que nunca le devolvieron el resultado. Además, a pesar de haber dado detalles al internarla de sus patologías, al día siguiente un profesional médico llamó para solicitar esos datos.

La mujer fue derivada a la Unidad de Cuidados Intensivos, se le colocó un respirador artificial, sufriendo en consecuencia un paro cardiorespiratorio y falleció. "Ello nos fue informado en forma oral por el personal del Hospital, nunca tuvimos acceso a ella, pese a que se nos había indicado que podíamos verla, atento ser su cuadro irreversible", explicó su hija.

El 24 de mayo, le informaron que era obligación cremarla porque había sido paciente COVID positiva. Sin embargo, la mujer se negó atento a que pedirá una autopsia "ante la evidente mala praxis que había sufrido", reclamo que finalmente llegó a la Justicia y se aguarda por su resolución.

Comentarios