POR LOS BARRIOS

"Una boca de lobo", así es vivir en el barrio El tejado de Estación Camet

Vecinos al norte de Mar del Plata temen salir de sus casas durante la noche y la madrugada por la falta de luminarias. Por las distancias, muchos circulan durante estos horarios al volver o ir a trabajar. La oscuridad también significa un peligro por el estado de las calles que están "llenas de pozos".

Por Redacción

sábado 12 de junio, 2021

Al norte de General Pueyrredon los problemas se acumulan al igual que en el sur. Falta agua, luz, asfalto, caen árboles y sobran pozos. Las denuncias son constantes y los vecinos se vuelcan a las redes sociales para visibilizar estos reclamos, con indignación y la esperanza de que se resuelvan.

Los barrios más afectados están en la periferia y las autoridades parecen no ver las problemáticas que aquejan a quienes residen en ellos. Tal es el caso de El tejado de Estación Camet, ubicado en la Ruta 2 camino a Buenos Aires, donde los vecinos tampoco ven, pero porque de noche "se convierte en una boca de lobo".

Barrio El tejado de Estación Camet

"Hay una oscuridad tremenda. Salimos a las 4 de la mañana todo los días a lo oscuro. Es un vergüenza. Tenemos todos los impuestos al día", expresó una vecina de la zona, al reclamar más iluminación para Perito Moreno y Azara.

Si bien la luz fue reestablecida, luego de hacer una denuncia al 147 y por la Delegación Norte, el arreglo fue realizado con "cinta", lo que tampoco da seguridad a quienes residen en las cercanías y circulan por la zona.

Perito Moreno y Azara

"Mi suegra sale  a trabajar a las cuatro de la mañana y mi marido llega a las 3 porque es remisero. Es un peligro y al frente de mi casa hay un campo con el pasto largo. Vivimos atrás de la estación de trenes. Y es de una oscuridad tremenda", detalló en diálogo con El Marplatense.

El pedido por luminarias se vincula - y surge - con el horario en el que salen para ir a trabajar debido a la distancia y lo lejos que están de la zona céntrica de Mar del Plata. De esta manera, la oscuridad de la que son víctimas todos los días, y más en invierno, repercute gravemente en la calidad de vida y la seguridad.

"Es un peligro total. Además hay pozos por todos lados. Da miedo salir por la oscuridad que hay. No se ve nada", concluyó.

Comentarios