"Deténganme, lo maté yo", la confesión de un joven que pide que liberen al acusado que está preso

Llegó a presentarse en una marcha frente a Tribunales junto a la familia del detenido. La Justicia no cree en su relato.

Por Redacción

jueves 17 de junio, 2021

Una manifestación insólita en las puertas de los Tribunales de Mar del Plata: los familiares de Joan Brandon Le Parc, un joven preso hace más de un mes acusado de haber asesinado de una puñalada a otro muchacho de 23 años, clamaron por su inocencia pero entre ellos allí, mezclado entre los carteles con pedidos de Justicia, haciéndose oír, los acompañó un muchacho que asegura que el asesino es él, y pide ser detenido. Pero los investigadores no le creen.

"Me mandé una cagada pero la está pagando otro", confiesa Ariel Giovanni Torres, de 20 años, de nacionalidad paraguaya e indocumentado. Incluso ante el fiscal Fernando Castro dio una descripción de los hechos que terminaron con Lautaro Pilu muerto.

Para entonces, Castro ya tenía detenido a quien testigos señalaron como el autor del crimen, a Le Parc: "Lo vieron correr tres cuadras a la víctima y clavarle un cuchillo en la espalda", dijo una fuente del caso. Se allanaron tres domicilios y un viejo motor home, donde agentes de la DDI finalmente dieron con él. Había pasado una semana del crimen.

Le Parc está alojado en la alcaidía de la cárcel de Batán imputado por "homicidio". La Justicia de Garantías avaló el pedido del fiscal, en consecuencia su investigación, y se le dictó la prisión preventiva. Al parecer, en esa condición aguardará el juicio oral.

Cuando declaró, Le Parc negó haber sido el autor, dijo que no lo conocía a Pilu y contó que había oído en el barrio que le atribuían el crimen a un tal "Paraguayo". Pero los testigos lo señalaron sin dudar; días después, uno de ellos reapareció magullado y sin dientes: "Lo levantaron en una camioneta, estuvo desaparecido dos días y recibió una paliza", contó la misma fuente.

Más tarde, los familiares de Le Parc aparecieron en Tribunales. Los acompañaba, justamente, el "Paraguayo" Giovanni Torres. Fue una tarde de domingo. Él dijo que quería hacerse cargo del asesinato de Pilu, le tomaron los datos y lo convocaron para el día siguiente.

Ese lunes con un abogado, Torres contó que la noche del 1° de mayo supo que Pilu había intentado robarle a un chico de 10 años y que por eso lo enfrentó; que Pilu corrió y que tras seguirlo seis cuadras lo alcanzó. Que Pilu le mostró un cuchillo e intentó lastimarlo y no lo consiguió, que forcejearon y que la víctima terminó clavándose el cuchillo en un movimiento algo sofisticado, en los riñones.

Dejó cabos sueltos en su testimonio. Dijo no recordar cómo vestía el hombre con el que supuestamente luchó y mató; después dijo que en realidad lo había seguido en una bicicleta que había encontrado en la playa, también corrigió la zona donde habría dado la puñalada. El fiscal lo grabó explicando cómo fue el movimiento.

Castro escuchó a Giovanni y lo demoró, luego lo liberó: no creyó en su versión, algo exculpatoria que implica una maniobra mediante la que la víctima se habría autolesionado con una cuchilla en un movimiento "imposible" y que contradice los datos de la autopsia. Pilu fue apuñado "de arriba hacia abajo con tanta fuerza que rompió huesos y alcanzó el pulmón".

Pilu, cuidacoches, tenía antecedentes robos y por violación a la ley de estupefacientes, quedó tendido en avenida Libertad y calle 212, a media cuadra de la casa de una prima, en la periferia de la ciudad, al oeste. El crimen fue cerca de las 21.30 del 1° de mayo.

Hay una cámara de seguridad en la zona: la imagen difusa que arroja también contradice a Torres y para los investigadores incrimina al imputado.

"No nos dan respuesta y le bajaron la preventiva, queremos probar que los verdaderos asesinos están sueltos. El chico que lo mató se está haciendo cargo, está acá con nosotros", sorprendió Keila, cuñada de Le Parc, presentando a Giovanni Torres en la manifestación con unos veinte familiares frente a Tribunales.

"Nadie me dijo nada, yo solo fui a entregarme. El sujeto fue a robar a un nene y salté a defender. Fue una defensa propia. Lo agarraron a Yon (así llaman a Le Parc) y él no tiene nada que ver. Soy yo el homicida", explicó Giovanni.

De momento, sólo le creen los familiares del imputado. A él, como declaró en una indagatoria, ni aun en caso de que estuviera mintiendo se le podría formar una causa por falso testimonio. Pero si se prueba que con su actitud intenta obstruir la labor de la Justicia tal vez podría ser procesado. En tanto, insiste: "Deténganme, lo maté yo".

Fuente: Clarín

Comentarios