Falta de clima de negocios e incertidumbre por el futuro, las principales alarmas del sector privado marplatense

Así se desprende de un trabajo realizado por la Fundación Global, quien presentó la primera medición del Índice de Confianza Empresarial para Mar del Plata y la región.

Por Redacción

domingo 20 de junio, 2021

La Fundación Global presentó la primera medición del Índice de Confianza Empresarial para Mar del Plata y la región, un nuevo indicador que observa las condiciones contextuales para la inversión privada, la oportunidad para la creación de proyectos empresariales y la generación de nuevas fuentes de empleo.

El estudio, coordinado por Marcos Falcone, Magíster en Ciencias Sociales por la Universidad de Chicago y Licenciado en Ciencia Política por la Universidad Torcuato di Tella, tiene el objetivo principal de "determinar el clima de negocios que propicien inversiones y desarrollos productivos privados en la ciudad y la zona, de acuerdo a la mirada del empresariado local".

El índice de confianza del sector privado se ubicó en 42,1 puntos durante el mes de mayo, dato que surge de la combinación de factores presentes y futuros, aunque expresa una caída en relación a las expectativas para los próximos meses, llegando al 39,6. Esto significa que hay en el sector una percepción de que la situación no será igual o mejor que la actual, sino todavía peor en el futuro.

En línea con esto, el sondeo arroja que un 53% del empresariado estima que el clima de negocios en la ciudad y la región es regular, y el 35% lo califica como malo. Ambos indicadores suman el 88% de percepción negativa de la situación actual, contra un 9% que lo considera bueno. Al consultar sobre las previsiones futuras, la valoración negativa del escenario asciende al 94%, contra un 3% que espera que mejore.

Esta no es una encuesta de actividad económica más, sino que aporta un indicador nuevo que se incorpora a la región y que tiene que ver con la confianza, la capacidad, la voluntad de los empresarios de invertir y dinamizar la economía y la producción. Para esto, la existencia de reglas claras, previsibles y fáciles de cumplir es determinante, y es lo que los empresarios no están encontrando en la actualidad”, explicó Fernando Álvarez, titular de la Fundación Global.

A su vez, Falcone apuntó que “los resultados del informe subrayan las dificultades de Mar del Plata y la región para despegarse de un contexto nacional adverso. En este contexto, resulta urgente incentivar la inversión privada a través de reducciones de impuestos, procesos de desburocratización y firme apoyo a la seguridad jurídica. Solo estas señales podrán mejorar las expectativas sobre el futuro, que mejorarían a su vez la situación presente. El potencial de los emprendedores de la región es muy alto, como se ve con quienes logran sortear los obstáculos puestos por el Estado, y es posible desarrollarlo en su totalidad si tan solo se los deja actuar”.

De acuerdo a los resultados de este sondeo, que se repetirá de manera trimestral para medir la evolución de las variables analizadas, cae la confianza de los empresarios en la situación económica para los próximos meses. En oposición a los pronósticos de crecimiento, tres de cada cuatro empresarios locales creen que la economía se contraerá en los próximos doce meses.

La inversión privada es el motor del desarrollo económico, pero el indicador de confianza nos está marcando que casi el 60% de las empresas no tienen previsto realizar inversiones en los próximos 12 meses. Esto nos da la pauta que en algo estamos fallando como país. Estamos mirando una agenda que no nos lleva al futuro, sino que lo demora”, agregó Álvarez.

El sector público debe trabajar en conjunto con el privado para generar condiciones y clima de negocios. Por eso estos datos son relevantes, porque nos muestran una radiografía de lo urgente: la confianza en el futuro es casi 12 puntos más bajo que la confianza en el presente, y así no hay crecimiento posible. Pero todavía hay margen para revertir esta situación, porque hay un gran compromiso del empresariado con la ciudad y su desarrollo. Lo que faltan son reglas amigables y que generen previsibilidad para facilitarles las cosas a quienes quieren impulsar negocios”, concluyó.

Comentarios