"No hay reclamo ni expresión artística que justifique dañar el patrimonio público"

Lo dijo el jefe de gabinete municipal, Alejandro Rabinovich, tras un nuevo ataque de vandalismo que sufrieron los lobos marinos de piedra de la rambla marplatense.

Por Redacción

sábado 17 de julio, 2021

Tal como adelantó El Marplatense, la obra "Los Lobos Marinos", ornamentación escultórica del Casino y Gran Hotel Provincial y de la Rambla de playa Bristol, fue víctima de un nuevo hecho de vandalismo cuando personas volcaron pintura negra en ellos, en el marco de un creciente reclamo contra la exploración de petróleo en Mar del Plata.

Este caso significa un daño a un Patrimonio Histórico Nacional, doblemente protegido, por lo que, se pidieron las imágenes de las cámaras de la zona para iniciar una investigación.

En las redes sociales, el jefe del gabinete municipal, Alejandro Rabinovich, repudió el nuevo ataque con pintura contra los lobos marinos de piedra de la rambla marplatense.

"No hay reclamo ni expresión artística que justifique dañar el patrimonio público. Luego de la vandalización de los lobos en la rambla de la ciudad, hicimos la denuncia correspondiente", afirmó el funcionario de Guillermo Montenegro, quien adelantó que Constanza Addiechi, responsable de Restauración de Monumentos del municipio, trabajará en la revisión de las piezas artísticas y el diseño de la futura intervención para devolverlas a su estado original.

En ese contexto, Rabinovich remarcó que "cuidar y proteger las esculturas es defender y mantener vigente la historia de General Pueyrredon".

Cabe recordar que en ese sector se había dado además otra repudiada intervención con pintura sobre la plazoleta que tiene el monumento al Almirante Guillermo Brown y separa los edificios del Casino Central y el hotel NH Provincial. También con pintura negra, militantes políticos habían grafitado hace pocos meses el rostro del expresidente Néstor Kirchner.

Tras la controvertida pintada, la concejal de la Coalición Cívica, Angélica González, cuestionó a los militantes kirchneristas y sostuvo que “el patrimonio arquitectónico de la ciudad no puede ser vandalizado ni intervenido arbitrariamente; sino que la intervención de los mismos se debe dar en un marco de un plan de restauración o mantenimiento”.

En aquella oportunidad, quedó en el centro de la polémica la actual administradora del complejo Punta Mogotes, la dirigente camporista Mariana Cuesta, quien se desempañaba como directora de Coordinación Turística de la Subsecretaría de Turismo de la provincia de Buenos Aires, a cargo de la Rambla marplatense.

Comentarios