Julio Fernández en La Voz: "Es una locura todo lo que me está pasando"

El músico y cantante marplatense es uno de los participantes destacados de "La Voz" Argentina, donde deslumbró al jurado en su primera presentación con una destacada versión del tema "It's a heartache", un clásico de Bonnie Tyler. "Las repercusiones que he tenido son impresionantes" dijo y agregó que "es un tsunami de muchas cosas, que estoy disfrutando mucho".

Por Redacción

domingo 18 de julio, 2021

Después de varios éxitos a nivel internacional a comenzado una vez más el certamen de La Voz en su edición para la Argentina el cual, con la conducción de Marley, busca al nuevo cantante del país a través de la opinión de un jurado lleno de estrellas consagradas en América Latina.

El jurado conformado por Lali Espósito, Soledad Pastoruti, Ricardo Montaner y sus hijos Mau y Ricky, ya han comenzado a evaluar a los distintos participantes, entre los que se destaca el marplatense Julio Fernández, quien debuto con una excelente versión de "It's a heartache", un clásico de Bonnie Tyler, deslumbrando al jurado y eligiendo como coach a La Sole, quien lo acompañará el resto del certamen.

"La verdad que es una locura todo lo que está pasando ahora. Las repercusiones que he tenido luego de las audiciones a ciegas en La Voz Argentina son impresionantes. He salido en Bendita TV, La Nación, Paparazzi y he llegado a sitios impensados. Uno no sabe hasta donde puede llegar. Me he encontrado con notas en sitios en ingles del exterior y demás", manifestó Julio en diálogo con el programa "El Verano Menos Pensado", por Radio Mitre Mar del Plata (FM 103.7).

"Es todo un tsunami de muchas cosas, pero estoy muy contento y disfrutándolo. Llevo muchos años en la música acá en Mar del Plata y ahora puedo disfrutar este momento que te lleva a una exposición y a una visibilidad impensada", destacó.

"En lo personal vengo con más de 30 años de carrera. En los '90 tuve un grupo que se llamaba 'Cruz del Sur', de rock, acá en Mar del Plata con el cual participamos en los festivales de la juventud y demás", detalló Julio.

"A partir del 2000 seguí como solista y tengo tres discos editados como con canciones propias. Me considero un músico itinerante, he ido tocando mucho por todo el país, mucho en la provincia de Buenos Aires, en más de 50 ciudades. Siempre que podía agarraba el auto y me iba a tocar a algún lado. Es mi laburo", afirmó el músico y cantante marplatense.

"Ahora todo esto lo lleva a uno a otro nivel de exigencia, más allá de que siempre fui muy profesional en lo que hago", subrayó.

En referencia a su primera aparición en La Voz, Julio sostuvo que "a mi me sorprendió cuando se dieron vuelta Mauro y Ricky porque habían pasado 5 o 6 segundos de la canción nada más, lo cual eso pasa muy rara vez en este certamen. Eso realmente me sorprendió porque ni me lo esperaba. Yo pensé que iba a tener que 'remarla' en la canción, más allá de que la tenía bien ensayada. De todas maneras cuando uno llega a ese lugar los nervios y la espera te van cansando y te puede jugar en contra".

"Después La Sole también se dio vuelta y para mi fue una gran alegría porque yo tenía pensado ir con ella en caso de que se diera vuelta", relató.

Al ser consultado sobre como sigue el certamen, Julio señaló que "luego comienza un proceso de coucheo, donde nos asignan un profesional del equipo de producción, que en mi caso es la coach vocal, Dorita Chávez que es la corista de Diego Torres y Natalia Oreiro entre otros. Es realmente una profesional de primera".

"Con ella vamos preparando el próximo tema o canción que te asignan, con toda la preparación técnica, además de la grabación de contenidos para las redes, reportajes, se realizan sesiones de fotos y muchas cosas más. Es realmente una producción internacional", remarcó.

Al ser consultado a como se adapta a trabajar con una coach vocal, luego de 30 años de carrera, julio resaltó que "siempre fui muy estudioso de la voz, de tomar clases, de realizar workshop en Buenos Aires, con distintos profesionales también".

"En este caso a uno le van marcando cosas que por ahí uno no se da cuenta y se va mucho más al detalle de lo que es la producción vocal de un tema. Se empieza a hilar mucho más fino. Yo siempre canté en inglés, pero de todas maneras he tenido que laburar con profesionales para mejorar aún más la dicción y que todo salga bien, como así también trabajar en cuestiones vocales, la respiración y demás", detalló.

En referencia al programa educativo Ensamble Infanto Juvenil de Rock, del cual es director en Mar del Plata, Julio contó que "tiene que ver con una beca que obtuve del Fondo Nacional de las Artes en el año 2019. Como director y con un grupo de profesores comenzamos a trabajar en la primera parte ese año, donde dábamos clases a los chicos de entre 7 y 15 años en la ONG CEFIL, con cientos de chicos que se anotaron para participar, de los cuales pudimos comenzar con 80 y después se realizó una muestra final con todo lo que los chicos aprendieron".

"Realmente ha sido algo muy importante y ahora estábamos por comenzar la segunda etapa, pero la pandemia nos cortó esa actividad, aunque de todas maneras la idea es de poder darle una continuidad, porque es un proyecto muy lindo para enseñarle música a los niños, sobre todo a los de más bajos recursos", remarcó.

Finalmente al ser consultado sobre los proyectos para la próxima temporada, Julio sostuvo que "por ahora estoy viendo lo que pasa con la participación en La Voz y seguramente haré un showcase en Buenos Aires para la prensa a nivel Nacional y después estaré volviendo a Mar del Plata y la idea es de poder hacer alguna presentación el algún teatro, pero hay que ver como se va dando todo con el tema de la pandemia y como se van dando las aperturas y demás".

"La idea en principio es hacer una presentación en Mar del Plata para poder reencontrarme con mi público y disfrutar también del acercamiento de la gente, que es algo que uno tanto necesita como artista. Uno vive del aplauso", concluyó Julio Fernández.

Comentarios