Se agudiza la situación de Garbarino y vuelven a reunirse en el Ministerio de Trabajo este miércoles

Los empleados siguen reclamando por salarios atrasados. Este miércoles habrá una nueva audiencia, donde la empresa presentará algunas de sus propuestas para sostener el funcionamiento de la compañía.

Por Redacción

martes 20 de julio, 2021

La situación de la cadena de electrodomésticos Garbarino es cada vez más complicada. Con gran parte de sus 105 locales cerrados y las demandas de sus trabajadores por la falta de pago de los salarios, la empresa admite que no puede hacer frente al pago a sus proveedores y la entrega de mercadería.

Este miércoles habrá una nueva reunión en el Ministerio de Trabajo, donde presentará algunas de sus propuestas para sostener el funcionamiento de la compañía, que pasó a manos del empresario Carlos Rosales, propietario del grupo asegurador Prof, pero no pudo reponerse de una situación crítica que arrastra desde hace varios años.

En tanto, el secretario gremial del Sindicato de Empleados de Comercio de Mar del Plata, Dario Zunda, confirmó a El Marplatense que, por ahora, no hay novedades en la ciudad, donde los trabajadores tomaron la sucursal de Rivadavia al 3000, que la audiencia será cerca de las 18.

Como resultado de la decisión de la empresa, también cerró la sucursal local de Compumundo ubicada en Rivadavia y La Rioja, donde trabajaban un total de cinco personas, que se sumaron a las 40 familias marplatenses afectadas por la situación.

Desde hace cinco meses, los cerca de 3.800 empleados de la empresa no están cobrando sus salarios. Esto incluye a los trabajadores de las otras unidades del grupo: Garbarino, Garbarino Viajes, la cadena Compumundo, la financiera Fiden y las plantas Tecnosur y Digital Fueguina, ubicadas en Tierra del Fuego.

Desde la empresa, aseguran que la situación es muy complicada y que se agravó en abril y mayo de este año, con la segunda ola de covid, cuando las ventas cayeron entre 60% y 75%, con un desplome en el flujo de caja que colapsó el pasado mes de junio. El efecto cascada de la situación generó la falta de pago a los proveedores, informó Infobae.

La compañía está trabajando en tres líneas para poder remontar el complejo escenario. Por un lado, esperan poder cobrar una deuda pendiente del Gobierno porteño que estiman en $438 millones y que les permitiría pagar salarios. Luego, apuestan a cerrar un acuerdo con la empresa Newsan, que podría contratar a sus dos plantas en el Sur del país para la fabricación de algunas de sus líneas de productos. Y por último, esperan formar un fideicomiso financiero, operado por terceros a través de un banco, que les permita volver a abastecer la demanda de productos.

Por otro lado, desde la empresas aseguran que están en negociaciones con dos posibles inversores que podrían incorporarse a la empresa, aunque aún están en el proceso donde los interesados requieren información sobre los números de la compañía.

Hace un mes, la empresa no pudo cerrar un acuerdo con un posible socio, de un grupo encabezado por el empresario Facundo Prado, porque consideraron que la propuesta era “inconsistente”, lo que aumentó la tensión dentro de la compañía. La intención era que un nuevo socio pudiera inyectar capital que le dé empuje a una posible reconversión de la empresa, con más foco en la venta online y locales como puntos de retiro de las compras, con el formato de pick-up, una tendencia que siguen todas las empresas del rubro.

Fuente: Infobae

Comentarios