Cómo está León, el niño que cayó a una pileta y se repuso de dos paros cardiorrespiratorios

El incidente ocurrió hace una semana y este jueves el jefe de emergencias del Materno Infantil y la madre dieron detalles de lo sucedido y el estado de salud del menor.

Por Redaccion

jueves 19 de agosto, 2021

Hace exactamente una semana, un nene de 2 años se cayó en la pileta en una vivienda de Zacagnini al 6000, del barrio El Grosellar. Familiares llamaron al 911 y gracias a la labor de efectivos policiales y el SAME fue puesto a salvo para trasladarlo con vida al Hospital Materno Infantil, donde está internado y se recupera.

León, el menor tuvo dos paros cardiorrespiratorios y ya se encuentra en terapia intermedia, estable, comiendo y mirando televisión. De hecho, Mariano Irigoin, jefe emergencias del Materno le explicó a El Marplatense que "la evolución de León fue muy buena, llevamos una semana de evolución y por suerte pudo salir de terapia intensiva, ahora está en el piso de moderados atendido por los pediatras, en recuperación, en una fase un poco más lenta, de descomplejizarlo, bajar las drogas, pero los días más difíciles han pasado".

Asimismo, el médico recordó que "el cuadro realmente era de mucha gravedad. Llegó en ambulancia con un paro cardiorrespiratorio de un tiempo de evolución bastante prolongado. Se hicieron las maniobras rápidamente e inicialmente por el padre, en el lugar del accidente, luego en el traslado con policía intermediando la ambulancia y acá se siguió con la reanimación con los pediatras de la guardia y tuvo que intervenir terapia intensiva".

Y relató: "El chico se trasladó al servicio de terapia intensiva, hizo un segundo paro también prolongado, con lo cual todo eso oscurecía el pronóstico de León, pero por suerte ha sabido salir de esa situación difícil".

En referencia al rápido accionar, Irigoin destacó que "sin dudas, el primer auxilio es muy importante, la instancia pre hospitalaria es muy importante, y en este caso tuvimos la suerte de que el padre pudo hacer maniobras de RCP, seguidas por el personal que tiene cierto entrenamiento en eso".

Por su parte, Lila, la madre de León manifestó que "estoy muy feliz porque está mi hijo acá, porque se está sanando, recuperando y tengo fe de que se va a recuperar del todo porque en casos como este quedan secuelas mayormente".

Y tras agradecer al personal de salud y todas las personas que intervinieron para que el niño llegara con vida al Hospital, la madre subrayó que "la primera noche nos dijeron 'Mirá está muy grave y quizás no la cuente'".

Sobre el día del incidente, Lila contó que "no estaba, estaba el papá, entonces fui llamada. El padre, que estaba cortando el pasto y el nene a 50 metros, guarda las máquinas y cuando se da vuelta no estaba más. Pasaron tres minutos; la pileta estaba quieta, llena de verdín por lo cual no se distinguía bien el niño, entre el verde del pasto y el de la pileta.  El papá tuvo como una intuición entró a la pileta, lo tocó y no lo encontró. Salía y volvía a entrar, hasta que lo saca boca abajo, vomita, le hace insuflación, se le abren los pulmones, se escucha lleno de agua, vuelve a vomitar bastante y ahí quedó en la maniobra de RCP, insuflación y masaje hasta que llegó la policía".

Y continuó: "Ahí hizo el primer paro y después la secuencia que la policía conecta con la ambulancia, que lo trajo hasta el Materno. Acá lo intubaron y ya todo lo demás lo contó Mariano".

"Se quedaron bastante sorprendidos los médicos por cómo salió del trauma, primero porque salió, ya que no daban mucho crédito y después porque empezó a estabilizarse día a día con pequeñas cosas, el color, las pupilas, las cositas que iban pasando, los laboratorios. Entonces también yo digo es la voluntad del hombre que sabe y actuó y es la voluntad divina", analizó.

"Estuvo de tres a cinco minutos, es muy impreciso, no sabría cómo decirte bien. El agua estaba muy fría con lo cual hizo hipotermia y eso lo ayudó también, el agua fría siempre es mejor en estos casos", añadió.

"Hoy ya come, no tiene respirador. Por supuesto todavía tiene medicaciones que lo compensan y tiene que ir soltándolas porque al principio le dieron con todo porque se moría", finalizó Lila.

Por último, Irigoin reconoció que pueden quedar secuelas en León: "Lo vamos a ir viendo con el tiempo, pero hoy verlo sentado en la cama, comiendo, mirando la tele nos llena de esperanzas de que no va quedar nada de esto. Pero las pequeñas cosas hay que ir viéndolas con el tiempo y darle un poco de espera".

Escuchá el diálogo del médico y madre del niño con el m{ovil de El Marplatense.

 

Comentarios