El cuento del tío que no funcionó: intentaron estafar a un tallerista de Mar del Plata

Diego, un tallerista de la ciudad, denunció que lo quisieron estafar con un auto que tenía publicado para vender. Descubrió "la jugada" y siguió con el cuento para ver hasta dónde intentaban llegar. "Quería contar eso porque la verdad me da muchísima bronca", dijo.

Por Redaccion

lunes 23 de agosto, 2021

Algo no le cerraba a Diego, un tallerista de Mar del Plata, que tenía un auto publicado en Facebook para venderlo. Descubrió el intento de estafa y "la jugada" de quien lo contactó y continuó con el supuesto intento de venta hasta que el falso comprador se dio por vencido.

"El jueves me escriben al WhatsApp por un auto que tengo publicado en la sección de ventas de Facebook. Aducen hacerme una transferencia, por parte del valor del auto a modo de seña y que el resto me lo daban al momento de venir a retirarlo", contó a El Marplatense.

Hasta ahí, todo iba por los carriles normales de una transacción hasta que "la persona que se comunica conmigo me sugiere que vaya al cajero para darle el CBU, cosa que yo le ofrecía hacerle una copia de pantalla del Home Banking para que tenga los datos y pudiera hacerlo", indicó.

Diego comenzó a sospechar: "Esta persona insistía mucho, al insistir tanto me llamó más la atención, porque estamos a 300 kilómetros de Olavarría, pero la característica telefónica era de la ciudad de Córdoba", relató.

"Fueron un montón de cosas que no me cerraron y empecé a jugarles un poquito el juego a ellos. Llegué al punto de decirles que estaba en la puerta del cajero, porque él me pedía por favor que le avisara", confesó el tallerista.

"Entonces ahí empezamos un juego, me preguntaba y le respondía lo que él quería escuchar. Yo tratando de ver cómo era lo que estaba pasando, porque ya lo había visto en los medios y es algo bastante común. Al punto de que en un momento ya me cansé, no pude seguirle más el juego y me terminé riendo", explicó.

"Se da cuenta esta persona, me insulta, me corta, me vuelve a llamar, me vuelve a insultar hasta que le digo, a modo de a ver qué decía él, que yo estaba en la misma, que a él le había tocado perder y a mi también. Todo para ver qué me decía, la verdad me parecía un total descaro. Y me terminó diciendo entre ratones no nos pisemos la cola. Me dijo que estaba duro, que no era como hace un año atrás que la gente está avivada, pero que todavía se podía seguir haciendo", manifestó Diego, y agregó: 2La verdad que es una locura".

En cuanto al mecanismo que llegó a comprender, el tallerista explicó que "sugieren que vayas al cajero, cuando estás ahí, no sé si había otra persona más porque no me pidió dirección. Te piden que entres al cajero, que le pases el CBU desde ahí, que es una forma más directa, que ahí mismo consultes el saldo y que cotejes si el dinero que supuestamente tenía en caja correspondía a la suma que él había depositado. Pero que le dijeras siempre el total que había depositado".

La intención del marplatense es alertar a los vecinos: "Que uno publique algo, ya sea una licuadora o un auto, perder ese bien o perder el dinero que uno tiene en la cuenta porque estos tipos están con suficiente tiempo y espacio como para poder hacer esto, era para alertar a la gente", dijo.

"Quería contar eso porque la verdad me da muchísima bronca. Es lo de siempre, lo que decimos todos, uno trabaja, apuesta, invierte y estos tipos sentaditos en una silla con un teléfono libre hacen lo que quieren y no pasa nada", cerró Diego.

Escuchá la historia en el móvil de El Marplatense:

Comentarios