Presencialidad escolar plena: "Dependerá del tamaño de las aulas"

Tras el acuerdo alcanzado en el Consejo Federal de Educación, la Dirección General de Cultura y Educación, actualizó el protocolo para dar inicio a una nueva etapa de clases presenciales. Susana Aranguren, secretaria general de Suteba, manifestó que "en algunos casos quizás la burbuja no sea con la totalidad de los alumnos".

Por Redacción

miércoles 1 de septiembre, 2021

A partir de la decisión del Consejo Federal de Educación, y gracias a la baja sostenida de contagios de coronavirus, este miércoles todas las escuelas de la provincia de Buenos Aires volverán a la presencialidad plena, por lo que se actualizaron las medidas de cuidado.

En consonancia con los acuerdos alcanzados por las jurisdicciones en la 109° Asamblea del Consejo Federal de Educación y contenidos en la Resolución 400/2021 de dicho organismo, la Provincia da inicio a una nueva etapa de las clases presenciales. De esta manera, los chicos volverán a las aulas de lunes a viernes en el horario de clases normal, pero bajo un estricto protocolo.

"El protocolo jurisdiccional por el momento sigue siendo el mismo, no ha variado y si bien la resolución aún no ha llegado, sí tenemos la información de como sería la intensificación de la presencialidad", manifestó la secretaria general adjunta de Suteba General Pueyrredón, Susana Aranguren, en declaraciones a El Marplatense.

Entre las nuevas medidas que permiten la vuelta a la presencialidad plena, la Provincia redujo el espacio entre estudiantes de 1,5 metros a 90 centímetros y en algunos casos excepcionales, donde no se pueda cumplir con la distancia de referencia, se podrá incorporar más chicos al aula "robusteciendo otras medidas de mitigación".

"Nosotros desde Ctera, Suteba y el resto de los gremios del frente docente, es que la presencialidad debe ser cuidada y para eso se deben tener en cuenta tres factores. El primero es el tamaño de las aulas, de manera que permitan la nueva distancia aconsejable de 90 centímetros, algo que no todas las aulas podrán cumplir", afirmó.

"En segundo lugar se encuentra el tema de infraestructura, por el cual se deben seguir cumpliendo todas las pautas del protocolo jurisdiccional y de los doce puntos de seguridad e higiene que pauta la Ctera, y finalmente en tercer lugar se debe contar con la cantidad de auxiliares necesarios", detalló la referente de Suteba en Mar del Plata.

Al ser consultada por el distanciamiento exigido dentro de las aulas, Aranguren sostuvo que "lo que entendemos es que era lógico que ante la gran cantidad de gente vacunada y la disminución de casos, se pensara en una intensificación de la presencialidad. El tema es que cada escuela tendrá que analizar en conjunto las posibilidades que tiene de aplicar esto".

"Si tomamos los 90 centímetros nos encontramos con que en el aula habrá un alumno por banco. No queda otra alternativa. Incluso se debería colocar de manera diagonal para cumplir con el distanciamiento exigido", señaló.

"Definitivamente todo dependerá del tamaño de las aulas. Nos nos olvidemos además que desde la provincia de Buenos Aires el gobierno ha distribuido medidores de dióxido de carbono y estamos con toda una serie de medidas que hacen al tema ventilación y demás, cuestiones que se deben cumplir", aseveró Aranguren.

"Por este motivo cuando se den las condiciones se podrá intensificar y en los casos en los que no se den las condiciones, se ampliarán seguramente las burbujas con asistencia programada, pero quizás la burbuja no sea con la totalidad de los alumnos", remarcó.

En referencia a la infraestructura, Aranguren señaló que "en la ciudad de Mar del Plata, el gobierno de la provincia de Buenos Aires ha invertido sumas históricas que nunca se han visto. Actualmente tenemos cuellos de botellas que no se han podido solucionar aún, como lo relacionado a los contratistas, licitaciones, especialistas en calderas y demás".

"Todo eso hace que las obras se hayan demorado. Motivo por el cual decimos que como el protocolo jurisdiccional no se ha cambiado, la realidad es que hay una serie de pautas que hacen a la seguridad e higiene que se tienen que cumplir", concluyó Susana Aranguren.

Protocolo para la presencialidad plena en las escuelas de la Provincia

  •  El uso correcto de barbijo, de capa doble o triple. Los establecimientos contarán con fondos disponibles para adquirir tapabocas, posibilitando una mayor protección a las y los estudiantes que lo requieran.
  • La ventilación adecuada de las aulas, para lo cual será fundamental el uso de medidores de dióxido de carbono.
  • La distancia social mínima de dos metros entre grupos de distintos cursos en los espacios comunes de la escuela.
  • La higiene personal, la limpieza y desinfección de los espacios.
  • Testeos obligatorios semanales para la detección de casos asintomáticos para docentes y auxiliares.
  • El aislamiento preventivo de casos sospechosos y sus contactos estrechos.

Comentarios