DE ANDRADE, PLATA EN TOKIO

"Es levantarse con la piedra de David para pelear contra Goliat todos los días y lo conseguimos"

El entrenador del subcampeón Paralímpico, Ezequiel Valdez, manifestó su satisfacción por la medalla conseguida por el nadador marplatense, y contó lo dificultoso que fue prepararlo en el proceso pandémico y ante la falta de apoyo económico para estar a la altura del deporte de primer nivel.

Por Redacción

viernes 3 de septiembre, 2021

De Andrade tocó la pared y uno de sus entrenadores en Mar del Plata, Ezequiel Valdez, gritó: "Vamos Matías, carajo". El nadador marplatense debió sortear muchas dificultades para prepararse y alcanzar la medalla de plata conseguida este viernes en los Juegos Paralímpicos de Tokio 2020.

En el Centro Acuático hizo historia para el deporte Argentino y de Mar del Plata ganando la presea plateada en los 100 metros espalda categoría S6 de natación.

"Cuando toca la pared sentí una emoción muy grande, indescriptible. Es algo que te recorre todo el cuerpo, no te permite pensar, sólo sentir y la alegría te invade de tal forma que no se puede hacer otra cosa que sonreír. Esa fue la primera sensación y el grito de "vamos Matías, carajo", que lo voy a atesorar el resto de mi vida", confió uno de sus entrenadores, Ezequiel Valdez, en diálogo con El Marplatense.

En cuanto a las dificultades que tuvieron que atravesar durante la preparación, Valdez detalló: "Son muchos años de trabajo, muchas horas en la pileta. De hecho entrenamos doble turno, tres veces por semana y doble turno de gimnasio. Para llegar de esta manera hay que entrenar duro durante mucho tiempo. Antes de ir a Tokio, acostumbrarnos al horario, dormir de día y entrenar de noche. Durante la pandemia, las cosas se tornaron muy difíciles. En la ciudad se rompió la pileta de 50 metros que nos permitía entrenar de la mejor manera. No obstante, tuvimos el apoyo de la municipalidad para que nos permita entrenar en el momento que estaba todo cerrado el año pasado. Después Mati se contagió Covid, a pesar de cuidarse".

"Todo eso, al mirar para atrás hace de este logro algo enorme y la satisfacción es tremenda", analizó.

Respecto a las posibilidades de semejante logro, el entrenador manifestó que "hace tres años que pudimos pensar en obtenerla y trabajamos muy duro para eso. Pero nunca la posibilidad cierta porque dentro del tiempo que él hace, había cuatro nadadores más, por lo que tenía las mismas chances que nosotros. Estaba en los papeles, pero sabíamos que iba a ser muy difícil porque las dificultades habían sido muy grandes. Pero Matías estaba enfocado, preciso y es un deportista admirable".

En continuado, sobre los inconvenientes durante la preparación, Valdez habló sobre la beca y el apoyo económico para llevar a cabo la preparación y la llegada a un Juego Paralímpico: "Fue muy difícil. Matías tiene una beca hace bastante tiempo, pero en función de los requerimientos para estar en este nivel, cumple un 30% del presupuesto total que se necesita para prepararlo. Por eso el esfuerzo de la familia, de nosotros y de cualquier índole es bienvenido porque muchas veces vamos a concentraciones y viajes con nuestros autos. Estamos relegados en ese sentido. Es levantarse con la piedra de David para pelear contra Goliat todos los días y eso lo hicimos durante 8 años y lo pudimos conseguir".

Mirá la carrera final del marplatense Matías De Andrade.

Comentarios