MIRA EL VIDEO

El magnetismo de la leyenda del Bosque Energético de Miramar

Fue creado en 1924 para que funcionara como una barrera ambiental que permitiera poder edificar cerca del mar y evitar que la arena tapase las construcciones. Hoy es el escenario de misterios y aventuras familiares en la Costa Atlántica.

Por Redacción

domingo 19 de septiembre, 2021

Por Bárbara Benitez

A 48 kilómetros de Mar del Plata, tomando el camino “viejo” a Miramar rodeado por grandes hectáreas de campo y pastizales de color verde fluor, previo a la primavera que se aproxima, llegamos al famoso Bosque Energético conocido en la Costa Atlántica bonaerense por sus avistajes sobrenaturales y el equilibrio de ramas en forma de “T”.

Se accede por la ruta provincial 11 que conecta a las ciudades balnearias de Miramar y Mar del Sur. Se puede recorrer en auto, en bicicleta o a pie. Forma parte del Vivero Dunícola Florentino Ameghino de quinientas hectáreas, kilómetro y medio de ancho y casi ocho sobre la costa. Se destaca por su silencio, armonía y colores que van desde el verde hasta el amarillo y tintes violetas de alguna flor casi imperceptible entre tantas hojas. El mar acompaña a un costado, rompiendo sus fuertes olas heladas y entrelazándose con el sonido del viento y las ramas. El sendero lleva, a quienes lo caminan, por pequeñas subidas y bajadas. A sus costados algunos árboles descansan en el suelo partidos por su gran peso o tormentas. También se abren pequeños caminos que finalizan en círculos.

El bosque “mágico” fue creado en 1924 sobre una zona de catorce hectáreas para que funcionara como una barrera ambiental que permitiera poder edificar cerca del mar y evitar que la arena tapase las construcciones. Se eligieron pinos provenientes del Mediterráneo, ya que pueden adherirse de buena manera en terrenos arenosos.

Aunque al ingresar el silencio es abrumador, las radios y los celulares pierden conexión, las ramas crujen de tal manera que simulan ser pasos agigantados sobre las cabezas de quienes lo visitan y el sol ingresa de forma tenue entre los caminos desarrollados por los inmensos pinos, el que sea una puesta en escena del hombre hace que comience a resonar extraño todo aquello que se cuenta.

Está repleto de historias relacionadas con ovnis, gnomos, y objetos sobrenaturales, pero hay una leyenda que es la que lo hace parte de búsquedas, respuestas a incógnitas y hasta la visita de la NASA. Desde 1954 se realizan estudios para saber cuáles son las propiedades electromagnéticas y el verdadero motivo por el cual si tomamos dos ramas de aquellos arboles imponentes podemos lograr un equilibrio perfecto en forma de “T”.

La primera respuesta a esta investigación fue vincular este equilibrio con un meteorito que cayó hace 3 millones de años entre Miramar y Mar del Sur. “Supuestamente la caída irradió energía en el suelo y magnetismo. Esta era la respuesta a que el equilibrio suceda. Con el paso del tiempo se descubrió que no. La realidad es que es una leyenda para los niños y sus familias”, comentó con tono risueño uno de los guías que no solo cuenta y aclara esta historia, también propone abrazar los árboles para cargarnos de su energía y realizar una sesión de meditación entre la naturaleza.

El magnetismo que se genera es gracias a las propiedades del lugar. Es decir, el hierro que tiene la arena que conforma el terreno. Además, como el guía aclaró “los árboles, como nosotros, somos materia. Todos irradiamos energía y las ramas la buscan. El equilibrio proviene de esta materia y estas propiedades”.

Por otro lado, dejar que la imaginación fluya es una tarea divertida y aventurera. Y aunque la materia del suelo dé el famoso equilibrio, caminar por el bosque y tratar de descubrir la presencia de “extrañas luces y contornos” que no pueden ser registrados por las cámaras o simplemente disfrutar el paisaje es una buena excusa para pasar un día divertido al aire libre. Al fin y al cabo, tal vez el bosque creado por el hombre se fue transformando en el escenario de valientes y soñadores que creen en la magia. Magia que hace falta en la actualidad.

 

 

Comentarios