Argentina luchó pero cayó ante Portugal

El elenco nacional cayó por 2-1. Pany marcó los tantos de los europeos, mientras que Ángel Claudino descontó para los dirigidos por Matías Lucuix

Por Redacción

domingo 3 de octubre, 2021

La selección argentina dio pelea hasta el cierre, pero no alcanzó. A pesar del enorme esfuerzo hecho por los jugadores albicelestes, el conjunto nacional cayó por 2-1 ante Portugal en la final del Mundial de futsal que se disputó en Lituania y no pudo revalidar el título que había conseguido en la edición de 2016. Este es la primera consagración en una Copa del Mundo para el combinado europeo.

Portugal se mostró más agresivo en los primeros instantes del juego que se disputó en el Zalgiris Arena de la ciudad de Kaunas. Sin embargo, con el correr de los minutos Argentina logró encontrar los espacios para adelantarse y comenzar a generar peligro. Primero, Maxi Rescia probó con una suerte de tijera desde la banda izquierda que se fue cerca y, más tarde, Santiago Basile tuvo la más clara en sus pies con un remate que se estrelló en el palo.

La jugada que iba a cambiar el rumbo de la etapa se iba a dar a falta de 7.22 para el cierre. Cristian Borruto le pegó un golpe en el estómago a Ricardinho y el portugués quedó tirado en el suelo emitiendo alaridos de dolor. Las autoridades revisaron la jugada a través de la asistencia de video y decidieron la expulsión para el argentino. Así, el conjunto albiceleste quedó con un hombre menos por dos minutos.

Con ventaja numérica, los europeos se fueron en busca de la apertura del marcador. Ricardinho tuvo su chance, pero la pelota pegó en el palo. Más tarde, Portugal quebró el cero: Pany enganchó para dejar en el camino a dos rivales y se hizo el espacio para sacar un latigazo que se convirtió en el 1-0.

Los de Lucuix sintieron el golpe y tardaron unos minutos en volver a entrar en ritmo, pero cuando lo hicieron, tomaron las riendas del juego y se abocaron a la búsqueda del empate. A partir de ese adelantamiento generaron chances claras, pero no lograron concretarlas y así se fueron al descanso abajo por la mínima.

La selección argentina salió a jugar el segundo tiempo decidida a lograr la igualdad. Tenía el control de la pelota, con la intención de cuidarse de las intercepción y las transiciones veloces del rival. Pero la intensidad se fue diluyendo y Portugal pudo emparejar las acciones hasta que, a los 8 minutos, hizo los méritos suficientes para llegar al segundo gol. Otra vez Pany, en esta ocasión con una impecable volea a la salida de un córner, fue el que puso a su equipo un paso más cerca de la consagración.

Sin embargo, Argentina no se rindió y en la jugada siguiente consiguió el descuento. Lejos de caerse por la segunda conquista, Ángel Claudino encabezó la avanzada con una estupenda acción individual y sacó un tremendo remate desde lejos para decretar el 2-1. Ese gol fue el aliciente emocional para ir por más.

Vaporaki, Basile, Brandi, Taborda y Edelstein -este último con la más clara cuando había quedado con el arco vacío y la pelota le quedó incómoda para definir- fueron quienes contaron con chances A falta de 5 min, el arquero se lo sacó a Claudino. Fue en ese momento cuando Lucuix apeló al arquero jugador para acumular hombres en la ofensiva en el tramo decisivo. La última fue la de Santiago Basile en el palo. Fue todo un símbolo del esfuerzo y del sacrificio argentino, que no alcanzó para alzarse con el título, pero que dejó el orgullo nacional bien arriba.

La Albiceleste había iniciado su camino en el torneo con un 11-0 sobre Estados Unidos en la fase de grupos, que fue el resultado más abultado del torneo. Tras imponerse 4-2 a Serbia y 2-1 a Irán, se clasificó como líder de su zona: goleó 6-1 a Paraguay en octavos de final. La presentación más complicada la había tenido en cuartos con la reedición de la final del último Mundial ante Rusia: empató 1-1 en tiempo regular, sufrió para llegar a los penales y finalmente terminó eliminado por esa vía a la potencia.

Pero sin dudas el momento de éxtasis se desarrolló en estas semifinales contra Brasil, donde venció 2-1 al máximo ganador en la historia de las Copas del Mundo. La selección argentina había caído a nivel mundiales en 1989, 1992, 2000, 2004 (se enfrentaron dos veces) y 2012. Antes de este apasionante duelo por el boleto a las finales, habían tenido dos choques electrizantes en rondas definitorias: Brasil le ganó el tercer puesto (7-4) en China Taipei 2004 y lo eliminó en cuartos de final (3-2) de Tailandia 2012.

El detalle a tener en cuenta para entender la jerarquía de Brasil en esta disciplina radica en que sólo una vez quedó afuera de los cuatro mejores del mundo en futsal: perdió por penales ante Irán en los octavos de final del 2016 tras igualar 4-4. Fuera de eso, fue campeón en 1989, 1992, 1996, 2008 y 2012, además de subcampeón en el 2000 y el tercer lugar del 2004 que logró ante Argentina

Los dirigidos por Lucuix no pudieron lograr el objetivo de subir a lo más alto del podio por segunda vez en la historia teniendo en cuenta que antes del título mundial en Colombia 2016 la mejor actuación albiceleste se había desarrollado con el cuarto lugar en China Taipei 2004. Tampoco pudo igualar los dos títulos de España (2000 y 2004) y quedar ubicado detrás de Brasil en la tabla, ya que la Verdeamarela conquistó las otras cinco ediciones que se desarrollaron hasta el momento.

Portugal, por su parte, había finalizado primero en el Grupo C del Mundial, con 7 puntos: superó 4 a 1 a Tailandia y 7 a 0 a Islas Salomón, y luego empató 3 a 3 frente a Marruecos. En octavos de final eliminó a Serbia por 4 a 3 y en cuartos, en el cruce entre candidatos, se impuso ante España por 4 a 2, tras igualar 2 a 2 en el tiempo reglamentario. En las semifinales volvió a igualar por 2-2 con Kazajistán, pero ganó 4-3 en los penales.

Cabe destacar que en la previa de la final, Brasil derrotó por 4-2 a Kazajistán y se subió al tercer peldaño del podio. El argentino Nicolás Sarmiento, en tanto, fue elegido como mejor arquero del torneo por segunda edición consecutiva.

Comentarios