Con 80% de vacunados, Italia abre todo y se despide del metro de distancia

La población ya vacunada arranca con 12 años. Abren totalmente cines, teatros, discotecas. Solo se mantienen los barbijos.

Por Redacción

viernes 8 de octubre, 2021

Con el 80% de vacunados mayores de 12 años, el gobierno italiano decidió apretar el acelerador y abrió totalmente cines, teatros, salas de concierto, museos, música al vivo, estadios y discotecas, eliminando la distancia obligatoria de un metro pero manteniendo la obligación del uso de las mascarillas.

En un clima de optimismo, el primer ministro Mario Draghi dijo este viernes que “gracias a las vacunaciones, el final de la pandemia está a la vista”.

El Comité Tecnico Científico había aconsejado aperturas menos audaces. El gobierno amplió al 75% la capacidad utilizable de los estadios y a la mitad, en el caso más difícil, las discotecas, que pueden reabrir por primera vez desde que comenzó la pandemia a comienzos del año pasado.

Italia vuelve a vivir con el Pasaporte Sanitario en la mano o en el teléfono celular, que certifica las dos dosis que completan el ciclo de vacunación.

La decisión va al encuentro del intenso deseo de normalidad de los 60 millones de habitantes, ya inoculados en casi el 73%, con la confianza animada aún más por la tercera dosis que ha comenzado a ser aplicada para reforzar las defensas a los que van cumpliendo seis meses desde las primeras dos vacunas, que comienzan a perder ligeramente su eficacia.

Desde este lunes Sicilia recuperará el color blanco de las otras 19 regiones virtuosas. Los datos semanales, considerados más precisos que las cifras diarias, señalaron que la incidencia de la pandemia disminuyó la última semana a 34 cada mil habitantes, de los 39 de la precedente. El índice RT señala el índice 0,83, por debajo del nivel epidémico de 1.

Pandemia dominada

La pandemia sigue totalmente dominada en Italia por la peligrosa variante Delta, muy contagiosa y ligeramente más letal que el virus original.

Los números son tranquilizadores, porque indican una disminución al 4,8% de la ocupación de los lechos de terapia intensiva, con una disminución de 459 a 433 enfermos graves. En las áreas médicas el nivel nacional de internados por Covid-19 disminuyó al 5.1%, con un total de 2.968 de internados en los hospitales italianos.

Los contagiados siguen disminuyendo. El último dato diario señala 2.938 con 41 muertos.

Los científicos se muestran más precavidos, porque temen que la temporada invernal que se avecina puede causar problemas inesperados. Algunos incluso lanzaron la hipótesis de una “epidemia paralela”.

La respuesta del sistema controlado desde el ministerio de Salud y los comités de asesores científicos, es mantener alto el nivel de vigilancia. Si los contagios vuelven a galopar y los hospitales son invadidos por enfermos, especialmente los más graves en terapia intensiva, las regiones según los casos pasarán del color blanco al amarillo, el naranja y el rojo.

Todo lo que se está reabriendo será restringido o directamente cerrado, advirtieron en el Comité Técnico Científico y en el Instituto Superior de Sanidad.

Además de las vacunaciones, el arma principal que entra en pleno vigor el viernes 15 es el Pasaporte Sanitario, de exhibición obligatoria en los lugares públicos, con amenaza de imponer una multa salada a los infractores la primera vez, e imponer una clausura de diez días a los que insistan en desafiar las normas de seguridad.

Hasta ahora, la reapertura de las escuelas en setiembre no ha llevado a un aumento de los contagiados. También los transportes públicos exhiben comportamientos normales. El ministro de Salud Pública bajó la bandera de largada de la reapertura afirmando que “los resultados son alentadores y nos ponen en condiciones de dar ulteriores pasos graduales hacia la normalidad”.

Ocho millones sin vacunar

Los que poseen su Pasaporte Sanitario tienen todas las puertas abiertas, que están cerradas para los que carecen de la Carta Verde por no estar vacunados. Se estima que aún hay unos ocho millones de reacios al pinchazo salvador en Italia. Suficientes para descalabrar al sistema hospitalario si con ellos se ensaña, como prevén los científicos, la pandemia en la variante Delta.

El ministro Mario Franceschini saludó la abolición del metro de distancia y dijo: “Invitamos a los italianos a volver a vivir la cultura en tranquilidad y seguridad”. Recordó que además de cines y teatros, la apertura es total en los museos, salas de concierto, muestras de arte y música en vivo.

En los deportes la apertura es del 75% a los tifosi (hinchas) en general en los estadios. En los Palacios de los Deportes, que existen en la mayoría de las ciudades del país, se llevó al 60% el porcentaje de los deportes en lugares cerrados.

La ministra María Stella Gelmini destacó que “las medidas de ampliación de la presencia de la gente es una bocanada de oxígeno para todo el país y para tantas actividades económicas. El Pasaporte Sanitario funciona, aumentan los vacunados y los datos de contagio, hospitalización y muertes bajan sensiblemente”.

Se encienden nuevamente las luces en discotecas y salas de baile, los últimos locales de entretenimiento que estaban clausurados por la pandemia desde febrero 2020. Se podrán llenar al 50% en lugares cerrados y al 75% en espacios abiertos, contra el conservador 35% sugerido por el Comité Científico.

Imprescindible presentar el Pasaporte Sanitario y habrá que llevar las mascarillas hasta la pista y sacárselas solo mientras se baila. Tanta prudencia se justifica en un país que registra 131 mil muertos por el corona virus y la cuenta no ha terminado.

Fuente: Clarin

Comentarios