"Terror sentí a medida que iba cayendo, no sabía dónde iba a terminar"

Así lo afirmó Claudia Coniglio, al narrar como fue el accidente que sufrió en la curva más peligrosa de la ciudad.

Por Redacción

lunes 11 de octubre, 2021

Claudia Coniglio fue la protagonista de unos de los accidentes ocurridos en la curva más peligrosa de la ciudad. El pasado 23 de septiembre, perdió el control de su Peugeot 206 y cayó al vacío.

"Terror sentí, a medida que iba cayendo, fue terror. Pensaba en que no quería morirme, porque no sabía a dónde iba a terminar. Gritaba", afirmó en una entrevista con Clarín.

Claudia Coniglio, de 43 años, está casada con Emanuel Suárez y es mamá de Valentino y Benjamín, de 7 y 10 años. Recuerda que el auto súbitamente se le fue de las manos: "Se tira totalmente hacia la derecha, trato de llevarlo hacia el otro lado y no hay manera, se trabó, no sé, no pude volver al carril y siguió hasta el paredoncito", narró.

"Pasan los días y es peor. Es como que fui dándome cuenta de a poco, al principio no me había impactado tanto", agregó sobre ese día.

La mujer había salido temprano de su casa en Faro Norte y después de dejar a los chicos en la escuela, en Punta Mogotes, se dirigía hacia La Perla, donde trabaja en un taller de sublimación.

"El ruido te queda en la cabeza. Cayendo iba golpeando, eso siento, y después el golpe seco del auto contra la piedra. Parecía interminable, pero fueron dos segundos nada más", rememoró

De no haber tenido el cinturón de seguridad colocado, las consecuencias habrían sido otras. "Lo tenía puesto, si no no la cuento ni a palos", explica. De este modo, ella quedó sujeta al asiento, literalmente colgada del respaldo. No sufrió fracturas, ni mayores contusiones, sí le quedaron hematomas en el pecho por la acción del cinturón.

Claudia recordó que enseguida, "no se cómo", apareció junto a la ventanilla un muchacho, "un ángel, creo que era guardavidas, que se llamaba Gerardo y no sé cómo llegó tan rápido hasta ahí, cómo bajó. Me hablaba, me calmaba y me hacía ver que estaba bien, me ayudó. Yo no podía parar de llorar".

El muchacho lo llamó a Emanuel, al marido de Claudia. "Fue muy precavido: le dijo 'Tu señora tuvo un pequeño accidente, estoy acá y ella está bien', pero cuando él llegó se quería tirar". Cuenta que perdió la noción del tiempo, que no sabe cuánto tiempo estuvo hasta que los bomberos y personal de Defensa Civil la sacaron del coche.

En la tv del hospital,. comenzó a ver su accidente y su auto desde otros ángulos. "Dentro del shock, ver lo que me había pasado no me causaba nada, pero con los días lo empecé a verlo diferente".

Fuente: Clarín

Comentarios