Fernández: “Nik vive agraviándonos y nadie le dice nada, pero si lo tomó como una amenaza le pido perdón”

El funcionario se cruzó con la prensa al ingreso del ministerio de Seguridad y buscó minimizar el escándalo por haber intimidado al humorista después de una crítica al Gobierno. La oposición le había pedido la renuncia.

Por Redacción

martes 12 de octubre, 2021

El ministro de Seguridad, Aníbal Fernández, pidió disculpas al dibujante Nik después de contestarle un tuit con un mensaje amenazante en el que daba a conocer la escuela a la que iban sus hijas. “Él vive agraviándonos y nadie le dice nada, pero si lo tomó como una amenaza le pido perdón”, declaró.

En diálogo con TN, el funcionario buscó minimizar el escándalo. “La redacción es muy clarita. No dice otra cosa que un debate que estaba manteniendo con él por el tema de las subvenciones. Ese debate se agota ahí mismo”, sostuvo Fernández.

“Cuando esto sucedió, me dicen que él habría dicho en algún lado que sentía que era una amenaza a sus hijos, eso ya sería muy grave. Con lo cual no se me caen los anillos, me parece que es obligatorio de uno tener que aclarar estas cosas. Para mi los hijos, las casas, las mujeres son templos, uno no se mete con esa cosa”, afirmó.

Juntos por el Cambio pidió la renuncia de Aníbal Fernández por las amenazas a Nik

En un comunicado, Juntos por el Cambio manifestó su “repudio” a las “amenazas” que hizo el titular de la cartera de Seguridad al humorista luego de que este criticara al gobierno bonaerense y pidió su renuncia. “Exigimos al Gobierno nacional que frene estas conductas intimidatorias. El ministro de Seguridad debería, no solo pedir disculpas públicas, sino poner a disposición del Presidente su renuncia indeclinable”, afirmaron.

“Aníbal Fernández traspasó un límite delicadísimo”, sostuvieron, dado que, “no solo amenazó a un ciudadano por sus críticas al Gobierno, sino que puso en peligro a sus hijos”. Según la oposición Fernández “no está a la altura del cargo”. “Un funcionario que ostenta tamaña responsabilidad no puede amenazar -ni siquiera veladamente- a un ciudadano porque esta práctica no se condice con la democracia y pone en peligro la convivencia de los argentinos”, insistieron.

Comentarios