Le piden a Montenegro que hable con Larreta por el inicio de clases adelantado en CABA

El bloque de concejales de Acción Marplatense le solicitó al jefe comunal que gestione que el inicio de clases permita el “desarrollo pleno de la temporada turística” marplatense.

Por Redacción

jueves 14 de octubre, 2021

En las últimas horas, se multiplicaron las quejas en Mar del Plata por el inicio de clases adelantado en Capital Federal. Operadores turísticos reconocen que la educación es prioridad, pero reclaman “soluciones más imaginativas” para un sector económico golpeado.

La noticia tomó por sorpresa a los empresarios después de un fin de semana que dejó conforme a todos.  Es que llegaron muchísimos turistas, un 73% más que el mismo fin de semana de 2019. Fueron 168.000 los viajeros que arribaron a Mar del Plata.

"Después de lo que pasó, todo el tiempo que estuvieron parados los estudiantes, el tiempo que perdieron, qué decir. Lo que está claro es que de esta manera el mes de febrero está perdido, liquidado", consideró Miguel Angel Donsini, titular del Colegio de Martilleros y Corredores Públicos de Mar del Plata, en declaraciones al diario Clarín.

Jesús Osorno, presidente de la Asociación Empresaria Hotelera Gastronómica de Mar del Plata, consideró la decisión del gobierno de CABA "parte la temporada a la mitad". También perjudica el fin de semana de carnavales, a fin de febrero. Una semana antes, el 21, comienzan los alumnos primarios.

Osorno entiende que "no se trata de ponerse en la tesitura del turismo versus educación, de ninguna manera es así, pero podrían considerarse soluciones más imaginativas".

Por su parte, el bloque de concejales de Acción Marplatense presentó este jueves un proyecto de comunicación por el cual se le solicita al intendente Guillermo Montenegro que gestione ante la Nación, la Provincia y el gobierno de CABA que el inicio de clases permita el “desarrollo pleno de la temporada turística” marplatense.

Desde AM manifestaron su preocupación por “el reciente anuncio del Jefe de Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires respecto del inicio de clases el día 21 de febrero de 2022”.

En el proyecto, al cual El Marplatense tuvo acceso, desde la oposición remarcaron que “desde el inicio de la pandemia de Covid-19 uno de los sectores económicos más afectados por las medidas de confinamiento fue el sector turístico, lo que llevó al cierre de establecimientos gastronómicos y hoteleros, y a la pérdida de miles de puestos de trabajo”.

Y sostuvieron que “a partir de la flexibilización de las medidas de distanciamiento social, pudo observarse un repunte de la actividad turística, que tuvo como máxima expresión el último fin de semana largo, en el cual se registraron más de 168.000 turistas en la ciudad de Mar del Plata, 4.250.000 en todo el país y un gasto total aproximado de 17.000 millones de pesos”.

“Los representantes del sector hotelero y gastronómico de Mar del Plata han planteado que la afluencia turística durante el fin de semana largo superó los números previos a la pandemia, con el impacto que esto tiene en todos los sectores comerciales de la ciudad”, resaltaron desde AM.

Además, añadieron que “como resultado de este fin de semana largo las expectativas para la próxima temporada de verano resultan muy positivas, y podría significar un gran impulso a la actividad económica de Mar del Plata, la Costa Atlántica y otros centros turísticos del país”.

Se ha planteado una dicotomía entre la educación y el turismo que no resulta tal, ya que es posible garantizar los 180 días de clase y los contenidos necesarios en todos los niveles educativos iniciando las clases en el mes de marzo”, indicaron.

Para finalizar, Acción Marplatense destacó que “tanto el Intendente de General Pueyrredon como el Jefe de Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires pertenecen al mismo espacio político, y podrían acordar una propuesta común que tenga en cuenta tanto la continuidad educativa como las necesidades del sector turístico”.

“Resulta necesaria la articulación de los distintos estamentos de gobierno para lograr respuestas eficaces a la situación económica que, consecuencia de la pandemia de Covid-19, ha generado enormes pérdidas. Que ello no implica reducir la calidad educativa ni la cantidad de días de clase, sino reordenar los mismos para que no impacten negativamente en la actividad turística”, sentenciaron.

Comentarios