Estados Unidos anunció su plan para vacunar contra el coronavirus a niños de 5 a 11 años

Se espera que empiece en noviembre, una vez que se apruebe la vacuna de Pfizer para este grupo etario.

Por Redacción

miércoles 20 de octubre, 2021

Los niños de 5 a 11 años de Estados Unidos pronto podrán vacunarse contra el coronavirus en consultorios médicos, farmacias e incluso en su escuela, anunció el miércoles la Casa Blanca al detallar los planes de vacunación en cuanto se autorice la vacuna de Pfizer para los más pequeños, en cuestión de semanas.

Los reguladores federales se reunirán durante las próximas dos semanas para sopesar los beneficios de administrar vacunas a los niños, después de largos estudios destinados a garantizar la inocuidad de las vacunas.

Los asesores de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos se reunirán el 2 y 3 de noviembre y se espera que den su aprobación.

Una vez ocurrido eso, las dosis comenzarán a enviarse a los proveedores de todo el país, junto con agujas más pequeñas, y en unos días las vacunas estarán disponibles a gran escala.

El gobierno de Biden señala que la campaña nacional para extender la vacunación a la cohorte escolar no se parecerá a cuando el proceso comenzó en el país hace 10 meses, cuando la escasez de dosis y los problemas de capacidad significaron una penosa espera para muchos estadounidenses.

EE.UU. cuenta ahora con un amplio suministro de la inyección de Pfizer para vacunar. Se calcula que 28 millones de niños están en condiciones de vacunarse, según información provista por la Casa Blanca.

Más de 25.000 pediatras y proveedores de atención primaria ya se han inscrito para administrar vacunas a los niños, dijo la Casa Blanca, a los que hay que agregarles las decenas de miles de farmacias que ya están administrando las vacunas a los adultos.

La Agencia Federal de Gestión de Emergencias también financiará y apoyará a cientos de clínicas escolares y comunitarias para ayudar a acelerar la aplicación de las vacunas.

La Casa Blanca también se está preparando para movilizar una campaña intensiva para educar a padres y niños sobre la seguridad de las vacunas y la facilidad para recibirlas.

Al igual que en el caso de las vacunas para adultos, el gobierno cree que las palabras de personas de confianza —educadores, médicos y líderes comunitarios— serán vitales para fomentar la vacunación.

Aunque los niños corren menos riesgo que los mayores de sufrir efectos secundarios graves del COVID-19, esas consecuencias graves se producen, y los funcionarios señalan que la vacunación reduce drásticamente esas posibilidades y reducirá la propagación de la variante Delta, lo que contribuirá a la recuperación general del país de la pandemia.

Fuente: Clarin

Comentarios