La primera mujer Guarda de tren: "Abro un nuevo camino para muchas chicas"

Daniela tiene 46 años. El 14 de octubre del corriente logró hacer historia, subió al tren 303 desde Plaza Constitución hacia Mar del Plata y fue la primera Guarda de la República Argentina.

Por Redacción

domingo 24 de octubre, 2021

Por Bárbara Benítez

Dos silbatazos largos se escuchan en Plaza Constitución de Buenos Aires a las 15:29. Desde el tren 303 avisan que es momento de partir a Mar del Plata. Con su pelo rubio atado con una coleta alta, su sombrero de Guarda de Tren de color negro reluciente, su camisa planchada y su corbata, Daniela Ibarra, la primera Guarda de la República Argentina da la orden de iniciar un viaje de 6 horas.

"Trabajé 14 años en el ferrocarril de larga distancia como azafata y pude conocer muchísimos guardas. Fue tan interesante para mí que quise ser como ellos", relató Daniela Ibarra oriunda de Longchamps, localidad perteneciente a Gran Buenos Aires.

Para Daniela no fue fácil llegar a su objetivo. Luchó 6 años para poder tomar el curso y recibirse en un rol que hasta el 14 de octubre de 2021 solo era otorgado para hombres en nuestro país. "Era algo muy difícil, cada vez que me contactaba con el Gremio (Unión Ferroviaria) me cerraban las puertas en la cara. Me decían que  la fraternidad no quería que ingresen mujeres", comentó al respecto con un tono más fuerte.

Con su gran sonrisa y sus decisiones firmes comenzó a plantear y pelear por eso que tanto quería. Así fue como " en los últimos 6 años empecé a plantearlo, comenté como la mujer estaban siendo parte de un montón de ámbitos que antes no y les cuestioné constantemente cual era el motivo por el cuál si había mujeres en el subte, teniendo este rol, que pasaba con las que queríamos realizarlos en largas distancias".

Y lo logró, junto a varias organizaciones que la apoyaron pudo tomar el curso y recibirse junto a 12 compañeros. "Conseguimos hacer fuerza para que tengamos la posibilidad de tomar puestos que son casi de jefatura".

 

Así es que como la mujer de 46 años obtuvo el primer tren a cargo. El tren número 303."Abro un nuevo camino para que muchas chicas se animen a tomar esta responsabilidad. En algún momento creo que hasta tendremos conductoras. Está cambiando todo", explicó entusiasmada la Guarda.

Un día como Guarda en la vida de Daniela 

"El día que tengo que tomar servicio me levanto muy temprano y feliz. Me plancho mi camisa, preparo mi corbata, tomo un colectivo y luego un tren para llegar a Plaza Constitución, siempre una hora antes de tomar el servicio. Tengo un chequeo médico que me realizan para saber si estoy apta para subir al tren, controlan el alcohol y drogas", afirmó en tono risueño.

Luego de sus controles se dirige a la zona de auxiliares, toma su valija y anota a quienes tiene a cargo. "Ya cercana a la hora tengo que saber que todos los pasajeros han subido al tren y que no tengamos ningún inconveniente en la ruta para poder despacharlo. Recién allí puedo tomar la orden". Daniela explicó que cuando el tren está parado en la estación se lo considera propiedad del auxiliar y remarcó que  "una vez que yo tengo la orden de salida pasa a ser mi tren, soy la máxima autoridad dentro".

Dos silbatazos largos se escuchan en Plaza Constitución de Buenos Aires a las 15:29. Desde el tren 303 avisan que es momento de partir a Mar del Plata. "Con ellos les aviso a mis compañeros, azafatas y camareros que suban. Ellos controlan los pasajes en cada una de las puertas. Doy la orden de cerrar las puertas y espero mi luz de salida". Un vez vista la luz, Daniela anuncia "Tren 303 despachado por Estación de Guarda, salimos", allí comienza la aventura a lo que Daniela considera su "segunda casa".

Comentarios