Consejos para cambiar hábitos

Los especialistas destacan la importancia de incorporar conductas saludables en forma progresiva para sostenerlas en el tiempo.

Por Gimena Rubolino

lunes 8 de noviembre, 2021

La mayoría de los especialistas en nutrición coinciden en que las “dietas no funcionan porque son restrictivas y no perduran en el tiempo” y que más allá de una cuestión estética es importante alimentarse bien para cuidar la salud.

La doctora Virginia Busnelli, especialista en nutrición sostiene que podemos incorporar muchos hábitos saludables de forma regular.

Los alimentos que no pueden faltar

  • Verduras: este grupo de alimentos deberían ser la base de nuestra alimentación. Muchos colores, representan distintos nutrientes que necesitamos en nuestro organismo.
  • Frutas: además de incluirlas durante el día, las frutas pueden ser parte de nuestros platos de almuerzos y cenas. Podemos agregar frutillas, manzana, peras y más en los platos primaverales.
  • Legumbres: llenas de proteína, fibra y vitaminas. Son una opción barata. El consumo de legumbres aporta mucha cantidad de fibra, asociada a la prevención de enfermedades.
  • Cereales integrales: granos enteros que contribuyen a lograr sensación de saciedad y hay tantos para elegir que podemos transformar nuestros platos en opciones novedosas, ricas y nutritivas.
  • Semillas: aportan fibra y nutrientes a nuestras preparaciones.
  • Frutos secos: son una excelente opción para sumar grasas saludables al plato.
  • Carnes magras, huevo y lácteos: son otras opciones ricas en proteínas.

Cómo acelerar el metabolismo

La licenciada en nutrición Noelia Arguello, creadora de la cuenta de Instagram @Nutriendo_hábitos  sostiene que “tener un metabolismo acelerado o tasa metabólica rápida quiere decir que el cuerpo consume la energía o quema calorías con más rapidez que alguien con un metabolismo más lento”.

Muchos factores pueden impactar en la tasa metabólica como el género, el peso, función hormonal, edad y niveles de actividad física”.

Recomendaciones
  • Realizar actividad física a diario, en especial el trabajo de fuerza que ayuda un montón.
  • Descansar entre 8 y 9 horas diarias.
  • Elegir una fuente de proteínas en todas las comidas. Nuestro cuerpo tarda más tiempo y necesita más energía para descomponer y digerir proteínas que para procesar otros nutrientes como las grasas o carbohidratos.
  • Otros alimentos que suman son: el té o café verde, te de matcha, cacao amargo a más del 70%, pimientos, chile, ají o especias picantes.

 

 

Comentarios