MIRÁ EL VIDEO

Barto Grosso, el skater de 1 año que enamoró a los marplatenses

Su padre, marplatense, le transmite la cultura y los valores de este deporte de "deslizamiento" y remarca que "no hay ningún tipo de presión, no le impongo absolutamente nada". El skater de 1 año se hizo viral por un video patinando por la costa de La Perla del Atlántico.

Por Redacción

domingo 5 de diciembre, 2021

Por Bárbara Benitez

Barto Grosso tiene un año y dos meses, es oriundo de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y tiene una particularidad que lo hace sobresalir de los demás niños: practica Skate. El pequeño skater usa un casco azul, un chupete amarillo y con sus grandes ojos azules y su cabello castaño claro, se sostiene de la mano de su padre, Francisco “Pipo” Grosso, y se desliza por las rampas de Palermo y  de la costa marplatense. 

“Pipo”, marplatense, padre y docente de skate remarcó con orgullo que le transmite este deporte porque “conozco mucho del ambiente y sé cómo es el estilo de vida y los valores que tienen”. Además, el padre de Barto, hace 30 años que práctica esta actividad y lo aborda “desde lo lúdico. Con el gordo es jugar y lo más loco de todo es que no hay ningún tipo de presión, no le impongo absolutamente nada”.

Barto y Pipo tienen el código de utilizar "siempre el casco”, por este motivo dentro del cochecito siempre lo llevan, además de sus pañales y su mamadera. Utilizan ropa cómoda, zapatillas con “buena superficie de apoyo”, cargan las tablas y se dirigen a la pista: luego comienza la aventura. “Al llegar a la pista no vamos a andar directamente, él está en cochectio, lo bajo y vamos a saludar a todos, la idea es que él vea a las otras personas andando y luego caminamos la pista. Muchas veces utilizamos las rampas como toboganes y la idea es buscarle el juego dentro del ambiente deportivo”, remarcó Pipo.

“Barto me lo va pidiendo, tengo un rack de tablas en casa y  las señala, se las bajo y el anda. Lo subo y lo llevo de la mano. Con Barto es una cuestión de asistencia, realizo lo mismo que hago con mis alumnos tanto de 3 años como de 67 años, es una asistencia dentro del deporte y luego se logran independizar. Cuando fuimos a Mar del Plata, anduvimos por la costa y luego se tiró de la rampa. Muchas veces la gente nos mira, piensan que es riesgoso, pero es mi hijo y todo lo que hacemos es con mucha conciencia”, remarcó el padre del pequeño deportista.

Barto, tiene redes sociales, igual que su padre. Se lo puede encontrar como @barto.grosso, respecto a esto Pipo aclaró que “lo hicimos para que se difunda y también porque lo vimos como algo gracioso. Lo que nos sorprendió es como se viralizó, nosotros no tenemos ninguna intención de que se convierta en algo comercial, nos han mandado mensajes para que comience a publicitar marcas y realmente eso no lo queremos. Esto es un puramente pedagógico y es lo que yo puedo transmitirle, luego que él decida lo que quiere. La gente se enamoró de Barto, es un genio, saluda a todos. Creo que se hizo viral, por esta simpatía, por su edad, por su chupete cuando patina”.

Por su parte Pipo comenzó a patinar a los 12 años: “Mi padre, el abuelo de Barto, es marino y por un tema de viajes vivimos en Estados Unidos. Una tarde un skater le regaló una tabla a mi hermano. La tabla no tenía tracks ni ruedas. Cuando volvimos a Argentina, mis padres la complementaron y allí comencé a andar y nunca más me bajé. Particularmente me profesionalizo en un tipo de skate que está atado a los pies, no es convencional”.

“No tengo aspiración a que Barto se dedique a esto, pero si me gustaría que entienda lo que es el andar. No es solamente andar en skate, sino que quiero trasmitirle la importancia del andar en deportes de deslizamiento y que entienda que cualquiera está buenísimo, no solo por el deporte, sino por los valores que traen consigo”, finalizó tranquilo y orgulloso Pipo.

Comentarios