Se escondió en un auto para conocer a su hija y un año después lo atraparon con 947 kilos de cocaína

Viktor Melnyk, exsoldado ucraniano, fue detenido en septiembre de 2020 cuando intentaba ingresar ilegalmente a Rosario para asistir al nacimiento de su beba. Luego fue liberado. Esta semana cayó en Paraguay

Por Redacción

sábado 15 de enero, 2022

Los policías del retén de Paso Telégrafo, a la vera de la ruta 12 en Entre Ríos, no salían de su asombro. En el baúl del auto que requisaban había un hombre de 1,90 de estatura y 95 kilos. Viktor Melnyk, exsoldado ucraniano de 47 años, dejó que le tomaran una foto en posición fetal, se incorporó y saludó amablemente. Luego mostró sus documentos y reconoció que había ingresado ilegalmente al país, pero juró tener una buena razón: el nacimiento de su hija en Rosario.

Era septiembre de 2020, épocas de fronteras cerradas debido a las medidas vigentes en aquel momento por la pandemia, y días en que había recorrido el país la noticia de un exmilitar ucraniano atrincherado en Balvanera. Los oficiales no le creyeron y lo llevaron a la comisaría. Finalmente, y luego de un largo periplo, Melnyk pudo conocer a su beba y la postal de ese momento dio la vuelta al país. Luego su nombre desapareció de los medios. Hasta esta última semana, cuando circuló la noticia de que había sido detenido en Paraguay con un cargamento de 947 kilos de cocaína.

El ucraniano, que había sido reservista de elite del ejército de su país, cayó en seis allanamientos simultáneos encabezados por agentes especiales de la Secretaría Nacional Antidrogas (Senad) de Paraguay, en conjunto con fiscales de la Unidad Especializada de Lucha contra el Narcotráfico.

Se lo llamó Operación Navis y derivó en la incautación de casi una tonelada de cocaína valuada en un total de 60 millones de dólares en el mercado europeo. Según fuentes de la Senad, la banda planeaba despachar la droga desde puertos de Paraguay, aguas abajo, a través del río Paraná.

Melnyk fue detenido en una casa en la localidad de Fernando de la Mora, en el país vecino, acusado de ser parte de una organización narco liderada por Fernando Enrique Balbuena -alias ‘Herrero’ y ‘Riki’-, hijo del exdiputado paraguayo Elvis Balbuena. También se le secuestro una importante cantidad de dinero en dólares, euros, yenes, reales y guaraníes.

Los 947 kilos de cocaína fueron descubiertos en un emprendimiento agropecuario situado en los alrededores de la localidad de Eusebio Ayala, a unos 70 kilómetros de Asunción.

Lo descubrieron en el baúl de un auto y dijo que quería conocer a su beba
El vehículo, un Chevrolet Corsa gris, era conducido por Juan Manuel Clucellas, un empresario santafesino dueño de la armería “La Escondida” y aficionado a la caza, que mintió al ser abordado por los agentes: dijo que en la parte trasera del auto transportaba un ciervo.

Una vez que Melnyk se bajó del auto, Clucellas explicó que lo había levantado mientras hacía dedo en la ruta 12. Agregó que, luego de recorrer varios kilómetros, alertó al ucraniano sobre la próxima presencia de un control antidrogas y este le suplicó que lo dejara continuar el camino en el baúl.

Según contó Melnyk, había entrado a la Argentina desde Paraguay a través de un balsero que cruzaba gente, y luego tomó un remís que lo llevó durante 1100 kilómetros y argumentó que no podía continuar el viaje debido a las restricciones en Santa Fe. En esas circunstancias se produjo el encuentro entre el ucraniano y Clucellas.

Comentarios