A dos años del crimen de Fernando Báez Sosa: Villa Gesell comenzó a marchar para pedir “Justicia es perpetua”

Con la presencia de los padres, la protesta inició puntual a las 19 en la puerta del boliche Le Brique, donde ocurrió el homicidio el 18 de enero de 2019

Por Redacción

martes 18 de enero, 2022

A las 19 en punto, los padres de Fernando Báez Sosa caminaron entre los manifestantes que los aplaudía mientras se dirigían al escenario ubicado a pocos metros donde hace exactamente dos años un grupo de ocho rugbiers asesinó a patadas a su hijo de 18 años.

Familiares, amigos y vecinos llegaron a la convocatoria que realizaron los padres de Fernando, Graciela y Silvino, poco antes de las hora pautada para el comienzo del triste homenaje. Llevaban carteles donde pedían Justicia y reclamaban una condena a perpetua para los ocho imputados que se encuentran detenidos a la espera del juicio en su contra.

La puerta del boliche Le Brique, ubicado en la avenida 3 y Paseo 102, y que permanece cerrado desde el crimen de Fernando fue testigo esta vez del acto que comenzó con la lectura de una carta.

“Basta de violencia y que se escuche en cada rincón del mundo”, comenzó a leerse en la misiva. Luego, distintos representantes de distintas religiones leyeron mensajes sentidos para pedir Justicia por el crimen y reclamaron que se frene de una vez la violencia.

Graciela y Silvino habían estado en la puerta de Le Brique más temprano este martes lluvioso y triste. Habían llegado cerca de las 13.30 y, en medio de un clima de emoción y angustia, hablaron ante la prensa. “Desde el primer momento que llegamos acá, el lunes a la mañana, fue difícil. Es como venir a buscar a Fernando, como cuando vinimos la otra vez. Pedimos a los jueces que sea una justicia ejemplar y que paguen los culpables. No la estamos pasando bien, hace dos años que estamos así, sacando fuerzas de todos lados”, afirmó Silvino.

“Queremos estar fortalecidos para que cuando llegue el juicio estemos de pie. No es nada fácil, cada día que pasa lo extrañamos más a Fernando. En este momento que se cumple un año más de su asesinato y con la fuerza de nuestros amigos que nos cuidan tratamos de seguir adelante. Queremos llegar a una justicia justa”, agregó.

En tanto, su madre reflejó la angustia que atraviesa cada día desde aquel 18 de enero de 2019, cuando mataron a su hijo de una manera tan brutal. “No hay día que no deje de llorar a mi hijo, lo mataron de una manera cruel. Estar en este lugar donde estuvo con vida por última vez es muy fuerte para mí. Traté de ser fuerte y llegar acá para poder seguir pidiendo justicia. Es lo que más deseo para que pueda descansar en paz. Cuando llegué acá vi esa imagen de cuando lo patearon sin piedad, no le tuvieron compasión. Hasta el último momento lo llamaron negro de mierda. Cuesta mucho entender que un chico de la misma edad de él haya llegado a hacerle eso”, detalló Graciela.

Pocas horas antes de la llegada de los padres al lugar donde ocurrió el asesinato, algunas personas comenzaron a dejar flores y recuerdos en el santuario creado sobre el árbol donde sucedió la golpiza. Allí, a lo largo del 2021, cada 18 de mes los vecinos de Villa Gesell fueron dejando flores en homenaje al joven de 18 años que había acudido a las vacaciones con sus amigos de la escuela secundaria.

Durante la marcha de este martes, la familia y amigos de Fernando Báez Sosa volverán a reclamar justicia y pedirán la condena más dura para los ocho rugbiers acusados del homicidio y que esperan por el juicio oral.

Máximo Thomsen (22), Ciro Pertossi (21), Luciano Pertossi (20), Lucas Pertossi (22), Enzo Comelli (21), Matías Benicelli (22), Blas Cinalli (20) y Ayrton Viollaz (22) están detenidos desde el mismo 18 de enero de 2019 después de haber matado a golpes a Fernando.

La golpiza ocurrió en las afueras del boliche Le Brique en horas de la madrugada. Unos minutos antes, Báez Sosa había tenido un encontronazo con uno de los rugbiers, a raíz de en empujón involuntario de uno de sus amigos a los agresores.

El ataque de los deportistas de la ciudad de Zárate quedó registrado por los teléfonos celulares de testigos, mientras que las cámaras de seguridad de casas y locales comerciales de la zona mostraron cómo el grupo de rugbiers se escapó del lugar intentando deslindarse de la situación.

En octubre último, el Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) N°1 de Dolores, integrado por los jueces María Claudia Castro, Christian Rabaia y Emiliano Lázzari, dispuso que el juicio oral contra los rugbiers se iniciará el 2 de enero de 2023, con la declaración de más de 130 testigos a lo largo de 22 jornadas.

Los ocho imputados por el crimen afrontan cargos por homicidio doblemente agravado por alevosía y por el concurso premeditado de dos o más personas, delito que prevé la prisión perpetua. Además, en el juicio se debatirán las responsabilidades penales de todos los acusados por las lesiones sufridas por cinco amigos de la víctima que se encontraban con él cuando fue asesinado.

Fuente: INFOBAE

Comentarios