Rusia anunció el retiro de más tropas en la frontera con Ucrania

A pesar del anuncio, la OTAN insiste en que no ve señales de esa reducción, por lo que el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, mantiene la presión sobre Moscú ante el riesgo de un ataque a la exrepública soviética, algo que sigue considerando "una gran posibilidad".

Por Redacción

miércoles 16 de febrero, 2022

Rusia anunció este miércoles que retirará más tropas de la frontera con Ucrania, pero tanto la OTAN como Estados Unidos insistieron en que no ven señales de esa reducción, y el presidente ucraniano, Volodimir Zelenski, reiteró que su país resistirá a cualquier eventual invasión.

El Ministerio de Defensa ruso publicó este miércoles un video que muestra un tren lleno de vehículos blindados moviéndose a través de un puente que se aleja de Crimea, la península ucraniana situada en el Mar Negro que Rusia anexó en 2014.

La cartera había informado el martes el inicio de un retiro de tropas tras concluir una serie de ejercicios militares cerca de Ucrania.

También Bielorrusia afirmó que todos los soldados rusos desplegados en su territorio en el marco de unas maniobras abandonarán el país el domingo próximo, en cuanto terminen los ejercicios.

Sin embargo, el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, enfrió cualquier expectativa en ese sentido al señalar que la organización no ve ninguna señal de que Moscú estuviera disminuyendo sus niveles de tropas en Ucrania y sus alrededores.

"No hemos constatado ninguna desescalada en el terreno por ahora; al contrario, parece que Rusia sigue reforzando su presencia militar", declaró Stoltenberg, tras una reunión de los titulares de Defensa de la OTAN en Bruselas.

En consecuencia, el político noruego anunció que la alianza transatlántica reforzará sus defensas en el este de Europa con más despliegues en sus países miembros fronterizos con Ucrania.

Rusia concentró a fines del año pasado alrededor de 150.000 soldados -según estimaciones estadounidenses- al este, norte y sur de Ucrania, que provocaron llamados de Washington y la OTAN a retirarlos por temor a una invasión rusa a su vecino.

El Kremlin negó esas acusaciones, denunció actividades hostiles de la OTAN cerca de su territorio y reclamó garantías para que no siga expandiéndose hacia sus fronteras, a la vez que le exigió un repliegue militar a las posiciones de 1997, antes de sus sucesivas ampliaciones en Europa del Este.

Esas peticiones fueron rechazadas a fines de enero por Estados Unidos, que sin embargo dejó la puerta abierta para discutir otros temas, como el despliegue de misiles o los límites recíprocos de las maniobras militares.

La supuesta retirada rusa fue también descartada este miércoles por el secretario de Estado norteamericano, Antony Blinken, quien dijo a la televisora ABC News que Washington no vio "un retiro significativo" de tropas rusas.

Algo similar afirmó el mandatario ucraniano en declaraciones televisivas: "Estamos viendo pequeñas rotaciones, no las llamaría una retirada de las fuerzas por parte de Rusia. No vemos ningún cambio."

Zelenski, que decretó un Día de la Unidad para este miércoles, asistió a unas maniobras militares cerca de Rivné, en el oeste, y viajó luego a Mariupol, la última ciudad del este que está bajo control del gobierno.

Esta localidad, que se encuentra a unos 20 kilómetros de las posiciones de los separatistas prorrusos que mantienen un conflicto armado en el país desde 2014, es considerada como uno de los territorios bajo amenaza en caso de una invasión.

"No tenemos miedo de ninguna eventualidad, no tenemos miedo de nadie, de ningún enemigo; nos defenderemos nosotros mismos", dijo el presidente ucraniano, vestido con un abrigo verde de estilo militar.

Con motivo del Día de la Unidad, muchas calles de Kiev se llenaron de banderas y en algunas escuelas de la capital se organizaron ejercicios de evacuación, según la agencia de noticias AFP.

Esas manifestaciones patrióticas coincidieron con el llamado del Kremlin para unas "negociaciones serias" con Estados Unidos, mientras los líderes europeos seguían pidiendo una solución negociada a la crisis.

Washington, por su parte, pidió más pruebas de la desescalada, aunque el presidente Joe Biden tendió la mano y se declaró abierto a hallar una solución por la vía diplomática.

El anuncio fue aplaudido este miércoles por el vocero del Kremlin, Dmitri Peskov: "Que el presidente de Estados Unidos también haya expresado su disposición a unas negociaciones serias es algo positivo".

A nivel diplomático, los líderes de la Unión Europea participarán este jueves en una reunión en la que tratarán sobre la situación en Ucrania, considerada como la peor crisis de seguridad en Europa desde la Segunda Guerra Mundial.

Kiev, por su parte, pidió convocar en las próximas 48 horas una reunión "para aclarar los próximos pasos" del Consejo Permanente y el Foro de Cooperación en materia de Seguridad de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE), uno de los pocos lugares de intercambio en el que participan tanto Estados Unidos como Rusia.

Según tuiteó el canciller ucraniano, Dmitri Kuleba, no es suficiente con anunciar una retirada de tropas rusas pues "se necesita transparencia y hechos".

Comentarios