Interpol emitió un pedido de captura internacional contra Leonardo Cositorto

Está acusada de llevar adelante una estafa piramidal en las personas entregaban dinero y luego debían sumar más participantes.

Por Redacción

martes 22 de febrero, 2022

La Organización Internacional de Policía Criminal (Interpol) emitió un pedido de captura internacional contra Leonardo Cositorto, CEO de Generación Zoe, el conglomerado de empresas acusado de haber estafado a miles de inversores en Argentina y otros países.

El pedido de captura sostiene que Cositorto está señalado por dirigir y promover, junto con otras siete personas, el “haber acordado asociarse para cometer ilícitos indeterminados, simulando ser una empresa de la fachada ‘ZOE’ y ‘Al Coaches SAS’ dedicada al dictado de cursos de Coaching, Mentoring, Trading, entre otros, con una solvencia extraordinaria a sabiendas que no contaban con los fondos suficientes para llevar adelante la operación financiera”.

En su alerta, Interpol sostuvo que Cositorto y sus socios habrían inducido al error a los damnificados “haciéndoles creer falsamente que al realizar un depósito de dinero que se instrumentaba a través de simples recibos, los imputados se encontraban en condiciones de pagar por lo menos un interés de un 7,5% mensual en dólares”.

El pasado 7 de enero la Comisión Nacional de Valores inició un sumario administrativo a Generación Zoe S.A., Universidad del Trading S.A. y Leonardo Nelson Cositorto por la posible realización de oferta pública e intermediación irregular en el ámbito del mercado de capitales.

A eso se sumó la emisión de una alerta internacional en el portal de IOSCO, organización que agrupa a los reguladores del mercado de capitales del mundo, y a los reguladores de Colombia, España y Paraguay, donde también se detectaron actividades de la empresa que encabeza Cositorto.

Generación Zoe está acusada de llevar adelante una estafa piramidal conocida como esquema Ponzi en la que se convence a la gente de entregar ahorros y a que hagan ingresar a nuevos participantes a cambio de mayores beneficios.

Según promocionaba a los supuestos inversores, Zoe tenía activos como una criptomoneda llamada Zoe Cash que pasó de valer cerca de 30 centavos de dólar a principios de año a poco más de 1 centavo en la actualidad (-97%) y se ufanaba de garantizar un retorno del 7,5% al 10% mensual o de hasta el 120% anual en dólares, además de haber empezado a invertir en múltiples negocios como el fútbol, la gastronomía, “el metaverso” y los NFT.

Comentarios